(Réplica al anacoreta socio económico Felipe Pérez Martí)

De las propuestas-interpretación de elementos, planteamientos y formulas económicas desde este lado de la trinchera

…"Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo"...J.P.Sartre

A veces me sorprendo recorriendo con la vista las vidrieras de los tarantines donde expenden: licor, perfumes, prendas de vestir, joyas importadas, baratijas y cachivaches y no quepo de asombro al analizar cuantas vainas inútiles y no esenciales financiamos con divisas al tipo de cambio preferencial, con divisas provenientes de nuestros escasos productos de exportación o mediante la desventurada y bizarra costumbre de endeudarnos con los emporios financieros internacionales a través de los muy diferentes mecanismos de suscripción de deuda externa existentes en el Mercado. Recuerdo aún del tiempo dedicado a la Banca Comercial con especial énfasis la década de los años 80, el efecto perverso de los intercambios comerciales internacionales provenientes de las importaciones de baratijas y vainas suntuarias, la trampa del canje de deuda en inversión, (trampa hecha como camisa a la medida por los mercachifles nacionales en componenda apátrida con foráneos), la premiación con bonos a la exportación a los tramposos que sacaban conteiner llenos de nada, las trampas incluso de personeros o directivos de Bancos del Estado cuarto republicano con autorizaciones y conformidades de importación, el engaño de los exportadores de café(por ejemplo) al Estado Venezolano con las denominadas exportaciones del grano y pare usted de contar.

Como anillo al dedo me llega por la web un escrito del Ciudadano Economista con credenciales de Doctorado obtenidas en las aulas neo liberales de Chicago y del cenáculo de sesudos miguelitistas del IESA, Doctor Miguel Pérez Martí.

Iniciando por lo último(sin menoscabo de mi intención de analizar en el contexto la casi totalidad del documento en cuestión), el caballero pretende a titulo de mensaje aleccionador a nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas endilgar los lamentables eventos de corrupción perpetrados por funcionarios sátrapas inescrupulosos al modelo económico y variantes observados tras más de 18 años de proceso revolucionario y no a circunstancias inherentes a los escasos valores morales y apátridas demostrados por estos malvivientes en una sintonía más que evidente de lo que ha circundado a la Administración Pública tras el contagio de ese terrible virus que yo denomino Adequismo que nunca fue exterminado por nosotros(y allí reconozco nuestra inefectividad en el ataque de este mal).

En torno a las medio verdades expuestas en su artículo por el anacoreta, me permito referirle un artículo escrito por el Maestro D.F.Maza cuyo enlace señalo a continuación titulado "La Economía Venezolana en la década de los ochenta" http://ance.msinfo.info/bases/biblo/texto/BA/BA.07.03.pdf. Pareciera que el Maestro Maza le respondiera en este instante al auto denominado erudito con cifras y evidencias documentales a sus medio sentencias, medias mentiras y medias verdades.

La primera entelequia a desmontar del discurso del empresariado venezolano(no se si llamarlos empresarios o mercachifles) es lo atinente a la producción nacional, cuya mentira se desvanece con el documento del maestro Maza Zabala quien ya a la sazón define, demuestra y expone la exigua existencia de producción nacional alguna(salvo en escuetos y mínimos rubros, incluyendo Petróleo, hierro y derivados)de lo anteriormente expuesto se deduce que salvo los rubros antes señalados la actividad de comercio o compra-venta de bienes y/o servicios se supedita a la comercialización de mercancías importadas, las cuales a lo sumo son perfeccionadas escuetamente(cambio de empaque, ensamblaje menor,etc.), esto reduce a nuestros industriales o empresarios nacionales en "MERCACHIFLES", en este sentido no me gusta invocar a los mercantilistas sino en ocasiones en que de Perogrullo debo citarlos como es el caso nuestro, en que nuestro empresariado lejos de obedecer a la lógica capitalista per se, encontraron la base fundamental de la producción en el intercambio dinero-mercancía-dinero.

Retomando el análisis el funesto escritor de marras plantea un espectáculo fatalista de nuestra Venezuela hoy, agobiada por el hambre, la miseria, la desasistencia, saqueos, con "una pobreza de ingresos llegando al 80%", toda una visión caótica cercana al apocalipsis.

Al respecto, no sé donde carajo se han producido esos innumerables saqueos y revueltas, salvo en contados casos(que si los ha habido) en nuestro país es exagerado plantear una situación de caos consuetudinario y revueltas en espiral de violencia. No debe negarse lo obvio: el desabastecimiento, las colas, la ausencia de mercancías que obedecen a un patrón de consumo impuesto, la ausencia de algunas medicinas, eso existe es verdad, pero nuestro defensor de FEDECAMARAS y el empresariado venezolano actual no hace referencia a la participación de los carteles, oligopolios y monopolios como Polar co. en el desabastecimiento y la escasez, es decir en "La Guerra Económica" así el cuestionado lo niegue. Quisiera que el desventurado Robín Hood bizarro me dijera, ¿Por qué hay harina pan en areperas y comederos?, ¿Por qué no falta el azúcar, ni el café(y aquí tenemos la culpa nosotros)en restaurantes?, ¿Por qué hay pastificios y alimentos de toda índole en comederos y tiendas del Este?, no podemos negar la inefectividad, ineficacia e ineficiencia por parte de nosotros Estado en lo que respecta a productos cuya comercialización depende solo de nosotros(en empresas intervenidas o bajo control estatal en las que se ha detectado desviación en la comercialización, o mal manejo de inventarios o producción, pero ¡carajo! Que tozudez la de este señor en negar que existe una componenda del empresariado venezolano en desabastecer, acaparar o desviar productos enmarcados en el patrón de consumo del venezolano para crear crisis.

Es evidente que nuestra población es sensible en tanto y en cuanto se han establecido en la cultura de consumo del venezolanos patrones aviesos de consumo bajo una sistemática mediatización cuyo fin último es esclavizar totalmente a los diferentes estratos quienes se sientes desabastecidos o inconformes ante la ausencia de tal y cual producto, es decir ausencia total de cultura sustitutiva de consumo, con el agravante de lo que he venido señalando la observancia en nuestra economía de la terrible paradoja de los bienes giffen los cuales ante el aumento desmedido de sus precios experimentan un aumento en su consumo o demanda, y aquí no escurriremos el bulto, nos hacemos responsables de no haber liberado a nuestros coterráneos de esta bizarra cultura de consumo.

Luego restar importancia a la centralización de la distribución de los alimentos de la cesta básica mejor conocido como los CLAP es una falacia, una grosera estupidez, una insensata posición, ¡carajo! Le compraría la idea Doctor Pérez Martí de que el alcance de los CLAP abarcará por lo menos el 80% de la población venezolana(tomando como valida su referencia de que el 80% de la población esta pobre de bienes), acepto que en el aspecto alimentación y su distribución se han colado elementos perversos de nuestro lado, acepto la necesidad de juzgar y sancionar a los responsables de esos delitos como crímenes de lessa humanidad, acepto todas las debilidades y desviaciones que usted quiera citar, pero ¡coño! Ilustre caballero no diga usted que la única medida pragmática inmediata a ser asumida es el control de la distribución de los alimentos que es donde está el nudo gordiano, en los actuales momentos este sistema se ha perfeccionado, sé que es mucho pedirle, emérito, pero de ser posible acérquese al 23 de enero o a Guatire o a cualquier Mercal o Pdval obrero cuando se hagan los operativos de entrega de alimentos para que usted se quede loco de bola de la organización y efectividad.

Por otra parte al señalar usted que el 80 % de los habitantes se encuentran pobres de ingresos usted ignora totalmente(o se hace el pendejo)el salario socialmente necesario que percibe el Venezolano y los elementos que lo conforman :seguridad social, vivienda, educación gratuita, accesos al crédito, recreación, servicios básicos subsidiados, pleno empleo, etc., es que usted cree que el hecho de no poder comprar harina pan, espaguetis y bienes suntuarios es un indicador de pobreza, no joda señor, no se haga el ignorante.

Ahora vamos a las soluciones económicas que plantea usted y que trataré de manera objetiva aceptando o aplaudiendo lo plausible y aceptable y desencarnando lo a mi entender ilógico, demagógico o inaceptable.

Lo primero que debo acotar como introducción es que nuestro país no está quebrado y ni siquiera se aproxima tantito así a la quiebra, compatriota Pérez Martí, nuestras riquezas son inconmensurables a tales niveles que si certificáramos todas las riquezas: petróleo, hierro, oro, coltan, diamantes, bauxita, etc. el alcance en la contabilidad de la hacienda pública ocasionaría una situación excedentaria y de superávit como ningún país lo tendría, y eso es perfectiblemente realizable, y de allí que nuestra base económica de solvencia, liquidez y patrimonial gozaría de tantos ceros que sería difícil denominarlo, y bien sabe usted que connotación tiene eso en términos de lo que a ustedes les agrada rememorar "la riqueza de las naciones", esto nos hace apetecibles ante los ojos del Imperio.

Usted ni de vaina hace referencia al alcance del fenómeno inflacionario en Europa y Norteamérica, ni siquiera menciona el incremento de la pobreza, el hambre, la miseria, el sub empleo, la carencia de vivienda, la imposibilidad de ser entendido medicamente, ni otras falencias que viven los pobres de EEUU y Europa, no usted va derecho al grano, su país, nuestro país.

Compro sus propuestas de desmontaje del control de cambios existente, pero solo para sustituirlo por un control eficiente en el que se siga otorgando divisas preferenciales para bienes esenciales, y se establezca un sistema cambiario de bandas, obviamente es necesaria la repatriación de los capitales mal habidos y sacados del país, evidentemente no se puede abrir el chorro de divisas a los vendedores de vicios, baratijas, trapos y cachivaches, si de esta liberación del cambio se trata, lo acepto, pero no plantea usted la nacionalización de los capitales, el control del comercio indiscriminado de divisas por parte de la Banca y Seguros, la intervención de los mercados secundarios de bienes para evitar la especulación, y la creación de fondos de estabilización monetaria eficientes.

Del carajo lo del amento de la gasolina, se lo compro, pero otorgando subsidio al transporte público y a los transportes de carga de alimentos y bienes esenciales.

Lo de la eliminación de las redes públicas de comercialización de alimentos, ni de vaina Sr. Pérez, seremos pendejos para poder a zamuros a cuidar carne, no podemos transmutar o transpolar la pérdida de valores morales y la inefectividad de algunos funcionarios que han pasado por la cartera de alimentación y relacionados al cese de la función primordial del Estado como buen padre de familia.

En cuanto a la eliminación de los subsidios a los servicios básicos es posible que se lo compre, pero solo si es eliminado a los que más tienen, sectorizando la geografía nacional y otorgando dichos subsidios a las clases más necesitadas incluida la clase media, la liberación de estos subsidios también se aplicará a mercachifles y comercializadores de bienes suntuarios, vaya sacando cuentas a ver en cuanto va ya la disminución de la brecha

Es una verdadera entelequia pensar que los bienes que han experimentado un aumento desconsiderado y grosero bajarían de precio con la liberación del dólar, ¿usted es iluso o se la tira de iluso?, así como sería una pendejada de nuestra parte liberar precios y desproteger el salario, haberse visto semejante barrabasada neo liberal.

Es obvio que necesitamos un endeudamiento externo inmediato, tomando como valida su propuesta de empréstito de 40 millardos de dólares lo tomo como valido, la vina es que no podemos empeñarle nuestra alma al diablo(FM y BM) en los mismos términos en que se dejo engañar Lusinchi o en la manera ex profesa en que lo hizo su ídolo CAP, hay múltiples formas de tomar préstamos considerados sin comprometer nuestra soberanía.

Luego usted me llena de desconcierto cuando asevera lo que ha venido afirmando tanto El Camarada Presidente como todos los pensadores de izquierda de este lado de la trinchera, "la crisis es enteramente artificial", pero de bolas que es artificial y creada y orquestada por el Imperio y sus lacayos incluyendo la OPEP, la desconfianza la han fomentado los que han manejado una calificación de riesgo país jalado por los cabellos.

En el párrafo que usted puntualiza como para finalizar y en el que se refiere a que no hay Guerra Económica, y que los empresarios no pueden incrementar los precios especulativos a voluntad, ni siquiera en el caso de Monopolios, quiero creer que este párrafo lo escribió su secretaria, o quizás un enemigo para joderlo y que usted no se percato de semejante estupidez.

Lo demás expuesto en el contexto de su misiva de verdad no me merece mayor consideración, expresiones yoistas y exaltaciones del ego, arranques y retrocesos, afirmaciones de lo afirmado y negaciones de lo negado, lugares comunes y una excesiva dosis de jalada de bolas y enaltecimiento del capital privado discurso con el que usted pretende edulcorar un discurso golpista de incitación infructuosa a las Fuerzas Armadas leales a la revolución.

¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!

Prof. Henry Hernández Ávila

C.I.5.615-284


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1211 veces.



Henry Hernández Ávila


Visite el perfil de Henry Hernández Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a235185.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO