La pandemia viral que aceleró y desnudó la gran crisis económica mundial del siglo XXI

Ante éstas graves y particulares circunstancias mundiales que afectan y seguirán dañándonos con mayor intensidad en los próximos meses (¿años?) y con mayor intensidad a todas las mayorías sociales de este planeta, se hace indispensable que surjan muchos movimientos que sean capaces de agrupar a personas dispuestas a mirar más allá de lo inmediato, lo aparente y también más allá de los aspirados/privilegiados cargos de las burocracias públicas nacionales e internacionales. Cuando leemos los más diversos análisis, con la mayor apertura y superando los pre-juicios ideológicos predominantes, se puede captar que hemos comenzado a transitar, con gran velocidad y sensaciones de vértigo, desde finales de 2019, por una de las crisis económicas, ambientales, sociales y sanitarias más profundas y demoledoras, que pueden ser comparadas (salvando las distancias y las especificidades de cada proceso histórico) con los escenarios posteriores a la Primera Guerra Transnacional del siglo XX (1914-1918) iniciada por Alemania, la gran Pandemia de Gripe o Influenza de 1918-1919 iniciada desde marzo del 1918 en poblaciones y cuarteles militares de Kansas (EEUU) y adicionalmente la Crisis o Depresión Económica Mundial de 1929.

Las actuales circunstancias mundiales se nos presentan como el producto o "derivado" (como denominan los productos tóxicos que se elaboran en los sistemas financieros internacionales para especular con intereses de los intereses, de los intereses…. y forman parte del origen de las denominadas burbujas financieras) del acumulado de las acciones y decisiones que las burocracias públicas y privadas han venido tomando en relación a las áreas económicas, ambientales, laborales, sociales y sanitarias en las últimas décadas. Es como un coctel explosivo preparado durante los últimos 50 años por quienes (seres humanos con nombres, apellidos, documentos de identidades nacionales y números de pasaportes) han tenido las responsabilidades de dirigir las grandes corporaciones económicas públicas y privadas, las burocracias que han gobernado la mayoría de los Estados Nacionales y los Organismos Multilaterales de Estados y los Privados, así como la mayoría de los centros de investigación e innovación científicas y tecnológicas del mundo. Por estos caminos han avanzado juntos, con sus diferencias circunstanciales, tácticas y estratégicas, los aparentes contendores políticos e ideológicos.

Hoy con mayor pertinencia se hace INDISPENSABLE pensar, discutir, analizar, confrontar, reflexionar y construir nuevos referentes para luchar por sociedades más sustentables, incluyentes, democráticas, solidarias, productivas, capaces de ejercitar y cumplir con los referentes ETICOS que les sirven de guía, sostenimiento y compromiso social para reconstruirse y avanzar. Ante una CRISIS TAN PROFUNDA Y TRANSVERSAL, no bastan discursitos, promesas, chistes, vacilones, ni tampoco el apego dogmático a citas y textos elaborados para dar importantes/valiosas respuestas a complicados y exigentes escenarios del pasado. Es necesario y urgente que durante estas semanas (¿meses?) de aislamiento cuarentenal para evitar el contagio con el peligrosos y agresivo SARS-CoV-2 o Covid-19 (Virus Corona) impulsemos el desarrollo de semilleros/germinadores de ideas, propuestas, proyectos y liderazgos con la mirada puesta en nuestros futuros, el de nuestras familias, vecindarios, regiones, naciones y el mundo interconectado, manteniendo siempre una profunda perspectiva de sustentabilidad y equidad. Así como este peligroso virus que adquirió dimensiones y alcances de pandemia, desgraciadamente está enfermando y matando muchísimos seres humanos en todo el mundo, también nos muestra las graves limitaciones de los Proyectos Políticos y Socio-Económicos que han predominado y gobernado durante el siglo XX y los comienzos del XXI. Es hora de leer, atreverse a soñar……y participar en la construcción de pequeñas, medianas, grandes alternativas y soluciones a nuestros problemas y aspiraciones. Leer para no dejar de aprender y alejar las enfermedades neurológicas como el Alzheimer, Parkinson, Arterioesclerosis y demencia senil. Soñar para estimular la imaginación y aspirar salir pronto de esta gran calamidad mundial, así como estimular los esfuerzos intentar alejar las dramáticas pesadillas.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 819 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas