Venezuela 2017: control de la moneda nacional y hegemonía económica

Introducción. Los títulos control de la moneda nacional y hegemonía económica designan un campo de contradicciones irresueltas, que tienen el alcance de distintos y desencontrados análisis en torno del desempeño de la revolución bolivariana. Posicionados en el proceso de transformación del "país portátil" proyectado por los mantuanos ganancieros y geo-estrategias imperiales, es menester calibrar el poder explicativo de las políticas que dinamizan la crisis y el conflicto instalado en la sociedad venezolana. En ese sentido preciso, privilegiamos diez sugerencias metódicas con base del deslinde que sigue: "...La interpretación tiene lugar dentro de un campo de batalla...solo otra interpretación más fuerte puede derribar y refutar prácticamente una interpretación ya establecida".

Primera. Es más que recomendable, una perspectiva geo-estratégica. Toda negación de esta condición reduce las fuerzas chavistas a rounds de sombras, a combates en el escenario construido por el enemigo con rostro de adversario.

Segunda. Articular el control de la moneda nacional y la hegemonía económica con el proceso de reestructuración del orden mundial, y por tanto de la "arquitectura financiera" vigente.

Tercera. El análisis de los procesos revolucionarios y las crisis económicas, requieren tomar nota del emplazamiento de zonas de peligro, por la estructura de poder finanzas mundiales-corporaciones transnacionales-geo-estrategias imperiales.

Cuarta. Delimitar las condiciones del control de la moneda nacional y la hegemonía económica exige, además de identificar y caracterizar poderes estatales y supra-nacionales institucionalizados, visualizar y confrontarse con el "partido" de los actores financieros-económicos privados.

Quinta. A contrapelo del supuesto misterioso poder de las ideas económicas, se impone precisar que las políticas económicas y monetarias estatales están espoleadas por antagonismos sociales y estructuras de poder de diverso orden y escala.

Sexta. La relación entre la estructura económica (capitalista) de la sociedad venezolana y el ataque económico-financiero (de amplio espectro), no es comprensible al margen de la perspectiva de Georges Soros, "Yo especulo sobre la diferencia entre la realidad y la imagen pública de esta realidad, hasta que un mecanismo correctivo ocurra". De esta manera, los análisis economicistas inhabilitan "el punto de observación" desde el desacuerdo político, desde la lucha de clases.

Séptima. La resolución radical de lo económico exige de una política que desencadene el potencial del poder del pueblo. Entonces, Marx: "Es el capitalismo él que cree en la producción por la producción".

Octava. La racionalidad económica dominante se basa en el supuesto de que las sociedades están escritas en lenguaje económico, banalizando así lo económico, mediante el artificio de excluir el exceso de poder (político, económico y militar) activo en toda decisión económica.

Novena. La tesis de "la economía ilumina las demás esferas de la sociedad", no significa que la economía contiene el secreto último, sino que las luchas anticapitalistas tienen un lugar primordial en lo económico.

Décima. Se impone enfatizar las contradicciones existentes entre el escenario político-económico proyectado por las fuerzas hostiles y la política que avanza (consistentemente) el presidente Nicolás Maduro.

Sumario. La exposición consta de 38 párrafos, configurados en torno del campo de fuerzas que decide cómo baten el cobre las políticas de control del bolívar y si es efectivo o no el proceso de hegemonía económica que construyen las fuerzas chavistas.

Párrafo 1. La crisis recesiva de la economía mundo capitalista (1974-1976 a la fecha), es visible como la documentación o demostración empírica de que la lógica del capital está afectada por la explosión y diseminación de las finanzas. La acumulación capitalista ya no se sostiene, fundamentalmente, en la economía real que hace efectivo el acto de compra-venta de mercancías (de bienes y servicios), para asegurar la ganancia del capital en su conjunto. En este punto crucial, radica la quebradiza naturaleza de los mantuanos y sus residuos sociales: agrupamientos sociales escasamente productivos para asumir la política neoliberal de CAP II y de Caldera II, quebrados financieramente entre los ochenta-noventa, y hundidos políticamente desde el Caracazo y la emergencia de Chávez. "...los ricos bobos" (con y sin ralea) experimentan un desplome a cámara lenta, en tanto consecuencia directa e inmediata del "fin del capitalismo tal y como lo conocían". La cuestión, desde la estructura de clases, no es que círculos del poder del capital mundial y de USA cuentan con sus aliados internos (los pequeños ganancieros), sino que tal campo social, en el campo del poder finanzas capitalistas-corporaciones transnacionales-geopolítica de USA, es nulo en sí mismo, una simple fuerza inercial absolutamente operativa, en el ataque imperial de amplio espectro contra la sociedad venezolana.

Párrafo 2. Asistimos a la eficacia de una modalidad de reproducción del capital que tiene como condición la existencia de una población sobrante, un amplísimo sector social condenado a sobrevivir en zonas rurales y urbanas híper degradadas, en situación de desempleo masivo-intensivo, trabajo precario, e ingresos familiares reducidos a pagar préstamos hipotecarias, seguros de salud, préstamos de estudio, y demás deudas. En ese brete del capitalismo desfigurado por la penalización del trabajo y la aniquilación del Estado social derecho y de justicia, los círculos del poder capitalistas apelan, cada vez más, a la cobertura cínica de su fracaso: "la globalización está asociada con salarios bajos, precariedad en el empleo, sociedades sin estado social y desigualdades impresionantes", (véase "The Specter of Monetarism", de Mark Carney, actual presidente del Banco de Inglaterra). Entonces una iniciativa revolucionaria, perentoria y urgente, consiste en presentar el verdadero rostro del enemigo.

Párrafo 3. El proceso de financierización del capitalismo impacta (rigurosamente) las políticas económicas estatales; las integra, como nunca antes, en el circuito de las ganancias ("el retorno del capital") que demanda la lógica capitalista hegemonizada por la trama de poder finanzas-corporaciones transnacionales. No se trata exclusivamente de que las empresas reales ya no son gestionadas por el capital propiedad (el dueño de una empresa al mando directo de la misma), esto es que el control corresponde al capital función o de accionistas (la junta administrativa o el directorio de las empresas). Además de que "a través de los mercados de valores... las empresas sirven a los intereses de los fondos de inversión, de los bancos y las aseguradoras...", las finanzas capitalistas constituyen una masa gigantesca de dinero (activos reales y ficticios, fondos de cobertura, blanqueo del negocio de drogas ilícitas), en una frenética búsqueda de los escasos "nichos de la economía real", susceptibles de sobrepasar el interés anual (%) que demandan los fondos financieros. Y allí radica el síntoma puntual de la crisis capitalista.

Párrafo 4. El proceso de financierización es dinamizado por tres cuestiones claves. Primera, la unidad del capital no resulta de la fusión entre dos formas de capital opuestas: el financiero, (el capital perjudicial y perverso) y el productivo (la economía real buena y sana). No existen dos "regímenes de locos", sino un único régimen de loco, el capital desdoblado en forma de economía real y de finanzas. Que las finanzas estén "fuera de control" no indica la ruptura de la unidad del capital, sino "...que una parte grande y creciente de capital dinero...no se transforma directamente en capital productivo...la forma de capital dinero...echando combustible al crecimiento de los mercados financieros..." (H. Magdoff y P. Sweezy, "Estancamiento y explosión financiera en EEUU"). Segunda, la financierización, en tanto, un exceso de capitales imposibilitado de valorizarse en la economía real, constituye un flujo de capital obstruido, dado que las finanzas, en sí mismas, no generan valor y que el beneficio de las finanzas resulta de distribuir las ganancias que tienen por fuente la economía real. Es una fantasía plantear que las finanzas es una "forma de capital autónoma por el hecho de que el capital prestado produce interés"; que las finanzas son autónomas del conjunto de las relaciones de producción capitalistas, es un mito reforzado, en la actualidad, por prácticas estatales y financieras privadas que reducen las política económicas a políticas monetarias. No obstante, esas prácticas, en vez de demostrar que las finanzas existen al margen de la unidad del capital, enfatizan la causa "in extremis" de la onda larga de crisis recesiva: la creciente y acelerada financierización de la economía mundo capitalista resulta de un atolladero real, del estancamiento económico o de la acumulación del capital, que tiene la particularidad de estar localizado en las principales potencias capitalistas. Tercera. La explosión y el poder de las finanzas, en tanto "el corazón" del capitalismo tardío, significa el propio dilema político de los círculos del capital mundial, de las finanzas depende la precaria estabilidad del sistema, y lógicamente: hay que "salvarlas" a todo costo. (Verbigracia, las rondas de flexibilización cuantitativa, después de la crisis 2008-2010, instrumentalizadas por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo).

Párrafo 5. La financierización remite a un campo de fuerzas que decide la distribución de las ganancias. Es menester diferenciar el caso de la unidad del capital hegemonizada por la economía real y si la hegemonía corresponde a las finanzas, para precisar la forma de capital que impone la regla del reparto.

Párrafo 6. Visualizar y determinar la regla del reparto nos remite a la teoría monetarista del dinero y al "procedimiento" de fijar las tasas de interés por las "autoridades monetarias". En este escrito, nos interesa puntualizar que es insostenible la tesis central del monetarismo de "toda crisis económica es un asunto monetario" que fundamenta las prácticas estatales del control del dinero (y de ajustar los precios) con el objetivo de sanear las economías en crisis y relanzar el crecimiento económico. La premisa de controlar la emisión de dinero por los bancos centrales (mantener estable la oferta monetaria) es invalidada por la onda larga recesiva del capitalismo. Las crisis capitalistas 2000-2002 y 2008-2010, así como el persistente estancamiento económico, evidencian la marcada inconsistencia de las políticas monetarias orientadas a sostener sin fuerte alteración la oferta de dinero. El problema está en otro lugar, y no tiene solución mediante una teoría que excluye la pertinencia del dinero como equivalente general de todas las mercancías y el papel del capital-dinero en la reproducción/valorización del capital, como una unidad o en su conjunto. El problema que los gurús monetaristas suponen resuelto, "el mecanismo de transmisión de dinero a precios", constituye el espectro que disuelve su saber y desarticula su política. Asimismo, el uso del dinero (la inversión financiera) exige de un costo en forma de interés que implica el poder con la potestad técnico-administrativa de determinar las tasas interés adoptadas por los bancos centrales. La espinosa cuestión del poder que decide la tasa de interés vela un hecho real, la manipulación-tanteo de las tasas de interés (un riesgo peligroso) que es presentada con la etiqueta de sabiduría económica, sabiduría que se ampara en los supuestos "del sistema capitalista en equilibrio o con tendencia al equilibrio" y "...existe un mecanismo apropiado", para fijar la tasa de interés. El hecho real es que el procedimiento de fijar las tasas de interés, en el marco de una acentuada crisis capitalistas y de la hegemonía financiera, acelera y agudiza la competencia entre finanzas y economía real o intra-capitalista. Quizás el gurú Robert Lucas atolondrado por tal impasse, confiesa que "...los economistas somos básicamente narradores, creadores de sistemas económicos ficticios" (Véase Lucas, "Lo que hacen los economistas"). En esta confesión es obvio, que pesar del supremacismo inherente a la racionalidad económica dominante: fijar tasa de interés en torno del límite cero (e incluso negativas); reducir los déficits fiscales; establecer una "tasa de desempleo óptima"; desarticular el Estado de bienestar; ampliar la base monetaria, mediante rondas de flexibilización cuantitativa, son prácticas estatales monetaristas que están topadas con el el constante riesgo de una Gran Depresión. De esta manera, si es suficiente en la teoría es suficiente en la práctica.

Párrafo 7. Los supuestos monetaristas de, " los cambios económicos se explican por los cambios monetarios...controlar las fluctuaciones económica mediante el control de la emisión del dinero", admiten la calificación de una teología política con la cobertura de una estafa intelectual. Milton Friedman, después de todo, es un discurso económico impactado por los datos empíricas que desarticulan su teoría. Desconcertado por la oleada de crisis capitalistas irresolubles en los términos planteados por él (no es lo mismo analizar, en retrospectiva, la Gran Depresión de los años treinta como un fenómeno monetario y especular al respecto, que toparse con la evidencia real de que su credo no es suficiente para dar cuenta de la prolongada crisis capitalista), corre la arruga: "los pronósticos de los principales agregados económicos son tan inexactas que probablemente las políticas discrecionales que se adopten sobre la base de sus pronósticos no estabilicen la economía". (Friedman vela el exceso del poder que decide, con la frase "Las políticas discrecionales"). Y habría de decirse que los esfuerzos, de todos los monetaristas brillantes, para corregir las imperfecciones de los "pronósticos acerca de los principales agregados económico", son un fracaso confesado. La elite del pensamiento económico británico, interpelada por la Reina Inglaterra, a raíz de la crisis capitalista del 2008-2010, explica su default como sigue: "Es difícil recordar un peor ejemplo de pensamiento basado en ilusiones mezclado con arrogancia... los políticos de todo tipo estaban seducidos por el mercado...Nadie quería creer que sus juicios fueran defectuosos ...Una generación de banqueros y financieros se engañó a sí misma y a quienes pensaban que eran los ingenieros que marcan el paso de las economías avanzadas... aunque la falla para prever el momento, la extensión y la gravedad de la crisis y evitarla tuvo muchas causas, fue ante todo una falla de la imaginación colectiva de muchas personas inteligentes, de este país y del extranjero, para entender los riesgos para el sistema en su conjunto".

Párrafo 8. El uso del "dinero helicóptero" de Milton Friedman como una excepción, se ha transformado en una práctica estatal de los círculos del poder capitalista (de USA y la Unión Europea), que reconfigura y desplaza el principio de controlar la oferta del dinero, para aniquilar el fantasma de la inflación, y relanzar el crecimiento del capitalismo: la "cantidad óptima de dinero" ha colapsado en un eclecticismo vergonzoso que reniega de ideas monetaristas primordiales, tales como: la inflación es un problema monetario...de exceso de dinero en la economía...las autoridades monetarias deben observar la ley de que la demanda de dinero es estable...y mantenerla sin fuertes variaciones, para fijar con eficacia las tasas de interés.

Párrafo 9. Las rondas de flexibilización cuantitativa, la estrategia de ampliar la base monetaria por la Reserva Federal y el BCE, consiste en inyectarle liquidez a las finanzas capitalista, mediante la compra masiva e intensiva de bonos de deuda pública (en manos de grandes entidades bancarias-financieras privadas) por los bancos centrales. Este procedimiento de inyectar liquidez mantiene la oferta de dinero estable en el mercado, con la excepción del fuerte aumento de liquidez que experimenta el complejo finanzas-corporaciones transnacionales ("la corporotocracia"). Michel Hudson, en "Matar al huésped parásito", describe impecablemente ese dispositivo: desde el 2008 se ejecuta "el mayor programa en la historia de crecimiento de la masa monetaria" (una dotación de 4.5 billones de dólares en USA), "Que han ido a través de los bancos al mercado de acciones y bonos... Esto no ha ayudado a la economía porque la principal preocupación de la FED son los bancos." (En la misma esquina de la FED, el presidente del BCE Mario Draghi afirma que) "el papel del Banco Central Europeo es mantener los bancos a flote... si se da un centavo a los gobiernos, el resultado sería una hiperinflación...". Allí tenemos, la verdad desnuda de los monetaristas, el poder y coerción del capital, mediante una política monetaria, como recurso en última instancia, para asegurar la supervivencia del capitalismo tardío, la emergencia financiera del prestamista en última instancia que salva al capitalismo...la miseria de bancos centrales "autónomos" e "independientes".

Párrafo 10. A modo de primera conclusión dinámica. La financierización del capitalismo, la unidad del capital hegemonizada por las finanzas, significa el fin del capitalismo tal como lo conocíamos: la articulación entre los credos monetaristas y de libre mercado por el exceso del poder del Estado y por la práctica de un aparato estatal (el banco central), que deciden los presupuestos nacionales, el déficit fiscal, la base monetaria y el cono monetario, las tasas de intereses, la modalidad de paridad cambiaria, los salarios, y la orientación de la inyección de liquidez. Y aniquilan el constitucionalismo liberal, la modalidad de Estado social de derecho de naturaleza capitalista. En ese marco, está erosionada, "...la existencia de una obligación, el uso de una moneda que debe ser aceptada en todo momento como medio de pago... se encuentra afectada en todo momento por situaciones que ponen en duda su estatuto" (Suzanne de Brunhoff, "La política monetaria").

Párrafo 11. La política monetaria de un Estado nación, tiene el alcance inmediato y futuro de asegurar la validez del uso de su moneda en un sistema monetario mundial regulado por divisas claves y la hegemonía del dólar; en ese escenario la cuestión compleja de cómo se determina y controla el valor de la moneda nacional. De acuerdo con dichos alcances, es un error concluir que las políticas monetarias dependen, integralmente y en todo caso, de si las políticas y medidas económicas de los gobiernos nacionales generan o no riesgos y vulnerabilidades. Sin desestimar, para nada el punto, la cuestión que realmente cuenta, es la consolidación de zonas de peligro (fuerzas estatales-privadas hostiles, como supranacionales) emplazadas por el proceso de financierización y diseminadas por la política económica basada en el supuesto de "el mercado internacional de monedas nacionales se equilibra solo".

Párrafo 12. En el punto de inflexión del capitalismo venezolano (1974-1983), las élites económicas y políticas, en vez de actualizar y relanzar procesos económicos, enfatizan su dimensión de clase gananciera, más que de rentista. Autodestruyéndose (económica y financieramente), mediante un infructuoso canje de activos devaluados y negocios efímeros que tienen por escenario principal la Bolsa de Caracas. El mantuanaje y sus residuos sociales aferrados, al recurso de última instancia, al saqueo y la fuga de capitales en los segundos gobiernos de CAP y Caldera, se licuan, diluyen y extravían, para siempre. Esa insuficiencia (típica de una clase social no dominante ni dirigente), es delimitada, suficientemente, por Jeffrey Sachs, asesor económico de CAP II y "economista en jefe" del paquetazo neoliberal, "Una de las exigencias que hará el sector privado será que el Banco Central expanda el crédito, aumente la masa monetaria y baje las tasas de interés... Pero debemos recordar que uno de los hechos fundamentales... es que hay miles de millones de dólares venezolanos fuera del país, que podrían y deberían ser la fuente para darle liquidez a la economía y para reducir las tasas de interés...la estrategia apropiada del Banco Central debería ser ignorar las exigencias de reactivación rápida y propiciar que el capital venezolano en el extranjero reingrese...aunque regresasen solamente 5.000 millones de los 40 mil millones que se estima que estos aumentarían la liquidez...el gobierno debe ser paciente aunque... los industriales protesten, porque cuando la (liquidez escasee) los empresarios se ven obligados a traer el dinero que tienen fuera del país...hay dinero fuera y que ese dinero debe regresar a financiar la expansión de este país, que deberá promoverse con ese dinero, y no con el que emita el Banco Central." (Véase conferencia de Jeffrey Sachs en la Academia Nacional de Ciencias Económicas, febrero de 1989). Queda así delimitado el mantuanaje, por una política económica sin piedad (esto es neoliberal), como un campo difuso, sin voluntad de poder para definir un rumbo económico, cualquiera sea el mismo; imposibilitado de erigir las condiciones políticas y económicas que posibilitan controlar la moneda nacional, en cualquier escenario.

Párrafo 13. El proceso de financierización de la economía exige de los espectros del mantuanaje, la potencialidad de erigir la economía real garante del nivel de rendimientos de las finanzas capitalistas y de "un músculo financiero" competitivo. Allí radica la diferencia radical entre la política que cede la apropiación de las riquezas de la nación a cambio del préstamo financiero que urde el clan Georges Soros-Sachs-Moisés Naim y el rumbo económico, que consistentemente avanza el gobierno presidido por Nicolás Maduro.

Párrafo 14. Confrontados con la zona de peligro que perturba el control de la moneda nacional, tres cuestiones son claves: las finanzas en guerra, la erosión del dólar hegemónico y el oro físico como respaldo de las divisas claves y "metal de refugio". En ese marco, enunciamos (sucintamente) hitos cruciales de la trayectoria del dólar hegemónico. La suspensión, por EEUU, del respaldo en oro del dólar (en 1971 y consumada en 1973), significa consolidar la posición hegemónica de una moneda nacional (el dólar), la "la ventaja más competitiva de EEUU", y el dominio del dinero fiduciario, o del papel moneda emitido por los bancos centrales, cuyo precio se basa en la confianza. A partir de 1971-1973, tenemos la curva errática: devaluación del dólar en agosto de 1072, y en mayo de 1973. Devaluaciones que remiten a dos pactos entre Alemania Occidental, Francia, Gran Bretaña, Japón Canadá y USA (Acuerdo del Plaza en 1985 y Acuerdo de Louvre en 1987), con la finalidad más que de "detener la depreciación del dólar", establecer un dispositivo que apalanque la economía estadounidense como el "atractor" que dinamiza la economía mundo capitalista. Y desde entonces, los déficits gemelos de USA son instrumentalizados como garantes de la dinámica económica mundial.

Párrafo 15. La suspensión del respaldo en oro del dólar significa la sustitución de una modalidad de determinar el valor de una moneda nacional respecto de la divisa clave o el dólar. Y en cierto sentido, el tránsito de una tasa de paridad fija a una modalidad flotante. Simplificando, el esquema puede enunciarse de este modo: en la paridad fija se supone que los bancos centrales deciden la tasa de cambio de las monedas nacionales; y en la flotante, se supone que los precios de mercado (los movimientos o las fuerzas del mercado) limitan y hasta eliminan la intervención de las autoridades monetarias, para fijar la paridad cambiaria. En la decisión de fijar las tasas de cambio gravitan tres factores: el actor social (estatal y/o institucional) que toma la decisión, la selección de los datos para determinarla, y la hegemonía del dólar.

Párrafo 16. Por otra parte, en la cuestión de determinar la paridad cambiaria respecto de la divisa clave gravita la decisión de fijar las tasas interés, a escala de un Estado nación: estas dos prácticas estatales generan fuertes contradicciones entre las potencias capitalistas, que exigen replantear los acuerdos Plaza y Louvre, y definir un nuevo pacto. En ese escenario, a finales de la administración de Jimmy Carter, la Reserva Federal decreta un aumento de la tasa de interés, con dos efectos simultáneos: una "terapia del shock", dado que las deudas adquiridas en dólar a bajas tasas de interés se encarecen, a escala mundo un encarecimiento del crédito en dólares: se impone la regla, "Cuanto más alta es la tasa de interés, más fuerte es el dólar". Y por otra parte, la medida no revierte, sino que acentúa la crisis económica de USA, "Los peores datos económicos que Carter cede a Reagan en su toma de posesión de Enero de 1981 resultan ser... una tasa de paro del 7,2% y, sobre todo, una inusual, para Estados Unidos, tasa de inflación del 13,5%." (Saturnino Aguado Sebastián, "25 años de política económica en EE.UU"). El desenlace de Ronald Reagan es demasiado conocido: los círculos del poder del capital concluyen que el "mix" paridad de cambio fija, altas tasas de interés, elevados índices de inflación y el Estado de bienestar, constituyen obstáculos a erradicar; y avanzan "una economía depredadora, un orden mundial económicamente represivo".

Párrafo 17. En la actualidad, cuatro dispositivos deciden el control de las monedas nacionales y la reestructuración del orden monetario: el retorno del patrón oro; los Derechos de Giros Especiales, "un activo de reserva, alternativo al dólar, integrado por el dólar, el euro, la libra esterlina, el yen y el yuan, aprobado por el FMI el 1-10-2016 ; diversificación de las reservas internacionales por los Estados nación-Bancos Centrales; y el intercambio comercial, al margen del dólar, mediante sistemas alternativos pactados entre Estados nación y por regiones económicas (ejemplo el Sucre).

Párrafo 18. Respecto del control de la moneda nacional, es menester delinear las siguientes cuestiones:

Primero. La contradicción entre la posición política que define el dinero como un instrumento del libre mercado y la que afirma el control estatal de las monedas nacionales. Y en esa contradicción, hay que hacerse cargo de la geo-estrategia de las fuerzas del capital que invalida el control estatal de la moneda nacional, incluso mediante el expediente de definir las monedas nacionales como un objetivo militar. Richard Benson (ex-directivo del City Bank) es explícito al respecto, "En el mundo real un factor que apuntala la prosperidad estadounidense es mantener el dólar como reserva mundial. Esto solo se puede hacer si los países productores mantienen los precios del petróleo en dólares y toda su reserva en dólares. Si hubo algo que cavara la fosa de Saddam Hussein fue el paso que dio hacia el petróleo en euros".

Segundo. Un orden monetario desequilibrado y errático configurado por un conflicto clave: el dinero fiduciario, el dinero cuyo precio no está determinado "por una norma objetiva", sino por la confianza en la convertibilidad del dinero emitido por los bancos centrales y en su valor futuro. La confianza, es la arista más corrosiva de todas las monedas nacionales, y en ese espacio es efectiva: la contradicción entre el dólar y el euro; el conflicto entre el yuan y el dólar; y el desafío a la hegemonía del dólar de erigir un nuevo sistema monetario.

Tercero. La relación entre el intercambio desigual Centro-Periferia y las monedas "muy subvaluadas" de la periferia.

Párrafo 19. La potestad de los bancos centrales de emitir el dinero de curso forzoso y que el papel moneda carezca, en si mismo de valor, exige de enfatizar la visión monetarista del dinero fiduciario; y sobre todo de establecer la capacidad y potencialidad de una moneda nacional, para ser convertida, en lo inmediato y a futuro, por bienes y servicio, para asegurar la compra-venta de mercancías. La convertibilidad del dinero implica, en términos del credo monetarista, de procedimientos, cálculos y modelos matemáticos para: definir y controlar la cantidad de dinero, fijar las tasas de interés, pre-determinar el índice de inflación, limitar el déficit fiscal, establecer el "desempleo óptimo" y proyectar un determinado porcentaje crecimiento económico. En esas prácticas estatales (y de organismos supranacionales) subyace la hipótesis (hasta ahora no validada), de que la "la economía de mercado capitalista tiende a la estabilidad y al crecimiento económico". Ese supuesto es el indicador de la diferencia radical entre la izquierda subversiva y las fuerzas sociales del capital. Y en desacuerdo radical, quizás no sea suficiente con constatar y ratificar el estallido irrefutable de tal conjetura monetarista-libre mercado, monetaria, su colapso por el exceso irracional del mercado. Ya Alan Greenspan, ex-presidente de la Reserva Federal, concluyo que "Encontré un defecto en la ideología de mercado, estoy muy angustiado por esto... me sorprendió porque he estado convencido, por más de 40 años que estaba haciendo mi trabajo excepcionalmente bien. Pero todo eso se ha derrumbado. Todo el edificio intelectual se derrumbo."). En este quiebre, la cuestión no es lo que ya sabíamos, la imposibilidad más que la dificultad, para la racionalidad económica dominante, de predecir los movimientos del mercado. Sino el específico exceso de poder que sostiene la fuerza inercial de una teoría económica tóxica: después de todo, se trata de un poder fuerte basado en una teoría económica débil, más que de una teoría fuerte que soporta un poder débil o fuerte.

Párrafo 20. La desconfianza actual en el dinero fiduciario (sobre todo, dada la expansión del dólar fiduciario...2.500 %, desde 1970 a la fecha), exige de explicar la creciente demanda de respaldar en oro físico las divisas claves y las monedas nacionales y/o en una canasta de activos similar a los Derechos de Giros Especiales por el FMI; así como validar el uso de modalidades de intercambio comercial des-dolarizadas. En la inmediatez de la vida cotidiana, la confianza en el dinero está relacionada con su función de medio de pago y de soporte de valor de la riqueza dineraria. Retirado el soporte en oro (coloquialmente, descartada la posibilidad de que los bancos centrales cambien los billetes o monedas por oro físico...descartada la posibilidad de cambiar una moneda nacional por el dólar, y luego exigir a la Reserva Federal que convierta el billete en oro) emerge el compromiso monetarista de la confianza en el precio del dinero. Esa es la temática de nuestro próximo documento ("Teoría del dinero y desorden monetario"), por ahora avanzamos que dada la actual turbulencia de la economía mundo capitalista y el límite cero del proceso de financierización, el patrón dinero fiduciario se desmorona. Y entonces, es menester delimitar el alcance explicativo de la creencia, que atribuye a los bancos centrales y los gobiernos nacionales, la responsabilidad del precio del dinero.

Párrafo 21. Veamos, con cierto detalle, la problemática del dinero fiduciario, relacionándola con el valor de una moneda nacional en el "mercado de divisas" y el intercambio desigual. La perspectiva del intercambio desigual Centro-Periferia, un asunto consistentemente debatido en la teoría marxista, requiere de ciertas demostraciones que complemente teórica del intercambio desigual y someta a la prueba del ácido dos ideas movilizadas por la racionalidad económica dominante: "las tasas de cambio de los países pobres están sobrevaluadas" y "la necesidad de devaluar las monedas de numerosos países".

Párrafo 22. Gernot Kohler (Véase especialmente, "Global Keynesianism. Unequal exchange and global explotation". Pp. 61-77. 150- 167) avanza una metódica de investigación ("descolonizada"), que explora y desarrolla un lineamiento de trabajo inherente a la teoría del intercambio desigual: "Dos problemas surgen, uno teórico y otro de naturaleza empírica, y esta última cuestión permaneció durante largo tiempo sin ser resuelta"; (quedó en pie) "el cálculo del valor extraído por el centro en la periferia...del monto transferido desde la periferia a los países centrales". (En este punto: véase también de José Emilio Chaves, "El intercambio desigual y tasa de cambio: ¿saqueo o explotación?; y los documentos compilados por Mendoza Lugo y editados por el Banco Central de Venezuela, "El efecto de transferencia del tipo de cambio sobre los precios en Latinoamérica", BCV).

Párrafo 23. Para evitar equívocos en la traducción del argumento central de Kohler, apelamos al recomendable resumen de José Emilio Chaves, "r... comparé los datos de los reportes de desarrollo del Banco Mundial, en los cuales se calcula el valor de la misma canasta de bienes y servicios para cada país valorada en moneda local para un conjunto de 119 naciones. El estudio señala que al dividir lo que vale esa misma canasta en moneda local de un país periférico en cierta fecha, por lo que vale en los Estados Unidos en dólares, no se encuentra que se corresponda con la tasa de cambio oficial vigente a la fecha. Es más, se encuentra que la moneda periférica suele estar subvaluada. Por ejemplo: en el año de 1994 Venezuela tenía su moneda subvaluada más de dos y media veces (2.62). Esto tiene consecuencias para el nivel de vida del país... Si se analiza el mundo de 1994 dividido en dos bloques: el Centro, conformado por las 22 naciones que componían la OCED de ese entonces, y la Periferia, conformada por 97 naciones con datos disponibles, los resultados de Köhler se resumen así: 1) Las monedas de la OCED casi no presentan desfase respecto al tipo esperado de cambio. 2) Las monedas de la Periferia en el año 1995 están subvaluadas en promedio (ponderado según exportaciones a la OCED) en 2.4 veces. 3) Dado el volumen exportado, se calcula que la Periferia perdió ese año una suma cercana a 1182 millones de dólares, o algo así como el 24% de su PIB combinado. Para la OCED representa una ganancia no registrada del 8% de su PIB combinado". En síntesis: Kohler, enfocado en los métodos aplicados para determinar las tasas de cambio, demuestra que las monedas de los países periféricos están muy subvaluadas; subvaluación que asegura la transferencia de valor hacia las potencias capitalistas, "a través del sistema de tasas de cambio." En el párrafo siguiente, fortalecemos esta perspectiva de análisis del valor de las monedas nacionales, desde otro punto de observación (nos referimos a la teoría del "Mecanismo de reciclaje de excedentes globales"), más que complementario del impacto del impacto del intercambio desigual, desde la competencia entre las potencias capitalistas. Antes señalamos que Kohler, también tiene una excelente investigación acerca de la desigualdad salarial entre la periferia y las potencias capitalistas, y desmonta toda idea de que tal desequilibrio se fundamenta en la diferencia entre una alta y baja productividad. (Véase, de Gernot Kohler, "Una crítica del sistema global de salarios"; y también los artículos de Arghiri Emmanuel y Charles Bettelheim en "Imperialismo y Comercio Internacional. El intercambio desigual").

Párrafo 24. Yanis Varoufakis, en el "Minotauro Global", analiza los movimientos y flujos comerciales, en el periodo post 1971/crisis del 2008-2010, como un "Mecanismo de Reciclaje de los Excedentes Globales" o de "desbalance global" centralizado por USA: mecanismo, que transforma (absolutamente) a Estados Unidos en importador neto de manufacturas-productos industriales, y en el país con la mayor deuda externa, Y a la vez, consolida el proceso de financierización del capitalismo y a Wall Street como centro financiero mundial. Para Varoufakis ese dispositivo de extracción, y transferencia, es el resultado de una geo-estrategia de USA que asegura el financiamiento de los déficit gemelos estadounidense, el fiscal y el comercial: el valor de las exportaciones de Alemania, Japón y China (habría que añadir Canadá y México), en gran medida, se invierten en Wall Street, dinamizando la explosión de las finanzas. Según Varoufakis (y otros autores), esa geo-estrategia y dispositivo es aquello que se quiebra definitivamente en la crisis del 2008-2010. Puntualizamos un matiz. Varoufakis produce un desplazamiento en la comprensión de la crisis capitalista, se centra en las relaciones entre las potencias capitalistas. Perspectiva, para nada desestimable, pero que no obstante, obvia cuestiones claves: por ejemplo, se desentiende de las relaciones centro-periferia. Las limitaciones de este análisis económico, son evidentes en la propuesta política de un amplio sector de "economistas heterodoxos", para "salvar el capitalismo" de sí mismo; política activa en la humillante negociación de la deuda de Grecia, con base de argumentos racionales y la teoría del juego (Varoufakis sabe demasiado de este tema y su aplicación en la economía), que fracasa en su tope con la dictadura de las finanzas.

Párrafo 25. Las crecientes inversiones en oro físico (estatales y privadas) y la acelerada diversificación de las reservas internacionales que privilegian el metal amarillo (todos los bancos centrales acrecientan sus reservas de oro), constituyen un giro radical: el oro en tanto alternativa de la pérdida de confianza en el dinero y el dólar fiduciario. En breve, la idea del patrón oro, para regular los actuales desequilibrios financieros- económicos-comerciales, fundamentada en la creencia de que la turbulencia económica mundial y las asimetrías económicas son generadas por el dólar fiduciario, por la circulación de "billones de dólares en bonos del Departamento del Tesoro" y el precio del dólar como del euro a un límite cero.

Párrafo 26. La propuesta del respaldo en oro físico para asegurar determinado nivel de estabilidad del sistema monetario mundial y establecer "un valor objetivo" de las divisas claves, admite cinco consideraciones:

Primero. La teoría económica dominante confunde el precio del dinero con su valor. Discernir ese asunto, es prioritario en la comprensión y deslinde respecto del monetarismo-libre mercado.

Segundo. La propuesta del respaldo en oro exige de dos medidas: excluir el precio de mercado del oro en la determinación del precio del dinero y simultáneamente asumir un consenso acerca del valor del oro que define la convertibilidad de la divisa clave, para que sea efectiva su función como equivalente de todas las monedas nacionales (verbigracia, la convertibilidad de Breton Woods, 35 dólares por 1 onza de oro físico).

Tercero. El valor del oro no implica, necesariamente, una relación directa con su precio de mercado; no obstante, el respaldo en oro físico tiene el impacto de acelerar su demanda como mercancía, su compra a precios de mercado: coloquialmente: todo banco central debe asegurarse reservas en oro, comprando el metal a precios de mercado.

Cuarto La propuesta del respaldo en oro físico, supone la factibilidad de configurar un orden monetario mundial que reduzca la beligerancia entre divisas claves; y asegure tanto la evaluación como el control de las monedas nacionales, con base de una confianza real. En esa perspectiva (a favor o en contra) todos los Estados nación y zonas económicas movilizan sus geo-estrategias.

Cinco. Entones, es menester interpretar la estrategia del Arco Minero del Orinoco, desde la diferencia entre el valor del oro y su precio mercado. Y articular esta perspectiva con la defensa del Bolívar.

Gráfico de reservas de oro, febrero de 201 6 (Fuente Gold metal)

Párrafo 27. China, segunda potencia económica y eje de zonas económicas muy importantes, está dotada de una específica visión de guerra no convencional (véase "Guerra sin reglas. China-EEU", de Qiao Liang y Wan Xianghu, coroneles del Ejército Popular de China). Estrategia que se basa en una premisa central: EEUU, política y económicamente se encuentra, cada vez más, imposibilitado de dirimir su hegemonía en términos bélicos o militares. (Quizás esta premisa explique la política, en el ámbito militar de Rusia, China, Corea del Norte e Irán, respecto de EEUU). Las fuertes posiciones económico-financieras y la acelerada "modernización de su plataforma militar" de China, gravitan en el conflicto dólar-yuan y dinamizan un previsible orden monetario mediado por el empuje de China: posicionamiento del respaldo en oro físico y/o una canasta de productos; participación del yuan, en tanto divisa clave, en los "Derechos de Giros Especiales"; desdolarización de sus reservas e intercambios comerciales; configuración de regiones económicas con la finalidad de "reestructurar el mapa económico euroasiático" ; y desarrollo el proyecto de Nueva Ruta de la Seda. El posicionamiento de China está sobredimensionado por la paridad cambiaria yuan-dólar, la inmensa deuda de EEUU con China y el desequilibrio de las relaciones comerciales China-EEUU. Allí tenemos el síntoma inmediato del cable pela'o de Trump con China.

Párrafo 28. La tensión conflictiva entre la primera y segunda potencia económica luce centrada en la condición de China como "mayor proveedor de EEUU" (22% del total) y la deuda externa de USA con China (el 7 % de un total de 19 billones de dólares): indicadores de una relación "que puede definir el sistema mundial del siglo XXI".

Párrafo 29. El argumento de "defender" los empleos de los trabajadores estadounidenses y la tendencia al proteccionismo, de ningún modo dibuja una política populista. Sino el brete de la economía estadounidense como locomotora de la economía mundial. Presentamos una síntesis de ese declive: las políticas del libre comercio y monetaristas, no revierten el estado inercial de la economía mundo capitalista (la situación de lento crecimiento) ni posibilitan la reestructuración a la economía estadounidense como el centro dinamizador de la economía mundo. En ese sentido, Trump es el rebote del político de la prolongada crisis recesiva del capitalismo. Rebote que en términos de la paridad yuan-dólar, Paul Scott (jerarca de la producción manufacturera de USA) plantea como el propio conflicto, "si somos capaces de revaluar el yuan, nuestras exportaciones serían competitivas, no solo con China, sino globalmente...Me apena que el presidente Obama haya rechazado denunciar formalmente a China por su manipulación de divisas, perjudicando así las manufacturas estadounidense y ocasionando la pérdida de cientos de miles de trabajo". La diferencia entre Obama y Trump consiste en dos realismos capitalistas vinculados por la imposibilidad de imponer a China las reglas que decidan el control del yuan: está confrontado el realismo del libre mercado y los tratados comerciales con el proteccionismo. Mientras, la crisis capitalista hace su trabajo, y es demasiado visible, a veces, la posibilidad real de un conflicto militar.

Párrafo 30. Rusia avanza su geo estrategia, desde una perspectiva nacional, de Estado nación asediada por la desestabilización imperialista de su zona geo-territorial inmediata y por las sanciones político-económicas impuestas por EEUU, Canadá y la Unión Europea; y desde una visión del nuevo orden mundial. En términos de Putin, "Un modelo unipolar no solo es inadmisible, sino que resulta imposible en el mundo actual...A veces pienso que el oso se quede tranquilo, comiendo bayas y miel. ¿Tal vez lo dejarían en paz? No, siempre tratarán de ponerle una cadena, y cuando lo encadenen, le arrancarán los dientes, que al día de hoy son la fuerza de contención nuclear". En ese campo de fuerzas, acontece una aguda beligerancia subrayada con una tonalidad militar

Párrafo 31. Desde su consistente perfil nacionalista y la política de reestructurar del poder mundial, Rusia plantea estructurar un nuevo orden monetario: promueve con fuerza, el respaldo en oro; des-dolariza sus reservas e intercambios comerciales; ejerce un riguroso control del Rublo; independiza las entidades bancarias-financieras rusas del sistema de pago internacional (SWIFT) mediante un sistema propio que invalida la amenaza de EEUU y la Unión Europea de desconectar financiera y comercialmente a Rusia; y avanza conjuntamente con China, la estructuración de regiones económicas (la Cooperación de Shanghái y la región Euro-Asiática). Un asunto, para nada desestimable y que consolida el perfil de la actual Rusia: el poderío militar (y nuclear) que la visualiza como un actor geo-político de peso mundial.

Párrafo 32. "...la realidad que crean los especuladores será más importante que la realidad de la economía", George Soros. El control y defensa de las monedas nacionales, requiere tomar nota de actores económicos-financieros privados, sectores que activan, por cuenta propia y/o articulados con poderes estatales y supranacionales, ataques de espectro completo con la finalidad de erosionar Estados nación, generar colapsos financieros y ejecutar ataques especulativos contra las monedas nacionales. Esa elite financiera privada no es una mera cofradía de tipos "habilidosos e inescrupulosos", que "apuestan fuerte" en el mercado financiero. Se trata de agentes sociales que superan la idea del "tumbe" de Georges Soros al Banco de Inglaterra y de su operación contra el Banco Central de Tailandia, mediante el velo de las ventas en corto y los "vehículos de inversión alternativos". Quizás no sea necesario leer "Confesiones de un gánster económico. La cara oculta del imperialismo norteamericano" de John Perkins, un libro que supera la imagen de los "asesinos económicos" como simples conspiradores, "Algunos preferirían achacar nuestros problemas actuales a una conspiración organizada. Ya me gustaría que fuese tan sencillo. A los conspiradores se les puede capturar y llevarlos ante los tribunales...pululan por los pasillos de Monsanto, General Electric, Nike, General Motors, Wal-Mart y casi todas las demas grandes corporaciones del mundo...En sí, no me interesaba dilucidar si Chávez era buen o mal dirigente, sino cómo reaccionaría Washington ante un líder que se plantaba como un obstáculo en la marcha de la corporatocracia hacia el imperio global..." (pp. 233-239).

Párrafo 33. Visualizamos el punto, apelando al proyecto de resolución neoliberal de los países "socialistas" de Europa Oriental. Fondos financieros y "economistas no ideológicos" diseñan la pieza central de esa estrategia (coordinados por George Soros y un equipo integrado por Anno Ruding como-vicepresidente del City Bank...y el operador Jeffrey Sachs). La confesión de Soros muestra de que exactamente se trata y el poder de la corporotocracia "Yo consideré esencial demostrar que la transformación política pudiera producir mejoras económicas. Polonia era el lugar donde esto podía lograrse. Yo uní fuerzas con el Profesor Jeffrey Sachs de la Universidad de Harvard...". Peter Gowan, en "La apuesta por la globalización. La geo economía y la geopolítica del imperialismo euro-estadounidense", analiza las dimensiones de esta operación de Occidente, para "remodelar la existencia de toda la región de Europa del Este". El análisis de Gowan es esencial para comprender la reconversión neoliberal del socialismo real. En los límites de este trabajo, nos interesa describir dos desenlaces diferentes del proyecto de Soros:

Primero. En Polonia, la remodelación es dinamizada por Lech Walesa y Solidaridad , con base de un pacto entre Jack Kuron y Jeffrey Sachs, para aplicar "una economía de choque", que Sachs reduce a una divertida anécdota: "Una mañana, en septiembre de 1989 recurrí al gobierno estadounidense para que le prestara a Polonia 1.ooo millones de dólares, para estabilizar la moneda. En la tarde del mismo día, la Casa Blanca confirmó la entrega del dinero. No es chiste ¡ocho horas! entre la solicitud y el resultado!...El resto, como dicen, es historia, Polonia introdujo fuertes medidas de reforma, basadas en parte en las recomendaciones que yo había ayudado a diseñar". Sin embargo, la anécdota denota el verdadero alcance de ese primer intento mundial de Tercera Vía que fue Solidaridad, "...Este sueño resulto una ilusión...las duras reglas del mercado sustituyeron la lógica de la emancipación. Las primeras víctimas fueron los que nos habían traído la libertad a golpe de huelgas: los mineros y los obreros de las fundiciones, de los astilleros u de las refinerías. No tenían la pulga, pero pagaron el precio muy alto...el fantasma del paro se cernió sobre ellos. Y nosotros no sabíamos cómo hacer compatible la aspiración a tener una economía saneada con la preocupación por aquella gente que, sin ser culpable, cae víctima del mercado". Ese es el balance de Adam Michnik, en medio de su desencanto ultra conservador, que presenta como su propia tragedia.

Segundo. La operación del comando financiero de Soros, tiene una condición específica que es crucial: la dirigencia del bloque socialista del Este (sobre todo de Checoslovaquia y Yugoslavia), desde la década de los sesenta, avanza reformas de mercado y una política industrial con participación de "capital extranjero privado". (Paul Sweezy, Charles Bettelheim, Che Guevara y Fidel Castro, producen un memorable debate acerca de que tales reformas significan un proceso de restauración capitalista.). Esa condición "interna", y sin la cual la historia hubiese sido otra, es un recurso que John Lloyd activa, para atribuir un papel protagónico a la elite de economistas de Europa Oriental, en tanto piezas del proyecto de reconversión neoliberal del socialismo real, "... surgieron en muchos países comunistas grupos semiclandestinos de intelectuales, principalmente economistas, que leían y discutían las publicaciones económicas liberales occidentales... Mucho antes de que Sachs entrara en escena, y antes de que las instituciones financieras internacionales pusieran cualquier tipo de caseta de propaganda en la región, esos jóvenes intelectuales leían a Hayek, Friedman, Kornai, Fischer y Dornbusch, Bruno..., así como a Sachs; ligados entre sí..." (Véase, "Los marxistas y la terapia de choque en Europa Oriental").

Tercero. La reconfiguración neoliberal-monetarista del socialismo real tiene alcances que nos sitúan en un debate promisorio y abierto. Nos limitamos a destacar la deriva del Plan Shatalin" (Yeltsin-Shatalin-Soros-Sachs), la plataforma política-económica, para privatizar y despojar a Rusia de sus recursos minerales y energéticos (incluía su arsenal nuclear). Destituido Yeltzin, emerge un muro de contención que Putin expresa claramente. Empero en Polonia, tenemos, el lamento de Jack kuron, "Soy responsable por el nuevo orden de mi país, de Polonia: Lo siento, lo jodí".

Párrafo 34. "En revolución no es así". Se decide la potencia de la sociedad venezolana, para estructurar un nuevo sentido de la vida en común, en ese emplazamiento de la lucha de clases, presentamos una secuencia de "moralejas metódicas" como el marco que "encuadra" la exposición acerca de la hegemonía económica, en tanto cuestión central de una fuerza socialista del presente que se hace cargo de erradicar el "país portátil.

Primero. Marx escribe "Glosas marginales al tratado de economía de economía política de Adolph Wagner", interpelado por ciertos usos de "El Capital". Texto que condensa elementos claves de su perfil analítico: "Según Wagner, la teoría del valor de Marx es ‘la piedra angular de su sistema socialista’. Como yo no he construido jamás un sistema socialista, tratase de una fantasía…yo no arranco de conceptos…ni siquiera se ha dado cuenta de que mi método analítico…no guarda ni la más remota relación con ese método de entrelazamiento de conceptos que gustan de emplear los profesores alemanes…con palabras se disputa a gusto, con palabras se arma un sistema". Las reglas "...yo no arranco de conceptos...no tengo el gusto de elaborar un sistema discursivo con conceptos, de armar un sistema con palabras..." denotan la crítica de esquemas de análisis y utopías socialistas. Crítica que Marx delimita desde del tema crucial de la economía política clásica, "La riqueza de las sociedades en las que domina el modo de producción capitalista se presenta como un enorme cúmulo de mercancías; y la mercancía individual como la forma elemental de esa riqueza. Nuestra investigación, por consiguiente, se inicia con el análisis de la mercancía.".

Precisamos el punto, en qué consiste la diferencia: "...la economía política ha analizado, aunque de manera incompleta, el valor y la magnitud de valor y descubierto el contenido oculto de esas formar. Solo que nunca llegó siquiera a plantear la pregunta de por qué ese contenido adopta dicha forma...A la forma que llevan escrita en la frente su pertenencia a una formación social donde el proceso de producción domina al hombre..." (El Capital, Volumen 1, Libro Primero, pp 88-113). Sorpresa, el análisis de Marx, más que develar el contenido oculto de la mercancía (eso lo había hecho, más o menos, la economía política clásica), se enfoca en la forma mercancía (exactamente en el misterio de la forma valor mercancía), "¿De dónde brota el carácter enigmático que distingue al producto del trabajo no bien asume la forma de mercancía? Obviamente, de esa forma misma...". Moraleja metódica 1: yo no parto de conceptos, de ninguna manera significa la renuncia al esfuerzo de interpretación radical del capitalismo.

Segundo. Los principios reguladores activos en el diagnóstico crítico del desempeño de las revoluciones están permeados por el siguiente texto, "En una fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo...el contraste entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos... crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá escribir...De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades"(Véase Marx, "Crítica del Programa de Gotha").

Confrontamos el párrafo con la frase descontextualizada ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!" La frase, en sí misma, es una conclusión que desarticula la relación entre la idea reguladora integral (contenida en el párrafo citado) y los cuandos que le dan sentido o significado a la misma. En Marx, el principio regulador expuesto en la "Crítica del Programa de Gotha", no es un dato autónomo del proceso de concreción de los cuandos: al margen de ese proceso, tenemos una premisa tóxica, un ideal al margen de la lucha de clases. Moraleja metódica 2: el diagnóstico del desempeño de las revoluciones, implica un conjunto de interpretaciones en conflicto, tienen "lugar en un campo de batallas" que decide la universalidad de los principios reguladores.

Tercero. La frase que Lenin toma de Napoleón "Primero lánzate a la batalla, y luego veremos qué pasa", avanza un campo de intervención política o de iniciativas políticas indispensables, a pesar de un "impasse teórico" preciso: si supiésemos demasiado acerca de cómo hacer revoluciones, la política radical desaparece, y es desplazada por la gestión sabia y prudente de los expertos en revolución. Entonces, las revoluciones no son más un acontecimiento original y auténtico. Moraleja metódica 3: como no sabemos demasiado acerca de hacer revoluciones, de ningún modo estamos exentos de responsabilizarnos por la subversión del orden capitalista.

Cuarto. En "Los diez días que estremecieron el mundo", John Reed relata que el capitalista más rico de Rusia (un tal Rodzianko) le dice, "La revolución es una enfermedad...las potencias extranjeras deberían intervenir como se debía intervenir a un niño para curar una enfermedad y enseñarlo andar"; narra que otro rico (Riabushinki) le confiesa, "la única solución es apoderarse de los falsos amigos del pueblo, los soviets y los comités revolucionarios y colgarlos"; y relata que un jefe de la inteligencia británica (Samuel Hoare) organiza el "ejército blanco para lanzarlo" contra la revolución rusa. Salvo para una izquierda en las nubes y una conducción política etérea, el ejercicio del poder del pueblo requiere tomar en cuenta la eficiencia y eficacia de "eso" que brevemente se llama la defensa de sus intereses por la clase de los ricos. Y a contrapelo, es ineludible "la sutileza analítica" de identificar el antagonista (adversario y/o enemigo), para aplicar el "principio de autoridad constitucional" y movilizar la política de vigilar y castigar. Moraleja metódica 4: no olvidar la lucha de clases.

Cinco. En la sociedad venezolana, el antagonismo primordial consiste en dos bloques políticos: el imperial-oligárquico y el pueblo venezolano. El bloque imperial-oligárquico, no significa la alianza entre dos clases burguesas. El mantuanaje gananciero y sus residuos, constituyen la deriva de un campo social sin proyecto de clase sobre-determinado por las fuerzas de la explosión financiera y de las geo-estrategias de USA. Sobre-determinación que redefine tanto las relaciones entre la oligarquía y la nación como la relación entre la oligarquía y la riqueza petrolera-minera. Los mantuanos y los oligarcas del dinero (inhabilitados, por siempre, para reconvertir los ingresos petroleros en procesos de acumulación capitalista centrados en el mercado interno y para participar con relativo éxito en el mercado mundial) devienen en una pieza contingente, desechable, por las corporaciones transnacionales y los círculos capitalistas localizados en la explotación del petróleo y el oro. El proyecto de esa trama de poder transnacional, en sentido estricto, consiste en erradicar la propiedad territorial del Estado Venezolano, la propiedad de la a nación que imposibilita el despliegue de un mega-dispositivo de desposesión y acumulación capitalista. Corresponde al pueblo venezolano, la confrontación con dos formas de barbarie capitalista: el desenlace catastrófico del proceso capitalista venezolano y el impacto en la sociedad venezolana como un todo, de la economía mundo financiarizada. Desde ese anclaje, la consolidación del sujeto pueblo venezolano como sujeto revolucionario exige tomar nota rigurosa y exhaustiva de:

Primero. Las mutaciones estructurales del capitalismo y de los antagonismos sociales que dinamizan la prolongada crisis del capitalismo. Segundo. El antagonista político no se decreta ni se proclama (como adversario ni como enemigo); y en ese brete, Gramsci, "...no se puede elegir la forma de guerra que uno quiere, a menos que desde el principio se tenga una superioridad aplastante sobre el enemigo. Tercero. La hegemonía significa asumir, con base del poder del pueblo y un constitucionalismo radical, las contradicciones, de diferente orden y escala activas en toda sociedad. Cuarto. La hegemonía popular estructura modalidades de poder y de gobernabilidad, en términos de un atractor caótico, que calibra el desempeño de los procesos de transformación social. Quizás ese sea el sentido de "Nadie dijo que era fácil" y "Aquí no arruga nadie". Quinto. No puede obviarse que "Cuando se deja abierto un problema (tras haber planteado sus lineamientos) se suscitan discusiones y proposiciones contradictorias...este procedimiento abierto es poco satisfactorio para quienes necesitan la certezas...existe también una audacia del pensamiento que nada tiene con la prudencia o los conformismos políticos e intelectuales" Michel Mafessoli. Sexto. La hegemonía económica está inscrita, primordialmente, en el proceso político que constituye el sujeto de la transformación anticapitalista.

Párrafo 35. Ahora estamos en condiciones de plantear, directamente, el asunto de la hegemonía económica. Permítase precisar una contradicción, respecto del significado de hegemonía que privilegiamos: por un lado denota la relación antagónica entre clases sociales y por el otro, la política que asegura la cohesión de la sociedad como un todo, una modalidad de vivir juntos. Esto es, la hegemonía significa la política que estructura la unidad de la sociedad (Estado nación), reafirmando la imposibilidad de sustituir la lucha de clases, el conflicto político. En este sentido, la hegemonía más que indicar la confrontación entre dos clases sociales, fundamentalmente denota la contradicción entre el sujeto revolucionario (la clase obrera, el pueblo) y la estructura socio-económica capitalista. De esta manera, la derrota de la burguesía, no implica la disolución de las relaciones sociales capitalistas: la hegemonía económica no consiste en desconectarse del capitalismo, ni en realizar un proyecto político con base de "una teoría económica del socialismo": sino en la construcción de un dispositivo económico, en tanto pieza central, de la insurrección del pueblo contra la lógica del capital.

Párrafo 36. La hegemonía económica admite y requiere de vigilar y castigar. (decisiones políticas, tales como la desmonetización del billete de 100 bolívares, el desmantelamiento de la mega-especulación de Kreisel y EKP, la apertura de las casas de cambio en la frontera con Colombia, y la previsible acción de nacionalizar o expropiar la banca privada. Así como la ocupación, con fuerza obrera y popular, el vacío productivo y de distribución, de las empresas privadas y estatales inactivas e insertas en el proceso de desestabilización de la revolución bolivariana). El compromiso ineludible con la política de vigilar y castigar nos plantea la lección básica de la transición socialista: vigilar y castigas (en Lenin, "reglamentar la vida económica"), si bien es indispensable y la única opción en ciertas coyunturas políticas, no obstante, se impone enfatizar que tiene sentido radical si las medidas y procedimientos se efectúan como un componente de la política que tiene por finalidad superar "el dominio de las relaciones de clases... (de) las relaciones económicas, políticas e ideológicas (de dominación)" (Charles Bettelheim, "Las luchas de clase en la URSS").

Párrafo 37. La crisis y el conflicto político instalado en la sociedad venezolana admite la figura bélica de dos fuerzas sitiadas mutuamente, y de un modo tal que no es previsible, en el tiempo inmediato, "que una de ellas pueda aniquilar a la otra rápidamente". En esta relación de fuerzas, la hegemonía económica requiere de sólidas trincheras productivas que bloqueen y anulen el ataque económico de espectro completo (huelga general del capital, estrangulamiento financiero y comercial y ataques a la moneda nacional). En un primer momento, quizás esas trincheras sean frágiles (la cuestión que da lugar a la crítica encarnizada de los expertos en hacer revoluciones), confrontados con esa fragilidad y el escepticismo de los críticos, lo crucial es la posición política que "detecta", si en las trincheras que se construyen emerge lo nuevo con un sentido radical. Chávez es clave en este punto: lo importante no es lo que hemos hecho, sino lo que podemos hacer, y Lenin, topado con la fragilidad de sus propuestas e iniciativas, nos sugiere una metódica política que podemos enunciar, como un principio de la ética de la responsabilidad política "...hay que tener la suficiente perseverancia para ensayar cientos y miles de procedimientos, métodos y medios de lucha para determinar cuáles son los más convenientes"

Conclusiones dinámicas y operativas:

Primera. Para el conglomerado finanzas-corporaciones transnacionales, es imposible no participar en la Faja Petrolífera Hugo Chávez y en el Arco Minero del Orinoco, aún en el caso de las actuales condiciones (el % de las tasas impositivas y regalías; los impuestos extraordinarios; la no resolución de las controversias en tribunales internacionales; y el esquema de empresas mixtas con participación accionaria favorable al Estado Venezolano). El "global player" anónimo, del Financial Times, nos muestra el realismo de la "corporotocracia", la faja petrolífera "podría ser el último proyecto de su tamaño que queda en el mundo, es imposible no participar". Realismo que luego priva en el Arco Minero. Y ese es el hueso en la garganta que los poderes del capital intentan expulsar: corresponde a las fuerzas chavistas pensar desde la izquierda radical y actuar con base de una ética de la responsabilidad política.

Segunda. Presentamos un cuerpo de moralejas metódicas, para visualizar el espacio de construcción de la hegemonía económica y asegurar el control de la moneda nacional. Entonces, la visión de paralaje; la cosa no es, de ningún modo, la única realidad que vemos desde diferentes puntos de observación. Se trata de que los puntos de observación (el compromiso subjetivo, la participación en) están inmersos en el punto crucial de construir, en el marco de un conflicto político y crisis económica, diferentes realidades en conflicto. Dicho en breve y en Chávez, "Si no se siente de verdad verdad no se piensa", la realidad por la que se toma partido y el horizonte socialista que atinadamente conduce el presidente Nicolás Maduro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2927 veces.



Francisco Cedeño Lugo


Visite el perfil de Francisco Cedeño Lugo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Cedeño Lugo

Francisco Cedeño Lugo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a241285.htmlCd0NV CAC = Y co = US