Día sesenta y tres El Hambre vs el CLAP en el filo de la Navaja del 2018

El arma principal de la oposición es el hambre y la del gobierno es el CLAP.

El hambre es la crisis del capitalismo y el CLAP es la transición al socialismo.

Si Maduro quiere ganar las elecciones tiene que hacer desaparecer el hambre con el CLAP.

Si la caja del CLAP llega, bien resuelta, cada 22 días a la mayoría de los sectores populares, ojalá pudiera ser a su totalidad, el hambre será demolida y el imperialismo derrotado con su falsa, cínica e intervencionista "ayuda humanitaria". Los sectores pudientes se pueden quedar con sus supermercados comiéndose la crisis del capitalismo creada por ellos mismos.

La gente cuando recibe, sin hacer cola, la caja del CLAP repleta de productos importados lo agradece más que un bono porque con el dinero no puede comprar lo mismo que contiene la caja. El dinero de los bonos se desvanece por el efecto de la especulación y va a parar directamente a los bolsillos de los capitalistas.

La caja del CLAP tiene la virtud de eludir, burlar y sacarle el cuerpo a los dueños de los medios de distribución capitalistas donde está una cadena importante de la especulación y la guerra económica causante del hambre y las colas. Cuando los productos son importados nos liberamos además de la dependencia de los dueños de los medios de producción capitalistas protagonistas de la crisis económica.

Cuidado con el descontento que es sin duda alguna el sentimiento mayoritario del país en chavistas y no chavistas. Aquí nadie puede estar contento con la situación a menos que sea masoquista. La elección presidencial dependerá de hacia dónde se incline el descontento. En este sentido la importancia del CLAP es crucial porque la distribución de la caja de comida ha servido para lograr la organización de las masas jamás imaginada, en ninguna parte del mundo, bajo el control político del PSUV. No es poca cosa que el CLAP cuente con centenares de millares de líderes y lideresas en las calles, escaleras y veredas de los barrios populares de todo el país.

El carnet de la Patria es una institución del Estado, loable y positiva, con grandes poderes organizacionales, valores y fines humanos pero su estructura es digital y electrónica basada en códigos y guarismos. La organización del CLAP es realmente humana y fundamentada en el contacto persona a persona. Los líderes y lideresas de calle, cuadros de base del chavismo, les tocan la puerta, les ven los ojos y les entregan la caja del CLAP a sus vecinos agradecidos sin cobrar nada por ese trabajo ejemplar del poder popular. Allí está la clave del triunfo de la revolución bolivariana.

¡Todo el Poder a los CLAP!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 721 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a260212.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO