Haití: ustedes estaban desde antes

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América(ALBA) ha emprendido la edificación completa del sistema de salud pública de Haití como eje de su contribución solidaria con el pueblo de ese país. La propuesta, aprobada por el presidente René Préval en una reunión con el vicepresidente cubano Esteban Lazo, comprenderá la atención médica primaria, secundaria y terciaria y su diseño ha tomado como referente la experiencia acumulada en más de diez años por la brigada médica cubana en el país caribeño. En virtud de este antecedente los países miembros del mecanismo de integración y solidaridad encomendaron a Cuba encabezar el enorme esfuerzo, que ya cuenta con cerca de mil profesionales sobre el terreno, entre médicos cubanos y haitianos graduados en la isla y estudiantes haitianos de quinto y sexto año de la Escuela Latinoamericana de Medicina(ELAM) de Cuba. En breve se les sumarán unos mil egresados de la ELAM de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros países de América Latina que en actitud solidaria ya están llegando a Cuba para partir hacia Haití.

En cuestión de horas después del sismo la brigada médica cubana se reconcentró en condiciones de campaña en las áreas siniestradas y acometió acto seguido la atención a la población afectada, de modo que inició su labor asistencial desde la misma madrugada del 12 de enero a la vez que sin perder un minuto hacía contacto con el personal cubano y haitiano que había quedado disperso en Puerto Príncipe y otros lugares del país y lo dislocaba en los puntos de atención improvisados sobre la marcha. Casi sin solución de continuidad llegaba por aire desde Cuba el refuerzo con integrantes del Contingente Harry Reeve, de médicos internacionalistas especializados en trabajo en zonas de desastre y en atención a politraumatizados que traían consigo toda la dotación de plasma, anestesia y material quirúrgico que cupo en el avión. En la actualidad la brigada labora en tres instituciones de salud de Puerto Príncipe, siete Centros de Diagnóstico Integral(CDI) edificados conjuntamente por Cuba y Venezuela desde antes del terremoto y cinco hospitales de campaña. La agrupación ha atendido a más de setenta mil pacientes con posterioridad al sismo e intervenido quirúrgicamente a varios cientos. Los CDI pronto llegarán a diez, construidos con materiales idóneos y dotados de equipos de alta calidad; cuentan con servicio de cirugía, cardiología, terapia intensiva, laboratorio clínico, radiografía y ultrasonido pero el programa de la ALBA contempla además la creación de hospitales nacionales de especialidades en edificios que se construirán o, en su caso, remodelarán con ese objetivo, aunque sin esperar por las nuevas edificaciones entrarán en operación dentro de pocas semanas en instalaciones de campaña dotadas con equipos de alta tecnología. De modo que el programa comprende tener listo en tiempo récord a escala nacional desde la consulta del médico familiar, pasando por el policlínico comunitario hasta los hospitales de especialidades.

Una vez concluida la asistencia de urgencia a los heridos por el sismo, la atención médica se ha dirigido a la rehabilitación de los operados mediante fisioterapia, a impedir la propagación de epidemias y a continuar con el Programa Integral de Salud que los cubanos realizaban antes del terremoto. Pocos días después de ocurrir el desastre se incorporó a la brigada un destacamento de trabajadores sanitarios cubanos que llevan a cabo labores intensivas de fumigación. A la vez, iniciaron la vacunación de 140 000 personas. Por lo pronto, es incalculable el alivio espiritual que en una situación como la que viven los haitianos puede proporcionar la labor de una fuerza de dos mil trabajadores de la salud con fuertes motivaciones morales. La actividad de los médicos cubanos es complementada por los ocho campamentos integrales que levanta la ALBA, preparados cada uno para alojar a 2000 personas, donde se favorece la autorganización de los damnificados en programas educacionales, culturales, deportivos y de fomento de pequeños huertos. La solidaridad de la ALBA con Haití es muy anterior al terremoto y otro ejemplo brillante es el suministro de petróleo por PETROCARIBE en condiciones preferenciales, y en días recientes la condonación de la deuda contraída con Venezuela.

Ustedes, le dijo Préval a Lazo, no vienen ahora a proponer una cosita y después se van, es que ustedes estaban aquí antes del terremoto.



aguerra_123@yahoo.com.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1895 veces.



Ángel Guerra Cabrera

Periodista, profesor en Casa Lamm, latinoamericanista, romántico y rebelde con causa. Por una América Latina unida sin yugo yanqui. Vive en México, D.F.

 aguerra21@prodigy.net.mx      @aguerraguerra

Visite el perfil de Ángel Guerra Cabrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Guerra Cabrera

Ángel Guerra Cabrera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad




US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a94979.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO