Yo, viejito, como “Panchito Mandefuá” invito al camarada Maduro me acompañe al mercado

Si, sin duda, soy un viejito, tanto que cuando aquel alzamiento cuartelario contra Medina, que Betancourt llamó pomposamente “Revolución de Octubre”, como las de los bolcheviques, ya estaba sobre  esta misma tierra. Es más, el primer ídolo que asumí, después de los grandes héroes de la patria, fue el Capitán Juan Bautista Rojas, aquel soñador, que se alzó, en 1952 contra Pérez Jiménez, en Maturín.

          Digo lo anterior para no se vaya a pensar que asumo el rol de alguien que no sufre las calamidades a las que aquí me refiero y por lo que invito, respetuosamente al presidente me acompañe, aunque sea un domingo “de estos”, como decimos los venezolanos, a hacer mercado, pero eso sí, sin escolta. Como bien sé que cualquiera puede agredirlo, pues estoy consciente que para eso abunda gente, tanto que creo que si intentaron asesinarlo, puede disfrazarse, como quitarse el bigote y parte del equipo que le protege y le hace ver por demás gordo. Si viniese conmigo y en primer tiempo me conociese, se enteraría mejor de las vicisitudes de un anciano.

          Soy profesional jubilado, ejercí mi profesión por décadas, con satisfacción, tanto que de volver a nacer volvería a hacer lo mismo. Pero mi ingreso, pese eso de la “Recuperación Económica”, pues todavía no sé a ciencia cierta cuánto voy a cobrar ahora – observe que dice cobrar y no que van a pagar -, pero si sé cómo se mueven los precios, tanto que se pusieron por encima del ingreso previsto, pareciera no va a servir para aguantar ese tren.

            Si usted me acompañase al mercado, pues lo del banco se lo puedo contar para ganar tiempo, como que por el IVSS, cada vez que me depositan sólo me dan 90 Bs. Soberanos en efectivo o por taquilla y de mi jubilación, que me gané por más de 40 años de trabajo, cuando mucho 100 y en ambos casos debo hacer largas colas sólo ayudado por mi bastón. Por la cuenta del IVSS me entregan una sola vez. Por mi jubilación lo que ya dije, cada vez que vaya. Como usted debe comprender, un hombre de mi edad y mis ocupaciones ciudadanas no puede estar todo el día y los días en el banco. Para eso abro un hoyo en la puerta del banco y allí me entierro, pues de hacer lo otro sería como la misma cosa. Y en todo caso, si fuese todos los días de lunes a viernes solo podría contar con 500 Bolívares soberanos semanalmente.

           Cuando usted va al mercado o las calles, porque pese Chávez hizo el esfuerzo de sacar de las calles a aquellos que solíamos llamar “vendedores informales” o simplemente buhoneros, todas nuestras poblaciones están ahora lleno de ellos, se encuentra que casi nadie vende por pago electrónico y entonces, allí los precios tienen el triple precio de los “Precios Acordados”. Y en los negocios que tienen esos medios que “Credicard” alquila – no sé si esta es la palabra exacta – ya tienen precios por encima de aquellos. Hoy estuve en un “Farma Todo” y los productos de higiene personal no tienen nada que ver con el acuerdo ese que anuncia El Aissami. Por cierto presidente, ayer Fedenagas declaró que ellos, la organización que agrupa a los ganaderos, están contra lo de los “Precios Acordados” y manifestaron que  no habían firmado eso. ¡Averigüe! ¡Hágalo por lo menos por los viejos! Se enterará además, como hay vagos que ganan grandes sumas sólo sirviendo de centros de pagos a quienes no tienen el equipo para pasar la tarjeta de débito.

            No sé si hay viejos que venden su efectivo. Siempre digo que en “la viña del señor hay de todo”. Pero no creo que de eso abunde mucho, pues no es ningún negocio vender el efectivo, pues si al pagar con electrónico te sacan hasta más de lo que el “vivo” pudo haberse ganado vendiendo lo poco que le dio el banco.

           Lo grave no es eso, como si lo es lo que usted presidente denunció, relacionado con un banco que entregó millones de bolívares a alguien que las fuerzas del orden capturaron días atrás.

          Sería bueno presidente supiese como hay en mercados públicos, vendedores que hasta tienen equipos para cobrar electrónicamente y no los usan para cobrar en efectivo, capturar de esa divisa nacional para los fines que le sean convenientes y para estafarlo a uno que no por viejo está absolutamente indefenso.

         Venga conmigo presidente, sería un como un al revés, recordando a Galeano, de aquel cuento de José Rafael Pocaterra, “De cómo Panchito Mandefuá cenó con el niño Jesús”, sólo que no podría invitarle a desayunar o almorzar, según la hora, ni siquiera en un mercado público, pues mi ingreso no permite darme ese lujo, pero si por lo menos a tomarnos un guayoyito, que sin duda será para mí como si lo invitase a un festín.

             Si usted me acompaña, lo que no sería malo después de venir de aquel mundo de lujos de la cultura china, podrá percatarse mejor por qué los viejitos piden les paguen su pensión completa o haga otra cosa, como no la puede pagar en efectivo sino electrónicamente, por encima de lo que ya subió, suba pensiones y salarios de nuevo en la misma proporción que suben los precios quienes cobran en electrónico. O busque una solución ya a ese problema. Pero para que me entienda y no crea que formo parte de quienes quieren amargarle la vida o echarle a perder la fiesta, acepte mi invitación. Abajo está mi correo. Eso sí, venga “guillao”. Yo sé que usted no sabe mucho de clandestinidades, pero yo, aparte de tener mucha experiencia en eso, por viejo conozco de la historia venezolana y si usted fue clandestino, no lo fue por mucho tiempo, de eso también sé,  y menos frente a gobiernos de verdad represivos como los de Pérez Jiménez, Betancourt y Leoni. Pero alrededor suyo o muy cerca hay gente experta en eso; no voy a nombrarle a ninguno porque usted les conoce y puede pedirle recomendaciones acerca de cómo eludir la impertinencia.

         Con mucho gusto, en nombre de todos los viejitos, sobre todo de la aplastante mayoría que no vende efectivo y tampoco pueden comprar mucho con él, porque los bancos no se lo dan y deben pagar muy caro lo que se requiere para la simple subsistencia.

pelicanocibernetico@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1245 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Lafragua

Armando Lafragua

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a269314.htmlCd0NV CAC = Y co = US