Prerrogativas constitucionales de la ANC frente al nuevo modelo postrentista y postpetrolero (III)

¿Cuantos ilícitos económicos no han incurrido las empresas capitalistas privadas, formales e informales, la pequeña, mediana y gran empresa capitalista, monopólica y no monopólica en los años de la revolución bolivariana?, ¿cuáles ha sido tales ilícitos que han afectado los derechos económicos y sociales de los trabajadores, de sus familias, de los niños, niñas y adolescentes, de jóvenes, ancianos y ancianas, todos y todas, y sin embargo, porque no han sido penalizados por la ley, por la CRBV, los especuladores, los acaparadores, los usureros, quienes cartelizan la economía, la monopolizan, porque violan a nombre de la racionalidad económica, del neoliberalismo exactamente los derechos humanos constitucionales de los venezolanos y venezolanas, el derecho a la vida, al desarrollo?.

El Artículo 114, de la CRBV dice: "El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo con la ley". Nuestro modelo económico pos rentista y postpetrolero debe ser "licito", quiere decir responder a las leyes, al bien social, debe ser justo para todos, equitativo con la riqueza, democrático en el acceso a los bienes, no solo en el trabajo, en la producción, distribución y el consumo, debe evitar ser un "modelo capitalista", obsesionado por la acumulación de la riqueza, de allí que persiga el lucro, la riqueza fácil, el egoísmo mediante "la especulación, la usura y otros delitos conexos".

Mejor dicho, nuestro nuevo modelo económico al decir de Visconti, debe responder al modelo rentista, a "La difícil y peligrosa situación económica negativa, que está padeciendo actualmente Venezuela, exige de nosotros, los venezolanos, la concepción, aplicación y desarrollo de una propuesta económica propia y original, que nos saque de la crisis en que el entrampamiento de las propuestas y procesos económicos de la cultura hegemónica occidental, nos ha sumido durante varios siglos, y que también nos conduzca a la satisfacción de las verdaderas, propias y fundamentales necesidades de nuestro pueblo, con bienes y servicios producidos por nosotros", esa cultura hegemónica está presente en el modelo económico liberal, hoy llamado neoliberal.

Para ello debemos librar una batalla contra "el imaginario social", la cultura hegemónica capitalista, bien lo expresa el prof. Jesús Vivas, se trata de "….cambios en la fábrica o en los centros de producción gubernamental, se trata de reconstruirnos, poner en duda nuestros atávicos valores, creencias, mitos, deseos, prácticas, comidas, relaciones entre humanas y con la "pacha mama….. Hemos heredado estos controles sociales. ES EN LOS ESPACIOS DE LA CULTURA (conducta), DONDE SE PIERDE O GANA UNA REVOLUCIÓN, pues se trata de hábitos, costumbres, símbolos, valores, normas, creencias, deseos, lenguajes, mitos que creemos propios, pero son insuflados por los otros para controlarnos. CULTURA DOMINANTE ES IDEOLOGÍA, (…). Nos secuestraron la espiritualidad". (Vivas, J., "La batalla decisiva: cultura versus contracultura (V)", https://www.aporrea.org/imprime/a254757.html).

Para construir una economía social, deslastrada del pasado, de la hegemonía burguesa debemos formar una contracultura, una nueva ética económica, unos nuevos principios, apoyados en la solidaridad, la cooperación, la tolerancia, la equidad, la diversidad, el beneficio mutuo, entre otros, ello plantea un reciclaje espiritual, el rescate de la dignidad humana, la desalienación del individuo, su socialización para el trabajo además de su sociabilización, se trata de vaciar las ideas capitalistas en la cabeza de los trabajadores de "Muchos mitos y fabulas mezcladas con combinaciones de supuestos se posicionan bien como verdades o como mentiras y van creando un cuerpo referencial que va moldeando una forma particular de pensar de cada quien que definimos como IMAGINARIO INDIVIDUAL. Debemos ser meticulosos con lo que metemos a nuestras mentes por cuanto a pesar de que nos parezca verdad o nos parezca mentira siempre tendrán su carga de subjetividad ambas y obviamente harán peso sobre nuestras decisiones futuras, sobre nuestras conducta y sobre nuestra personalidad", Varela, José, "La verdad y la mentira a la luz del imaginario colectivo", Aporrea, 03/11/2017, https://www.aporrea.org/cultura/a254754.html). Así es la ideología económica capitalista, centrada en axiomas de verdades falsopositivas como los mitos del libre mercado, libre iniciativa, propiedad privada que han creado un cuerpo teórico referencial en la psiquis de los individuos.

Sobre esta base es que actúan quienes actúan a nombre de la economía capitalista, de la democracia del mercado, ilícitos tales como la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización de la economía, su oligopolización, crean supuestos a nombre los cuales actúan en defensa de la libre oferta y demanda, del libre mercado, la libre iniciativa económica, del egolatrismo e individualismo sin medir que son parte de una sociedad, que sus acciones económicas tienen repercusiones sociales, ellos actúa creyendo que la naturaleza es infinita, los recursos materiales son infinitos al menos para esta generación., que hay que dejar pasar y que hay dejar hacer, libertad económica infinita sin regulación alguna, es la racionalidad del capitalismo, sus creencias y dogmas.

Veamos algunos ilícitos que ejemplifica la economista Pascualina Curcio contra los derechos del pueblo venezolano a nivel de la distribución: "a pesar de que la producción se mantuvo desde 2012 y hasta por lo menos marzo de 2016, el pueblo venezolano ha padecido serias dificultades para acceder a los alimentos, estos no son hallados en los establecimientos en los cuales regularmente se adquirían, sino que deben hacerse largas colas para adquirirlos a precios regulados o comprarlos a precios desproporcionados en los mercados ilegales. En otras palabras, aunque se producen, no son distribuidos como regularmente se hacía antes de 2012. Esta situación fue más notoria desde junio hasta el 6 de diciembre de 2015, momento en que se celebraron las elecciones parlamentarias". ("Nuevo ajuste de los precios regulados ¿Garantía de abastecimiento o financiamiento de las agresiones económicas contra el pueblo?", 15 y ultimo, 20/11/2016.

A nivel de la producción: "siguiendo con el ejemplo de la harina de maíz precocida, la producción se mantuvo relativamente igual hasta marzo de 2016, sin embargo, el consumo en el segundo semestre de 2015 disminuyó. Resalta la disminución importante del consumo en noviembre de 2015 (quince días antes de las elecciones) a pesar de que la producción se mantuvo", asimismo; a nivel del acaparamiento agrega: No fue sino hasta justamente después de las elecciones, la semana siguiente, que el consumo comienza a recuperarse, incluso superó los niveles de producción. Pareciera que este producto, el cual fue fabricado, hubiese quedado en los almacenes durante el segundo semestre de 2015. La disminución del consumo entre junio y diciembre de 2015 no se debe a que disminuyó la demanda de este bien, ya que por una parte eran interminables las colas para adquirirlo, y por la otra es ingrediente principal de la famosa hallaca navideña". (Ídem).

Concluye la economista, Curcio que "Con un aumento del 900% en los precios y una disminución del 40% de la producción, la empresa no solo mantiene sus niveles de rentabilidad, sino que estos son mayores. Con la diferencia de que a pesar de mayores ganancias, hay menor cantidad de harina de maíz para el pueblo venezolano". No cabe duda basta este caso de la harina, en otros productos ocurren un tanto más de lo mismo, ya sea con la carne, la leche, los pollos, los huevos, etc., siempre las mismas razones, la justificación de libertad de precios, sin importa el salario del trabajador, dolarizar los precios, sin considerar el poder adquisitivo de los consumidores, los equilibrios del mercado, entre oferta y demanda, simplemente actúan las leyes del capitalismo de la monopolización de espalda al interés público, a los derechos del acceso a los bienes básicos, a los derechos de los consumidores, exponiendo al pueblo al hambre.

 

Sentencia Pascualina Curcio, "insistimos en que la causa del desabastecimiento no es la regulación de los precios, no es un asunto de contabilidad, ni económico, ni de ingeniería de costos. Si así fuese, sería muy sencillo resolver el problema del desabastecimiento, simplemente se trataría de una reunión con las empresas responsables, literalmente responsables, para calcular el precio máximo que le permita obtener sus niveles de ganancia y estas abastecerían el mercado. La causa del desabastecimiento es política. El objetivo es que los bienes de primera necesidad, asociados a la salud y a la vida del pueblo venezolano no lleguen de manera oportuna y suficiente a los anaqueles, más aún si estamos en vísperas de procesos electorales o momentos de coyuntura política". (ídem). Se desprende que el problema es político, de estabilización política del país, eso pasa por la ANC, Hay que cambiar la cultura política, la cultura económica dominante, la ideología capitalista, sustituirla por la visión socialista y de la economía socialista.

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 555 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a254966.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO