Superar la crisis agrícola y la escasez de alimentos con soberanía productiva, una deuda a saldar por la Revolución

Presidente Maduro sobre la base de su planteamiento de realizar una revisión y restructuración profunda del Gobierno, mediante un debate crítico y autocritico para superar deficiencias en el proceso revolucionario; y considerando las apreciaciones de reputados analistas no opositores, sobre la lectura de que además del efecto de factores externo en el resultado electoral, la falta de respuesta y expectativas de soluciones prácticas a los problemas económicos y productivos, que afectan el nivel de vida de la población, es en esencia lo que ha de privar en el análisis crítico y autocrítico propuesto

En ese sentido ciudadano Presidente, sugiero una revisión pormenorizada de la Vicepresidencia de Soberanía y Seguridad Alimentaria, del Ministerio de Agricultura y Tierra y del Ministerio para la Alimentación; la operatividad de esta estructura, para el gobierno agrícola, no ha sido capaz de superar las deficiencias productivas, ni asegurar oportuna y regularmente la distribución de los alimentos estratégicos para la dieta de los venezolanos, en las diferentes regiones y poblados del país. Se trata de problemas muy complejos que no pueden depender de operativos; requieren de una planificación rigurosa con la participación de los diferentes actores de las cadenas productivas (agricultores, agroindustria y comercio) con la vigilancia y control del Estado en la defensa de la producción primaria y del consumidor, objetivos básicos de la Democracia Socialista propuesta por la revolución.

En circunstancias menos complicadas que la actual, se generaron discusiones sobre la organización y simplificación de la operatividad de los procesos productivos y la oferta de productos alimenticios a la población. Un planteamiento en dicho sentido fue analizado en momentos de la creación del Ministerio de Agricultura y Tierra, con la sugerencia de que se debería incluir la alimentación, como parte del Ministerio de Agricultura, con un Viceministerio para el problema de la Tierra y el Desarrollo Rural, otro para la Alimentación, además de los consecuentes Viceministerio de Políticas Agrícolas y de la producción y productividad, donde se integraba la planificación y zonificación de la producción, el financiamiento y el soporte tecnológico para los diferentes rubros agrícolas (insumos, costos y precios), bajo el planteamiento de mantener un balance adecuado de la producción nacional con la importación y exportación de productos, como soporte a las dietas balanceadas para la población, y el estímulo en la generación y economía de divisas demandadas por la agricultura

La situación de la poca eficiencia y dificultades en la concertación de políticas para la producción agrícola y la importación de alimentos, está afectado gravemente la producción nacional, con el sucesivo desbalance en los costos y precios de la producción nacional en relación a los productos importados a dólares preferenciales. La necesidad de equilibrar la producción nacional es imperiosa, la demanda de alimentos crece en el mundo y los problemas climáticos tienden a afectar la oferta de productos, en el país hay indicios de afectación con proyecciones preocupantes en el mediano plazo. La conjunción de problemas analizados sugiere en primera instancia innovaciones en la organización de los entes públicos en concertación con los actores fundamentales del proceso agrícola y alimentario

El Ministerio de Agricultura y Tierra, debe ser redimensionado en función de las actividades que demanda la planificación y organización de los procesos claves antes comentados. La amplitud y diversidad de atribuciones de sus Viceministerios e Institutos que lo conforman actualmente, deben ser revisadas, especialmente la participación en la producción directa, para cuyo soporte han tenido que ampliar la nómina burocrática y desviar la atención de actividades claves y pertinentes de sus Instintos, generando grandes ineficiencia. Resaltamos que entre las funciones del Ministerio, deben privar las de mayor impacto en el producto agrícola, con definiciones acertadas en políticas de producción y para garantizar reservas estratégicas para la alimentación del pueblo, sobre la zonificación y distribución de la producción, el riego y saneamiento de tierras, el almacenamiento y colocación de las cosechas, la infraestructura de apoyo a la producción, el financiamiento, la provisión y distribución de insumos y los subsidios a la producción primaria y al consumidor cuando sean necesarios.

Así mismo dicho Ministerio, debe delegar algunas políticas a otras Instancias Gubernamentales, que con mayor pertinencia puedan abordar el apoyo a sectores productivos, que por su magnitud, dispersión territorial y requerimientos de acompañamiento para superar deficiencias en sus variados y complejos sistemas productivos, dificulta el desarrollo de planes inclusivos; nos referimos a la pequeña producción familiar como los patios productivos y otras pequeñas unidades de producción diversificadas

Posiblemente el Ministerio de Las Comunas, por su trato directo con los Consejos Comunales y otras instancias de planificación local, pueda afrontar los retos de organización y apoyo a importantes contingente de familias productoras, las cuales se estiman por encima de 300,000, distribuidas en las más variadas condiciones del territorio nacional; manteniendo la debida sintonía con las políticas del Ministerio, para la canalización de recursos y de personal con orientación para trabajar con este tipo de agricultura, los cuales pueden ser migrados de algunas instancias del MAT, particularmente del CIARA e INSAI y en menor proporción del INIA, que entre sus funciones o tareas relevantes, destaca contribuir con el empoderamiento o apropiación de técnicas y procesos productivos de avanzada (semillas de calidad, bioinsumos, reproductores (as), inseminación, alevines y técnicas de manejo sobre la bioseguridad y sanidad de los productos), por las familias productoras, para dar soporte y potenciar la agricultura sustentable con calidad de productos para el consumo

Sobre la urgencia de algunas decisiones debo informar, que durante el primer trimestre del presente año, el Ministro de turno, solicita apoyo en la organización de equipos de trabajo por rubros, para dar soporte a los planes de producción, en base al análisis de los requerimientos e interacción de factores que determinan los procesos de productivos (insumos, costos de producción, precios de los productos, mercadeo y relacionamiento con la agroindustria). El análisis realizado indicó como limitante para el ciclo de siembra del 2015, la disponibilidad y distribución de semillas, fertilizantes y otros agroquímicos en el momento preciso, previo a la siembra, con sus potenciales limitantes para el 2016, porque los planes de siembra deben ser visualizados con no menos de 2 años de antelación, debido a las variables biológicas y socioeconómicas que están implícita, unido al matiz actual del cambio climático

La disponibilidad de semillas y otros insumos siguen siendo crítico, amerita de planes especiales; en otras oportunidades, se garantizaba la producción nacional de semilla para la mayoría de los rubros, la experticia y capacidad técnica existe, solo hay que recuperarla. Otros aspectos analizados fueron la producción y riesgos en los rubros de origen proteico dependientes de alimentos balanceados, el caso de las aves y cerdos que aportan en su conjunto alrededor del 70 % del consumo proteico de los venezolanos, demandantes a su vez de productos y subproductos agrícolas importados , buena parte de los cuales puede producirse en el país; situación que fue considerada para el diseño básico de una propuesta de zonificación y combinación de cultivos, para evitar competencia por tierras con los rubros de consumo directo por la población.

(1) Referencias sobre el proponente: Ingeniero Agrónomo, Investigador Jubilado del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícola (INIA), con experticia en Evaluación de tierras y Zonificación Agroecológica, e incursiones en planes y políticas para el desarrollo agrícola y la conservación de los recursos naturales, con gestiones en el Gobierno Revolucionario, donde destacan: Miembro Principal de la Comisión de Enlace del Ministerio de Agricultura en la transición hacia el Nuevo Gobierno 1.999; Coordinador de los Proyectos Banderas en rubros estratégicos para el relanzamiento de la Agricultura 1.999-2001, Consultor del Programa Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía del Ministerio del Ambiente 2002-2003, Asesor del proyecto de Desarrollo Sustentable para la Cuenca del río Guárico dentro del enfoque ecosistémico para los Llanos 2004; Asesor de la Presidencia del INIA en Programas para la pequeña Agricultura y Avicultura Familiar 2005, ampliado posteriormente con el apoyo a la programación de investigación, en interacción con planes agrícolas del Ministerio de Agricultura; destacando la coordinación de equipos de trabajo por rubros, para dar soporte al planes de siembra y de zonificación agrícola "007 2015; la participación y relatoría en la elaboración de una propuesta sobre "Aproximación Agroecológica para un Nuevo Modelo de Producción Agrícola en Venezuela" en proceso de Edición



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2210 veces.



Antonio J Sánchez

Investigador Agrícola, jubilado del INIA, Participante y Relator del Trabajo sobre “Aproximación Agroecológica para el Nuevo modelo de Producción Agrícola en Venezuela”

 antoniojsanchezs1@gmail.com

Visite el perfil de Antonio Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: