Ejercitar la conciencia crítica para rescatar el sentido común y utilizar la inteligencia humana

Fragmentos de la realidad.

Uno de los pocos temas donde existe, un generalizado acuerdo en Venezuela y desde hace muchas décadas, entre profesionales, activistas políticos, burócratas públicos, economistas, educadores, investigadores, activistas religiosos, analistas, banqueros, empresarios, inversionistas, importadores, intermediarios de negocios entre funcionarios del sector público y privados, comunicadores, anclas de programas audiovisuales, extendiéndose hasta quienes participan en las frecuentadas tertulias y/o peñas amistosas en todo el territorio de la Nación Republicana y Bolivariana, es que somos un país fundamentalmente sostenido/impulsado/alimentado por las actividades de perforación, extracción, transporte/conducción, refinación, derivación, mezclados aligerantes, venta y exportación del petróleo extra-pesado, pesado, convencional y ligero que le ofertamos a los compradores internacionales de naciones como EEUU, China, India, Cuba, Nicaragua, otras ubicadas en América Latina y el Caribe, así como compradores o intermediarios independientes. Este es nuestro gran producto en forma de mercancía o commodities por el cual se nos toma en cuenta o "se nos para bolas" en los escenarios internacionales y se nos han otorgado líneas de créditos en bancos o instituciones financieras privadas y públicas, Estados o Gobiernos y organismos multilaterales de crédito como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros mecanismos e instrumentos asociados o adscritos a la Organización de Naciones Unidas (ONU). En Venezuela no somos grandes o importantes productores y exportadores de carnes, ganado en pie, leche, quesos, vinos, acero, lana, cueros, licores, aceites vegetales comestibles, soyas/sojas, maderas, pollos, plátanos, café, caviar, pescados y mariscos, pastas, arroz, aguacates, trigo, maíz, tecnologías, vehículos terrestres, marítimos o aéreos. La Historia General de Venezuela entre 1914 y 2021 no podría ser explicada, con rigor profesional y profundidad de investigador, dejando de lado la actividad extractiva-productiva del petróleo y su exportación.

De esta gran actividad económica petrolera minera-extractiva es que han surgido esas inmensas rentas que alcanzaron en las últimas décadas entre el siglo XX y el XXI, el extraordinario e impactante porcentaje del 97 % del total de los montos de divisas que ingresaron anualmente a la nación. Del reparto subsidiado de una buena parte de esos grandes montos de dólares ha dependido el funcionamiento de las actividades de las empresas privadas y públicas, el pago de deuda pública (y privada) externa, el mantenimiento de la burocracia diplomática venezolana, las compras de muchas empresas e instituciones públicas (y privadas), así como el pago de TODA la nómina pública del Estado/Gobiernos Nacional, Regional y Municipal, incluyendo los jubilados y pensionados de la administración pública. Las compras de productos importados se ha llevado a cabo después de las empresas privadas y públicas obtener grandes cantidades de divisas/dólares a precios subsidiados ($ 1 = Bs 4,30) con el compromiso de mantener precios en sus ventas y servicios que se correspondieran con esas asignaciones y/o ventas de divisas a precios SUBSIDIADOS.

Entonces, si unos activistas políticos, muchos de ellos electos como diputados/parlamentarios nacionales y en consecuencia Funcionarios de Estado en su condición de miembros del Poder Legislativo Nacional de Venezuela (Poder Público) acompañados por reconocidos académicos, profesionales, comunicadores, empresarios, gestores de negocios, líderes religiosos se han dedicado a solicitarle a los funcionarios de Gobiernos/Estados de los EEUU, Unión Europea (27 países) Reino Unido, América Latina y el Caribe, Asia, África, Medio Oriente y Oceanía de manera notoria, abierta, recurrente, agresiva, morbosa, criminal, pública y comunicacional que nos ataquen e invadan con fuerzas militares, sanciones y bloqueos económicos, comerciales, crediticios, de compra-venta de todo tipo de productos, servicios y mercancías, bloqueos terrestres, aéreos y marítimos contra el Estado, la Nación y TODA la Sociedad Venezolana. Cómo es posible que estas personas y sus más fanatizados seguidores se presenten con sus "caras duras y sus enfermizas sonrisas de yo no fui o inocentes imbéciles", irrespetando la inteligencia humana, el sentido común y el ejercicio de la conciencia crítica, frente a las graves, duras, extremas, ruinosas, criminales consecuencias de todas esas medidas orientadas a PARALIZAR Y QUEBRAR la industria petrolera nacional, buscando la ruina, enfermedad y muerte de millones de compatriotas y sus castigadas familias. Del ingreso de divisas por las ventas de miles de millones de barriles de petróleo (es una medida internacional de referencia porque el petróleo se transporta en grandes barcos tanqueros) han salido durante las últimas 9 décadas los recursos para las compras que permiten el funcionamiento de los servicios públicos, la construcción de todo tipo de obras públicas, subsidios para TODA la economía privada, el pago de las nóminas públicas, pago de jubilaciones y pensiones, pago de prestaciones sociales y pasivos laborales, becas para cursantes de la educación primaria, secundaria, técnica, universitaria y de postgrado nacionales e internacionales, compra de los insumos para todos los laboratorios de investigación de las universidades y centros especializados como el IVIC, IDEA, INTEVEP, Instituto Nacional de Higiene, laboratorios y hospitales.

Coño, coño y más coño d.s.M. ¿Quién será más imbécil? entre los que han pedido todas estas sanciones plenamente activas y quiénes escriben y declaran como si vivieran en una Nación que viviera de su Grande y Variada Producción Interna de Bienes y Servicios, exportadora de grandes tecnologías, productora y procesadora de las denominadas tierras raras. Señoras y señores la Nación y el Estado Venezolano está bloqueado para vender petróleo, derivados, gas y cualquier mercancía importante entre las actividades del comercio legal internacional. Tiene bloqueados sus legítimos derechos para acceder a los créditos internacionales de instituciones financieras privadas y multilaterales. No puede vender con PLENA libertad su "mercancía o commodities estrella" que se explota y comercializa en nuestro territorio desde 1914. No puede retirar dinero de las cuentas de la Nación Venezolana depositados en entidades financieras de EEUU y Europa. Tampoco puede comprar legalmente los repuestos para la industria petrolera, gasífera, eléctricas, hidrológicas, reactivos para servicios de salud, insumos para la fabricación de alimentos, no puede acceder a los recursos y las compras legales y normales para mantener y actualizar los servicios de transporte. De donde pueden salir nuestros ajustes salariales, jubilaciones y pensiones si la industria petrolera se mantiene bloqueada y saboteada con el apoyo, ayuda y gestiones adelantadas por esta "inteligentísima agrupación inter-generacional de políticos venezolanos que seguramente ya están siendo "fichados" por las élites alemanas, francesas, Holandesa, británicas de los Estados Unidos para fortalecer sus equipos internos de liderazgo 2.0 o 5G, después de verificar sus grandes cualidades como Líderes de Estados y Naciones, además de sus fortalezas como ciudadanos comprometidos con sus Estados Nacionales y sus Compatriotas/Connacionales/Conciudadanos.

En Venezuela existe material "de sobra" para
desarrollar actividades de oposición política democrática y soberana (de Estado y de Gobierno) frente a las gestiones de gobierna lideradas tanto por el fallecido presidente Hugo Chávez como la del actual presidente Nicolás Maduro. Cada quien puede organizar su listado de fallas, errores, incongruencias, debilidades, pérdida de recursos, atropellos y mucho más. No se justifica que estas personas agrupadas en esa criminal alianza inter-generacional, inter-partidista y muy especializada en ubicar, solicitar y recibir grandes cantidades de divisas del exterior y de las fuentes más heterodoxas, muy parecidas a la denominación popular de un solicitado y económico/resolvedor plato de pasta con bistek que servían en un comedero/restaurante de una concurrida avenida caraqueña (esquina de Muñoz) conocido como el palto de "el manchado". Hacer política y luchar por acceder o regresar al disfrute familiar, partidista, corporativo del manejo y control del Poder Público en Venezuela no puede estar basado en arruinar, enfermar, humillar, desesperar y llevar al sacrificio de la muerte por hambre y duras restricciones a miles y millones de VENEZOLANOS. Sería muy interesante y recuperador de la ética en el ejercicio de la política y por supuesto de la confianza de los ciudadanos hacia quienes practican esta exigente actividad, encontrar a los activistas y líderes de las diversas opciones políticas y partidistas de la Venezuela actual, peleándose por estar al lado del sufrido, atormentado, desesperado, arruinado y desesperanzado pueblo venezolano en sus diarios recorridos por los más diversos puestos callejeros de ventas improvisadas de alimentos, las inmensas y prolongadas colas para surtir gasolina o adquirir una pequeña bombona/cilindro de gas, así como las numerosas colas para intentar retirar pequeñas y limitadas cantidades de billetes de Bolívares en las taquillas y cajeros de los bancos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 953 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: