La morocota de petróleo

La emisión de la criptomoneda venezolana "el Petro" es sin duda un salto hacia adelante. Yo no sé si los gringos están sorprendidos por tan audaz jugada. Cosa difícil de suponer dada sus impresionantes capacidades de información y sus gigantescos atributos científicos y técnicos, pero por lo que hasta ahora se observa, y en especial su silencio respecto al tema, pareciera que no se lo esperaban.

De todos modos si están o no sorprendidos no es importante. Lo realmente importante para nosotros, los venezolanos, es apostar al Petro, no como arma de combate en ésta guerra, declarada y económica, sino como un hito importantísimo en la historia de la humanidad. El presidente Nicolás Maduro es valiente; lo expreso con sinceridad.

El conocimiento que posee el común de la gente sobre las criptomonedas en muy incipiente, pero el desconocimiento de los sistemas financieros tradicionales, billete sobre billete, es aún mayor. Escribí un artículo el 27 de enero de 2014 y me lo público el portal Aporrea.org. Le di por título: "La propiedad planetaria que si respalda a una moneda", y lo puede leer aplicando la ruta: aporrea.org/internacionales/a199006.html. Alli intente ofrecer una síntesis del efecto del sistema financiero actual y su origen. No se puede entender al Petro sin conocer, como mínimo, los pocos elementos a los que me referí en el citado escrito.

Hoy debemos hablar del Petro, una criptomoneda cuyo banco es "la nube" de la telaraña informática mundial, pero cuya bóveda es una región limitada en el subsuelo venezolano. Un amigo, hoy en tierras bonaerenses me preguntó, Manolito, ¿alguien querrá comprar esa vaina? Y le respondí, de bolas que sí, el Petro es petróleo algo que todo el mundo quiere y necesita. Quien compre o acepte petros como instrumento de pago está comprando o recibiendo petróleo, es similar a recibir oro como forma de pago. Se puede decir que el gobierno de Venezuela esta acuñado monedas de petróleo en lugar de monedas de oro.

Alguien puede decir que se está vendiendo petróleo a futuro, y que el país corre el riesgo que alguien se apropie de muchísimos petros y luego pida que se le entregue el petróleo a cambio. Ciertamente es así, pero habría que decir varias cosas: 1) el petróleo, que respalda al Petro está a 5 mil pies de profundidad en la llanuras del sur de Anzoátegui, por lo tanto debe sacarlo de esa bóveda para llevárselo. 2) El precio del Petro va asociado al precio del petróleo, sube o baja, en función de la cantidad de petróleo producido e inventariado, lo que significa que sacarlo del subsuelo y ponerlo en un barco tanquero desvaloriza o pone en riesgo al Petro, lo que hace preferible mantener en el subsuelo al petróleo del sur de Anzoátegui y con el valor del Petro comprar petróleo de otros yacimientos. Es un efecto, capitalista, igual a ser dueño de una hermosa y valiosa joya, que en lugar de lucirla se prefiere tenerla encerada en una fría bóveda donde nadie la puede ver, y lucir una joya alquilada en una fiesta de gala 3) La cantidad de Petros es limitada, es finita, por lo tanto es como las morocotas de oro de antes, vale según su peso, así que para que no vale la pena sacarlo y convertirlo en humo, quemándolo como combustible. Es preferible usarlos como garantía hipotecaria.

También podría ser motivo de preocupación el hecho que no podremos explotar ese yacimiento por varios años, tal vez nunca, pues sería similar a sacar los lingotes de oro de la bóveda que tenemos en custodia. Gracias a Dios tenemos muchos otros yacimientos, y tengan la seguridad de que así se creen otras formas de energía, el petróleo cada vez será más importante por la impresionante cantidad de derivados posibles. Así que esa preocupación tendrá asidero cuando no quede una gota en el resto del planeta.

El Petro es la vanguardia del nuevo orden económico internacional, por varias razones: no requiere de bancos, y mucho menos de mafias bancarias, su valor es real pues es material (peso y volumen) y su precio siempre ira en alza. El precio del petróleo puede derrumbarse, tal y como lo padecimos estos dos años 2016 y 2017, pero ese mínimo de 20 dólares que padecimos y del cual hemos sobrevivido fue el tope en las décadas de los años 80 y 90. Así que tengan la seguridad que siempre se recuperará pues tiene un valor de uso insoslayable, a diferencia del oro, el petróleo es útil.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Criptomonedas, Petro y Bitcoin

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Criptomonedas, Petro y Bitcoin