¿Quién teme a una revolución fracasada? Centenario de la Revolución rusa

Una intensiva operación de mercadotecnia apalanca el libro de Robert Service "Camaradas. Breve historia del comunismo", una brevedad de 780 páginas. La etiqueta mediática visualiza "Camaradas" con el talante de un juicio absoluto "exposición meticulosa y sistemática sobre los distintos países que han vivido la experiencia del comunismo". En dos excesos (él del marketing como la finalidad de Service y sus agentes editoriales), ya tenemos lo que se llama un libro-síntoma. Entre 2007 (año de edición de "Camaradas") y 2017, una consistente intervención política enfocada en consolidar en la idea de desaparecer toda alternativa anti-capitalista, moviliza la "novedad" de un arsenal de archivos desclasificados y de documentos secretos "acerca de los países comunistas" que hace posible ("en la actualidad" … "como nunca antes") construir su historia real. Asistíamos a la legitimación política, con cobertura historiográfica, de ciertos relatos o narrativas, respecto de la idea de revolución y del Centenario de la Revolución de octubre. Tal asunto se hace viral, aun es viral.

¿Cómo es eso qué la experiencia comunista se torna definitivamente comprensible porque una corte editorial-académica-intelectual se apropia de archivos desclasificados y de "secretos bien guardados" por el Instituto Hoover de la Universidad de Stanford? La supuesta fortaleza de leer la experiencia comunista en documentos por fin "descubiertos, recién conocidos", amerita una calibrada y calada rigurosa. De un entrompe serio pues, a la desmedida euforia de convertir documentos, informes de servicios de inteligencia y transcripciones de todo tipo y escala, en las fuentes claves de la historia de la experiencia comunista.

No es suficiente, para calar un libro-síntoma, la premisa (el dispositivo) de que todo documento ya está mediado por marcos interpretativos, que siempre tenemos visiones parciales. No es suficiente con aceptar y decir eso que ya sabemos, que "No hay lectura ni escritura inocente".

La cuestión efectiva no es que existen diferencias subjetivas, que los sujetos tenemos visiones sesgadas, parcializadas. El asunto espinoso es la diferencia crucial entre realidades y situaciones específicas (coyunturas políticas…crisis económicas…fenómenos sociales… …objetos de estudios). En términos de Slavoj Zizek, es primordial tomar nota de que archivos (desclasificados o no) de ningún modo constituyen una fuente neutral y objetiva que es analizada desde diferentes marcos interpretativos. Entonces, es menester enfatizar que todo archivo o todo documento es, en sí mismo, el lugar de un conflicto y de rigurosos desacuerdos.

Los secretos divulgados o ahora públicos, que Service y afines desplazan como un banquete mediático y un festín editorial no son las mismas fuentes que por ejemplo Moshe Lewin trabaja. Se impone agregar. aunque los archivos son idénticos. En esa paradoja es activa una brecha: una determinada perspectiva (la de Service) constituye una realidad de la experiencia comunista y procede elaborar el testimonio del adiós a las camaradas, a desaparecer toda idea de revolución. En "El siglo soviético", Lewin dotado de una perspectiva deslindada del marco interpretativo de la Guerra Fría, de las obras "que se escriben lastradas" con tan pesada carga de prejuicios, y dotada del coraje que asume los atolladeros políticos y económicos que gravitan en el colapso del socialismo real, desde un horizonte emancipador.

En resumidas cuentas, no nos conectamos directamente con el mundo allá afuera, siempre una pantalla, un interfaz se interpone; y nos movilizamos en realidades que en sí mismas son contradictorias. En este anclaje, el análisis de "Camaradas" (un libro inscrito en el realismo capitalista) no tiene el sentido de cuestionar su validez interpretativa, de presentar pasajes críticos con las huellas visibles de toda especulación teórica y de todo documento bárbaro. Nos permitimos dejar de lado tal sesgo, al margen de que es transversal en la faena "Camaradas". El asunto realmente decisivo, además de las categorías interpretativas, es una escritura permeada por tensiones internas entre aquello que el sujeto Service vela y aquello que se le escapa o que está imposibilitado de reducir.

Service experimenta una inmersión, durante un año sabático, en el Instituto Hoover, "bebiendo el agua fresca del historiador". Quizás persuadido de haber cumplido con la "necesidad urgente de descubrir que era el comunismo", edita "Camaradas" en inglés (2007) y en español (2009), mientras acontece la cuestión desequilibrante del desempeño de una lógica, el desplazamiento excesivamente perturbador de un objeto de estudio que no está en el campo de determinados campos de visión o al alcance de ciertos puntos de observación: la mayor crisis capitalista de las últimas cinco décadas, la crisis económica-financiera de 2007-2008.

El binomio campo de tensiones e impacto de la prolongada crisis recesiva del capitalismo tardío (1974-1976 a la fecha), aquello en fuga e irreducible aparece con cierta rudeza en las líneas finales de "Camaradas":

"Parece poco probable que el comunismo mismo retorne…su restauración amplia en el modo que sea es seguramente improbable…grupúsculos de verdaderos creyentes probablemente sobrevivirán en las democracias liberales o en muchos movimientos clandestinos…El comunismo ha demostrado tener rasgos de metástasis. Tendrá una larga vida después de la muerte, incluso cuando el último estado comunista haya muerto".

El temblor es inevitable, fluye incontenible: la certeza del fin o muerte de la idea de revolución cede, se resquebraja. "El miedo a los espejos" emerge en el Financial Times, en Wall Street Journal, en las declaraciones de los gurús de las finanzas y en CNN. Un marco interpretativo no nos protege de lo real (de las andanzas erráticas de la lógica del capital) y de aquello realmente existente.

"…una larga vida después de la muerte" significa una frase de ocasión para despedir un libro confrontado con aquello que los revolucionarios están negados a creer, "a pesar de las pruebas" presentadas por Service, para emplazar la fantasía de que el capitalismo es eterno. La vulnerabilidad de "Camaradas" consiste en que hay suficientes motivos (subjetivos y objetivos) para la perseverancia en los principios de igualdad, en la idea de la justicia por venir y en la potencia del poder constituyente. Que tal constelación fracture el libro-sospecha, que dé miedo a la derecha (de siempre) es el ancho de una imposibilidad. El temor sintomático a toda revolución fracasada (la haitiana, la francesa, la rusa), es un asunto de las derechas (conservadora, liberal y fascista). Y la izquierda (calada por una experiencia catastrófica), si realmente lo es, no puede eludir reestructurar (a lo Chávez) las coordenadas de su existencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 203 veces.



Francisco Cedeño Lugo


Visite el perfil de Francisco Cedeño Lugo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Cedeño Lugo

Francisco Cedeño Lugo

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /internacionales/a253920.htmlCd0NV CAC = Y co = US