Filosofía i Política

Los Estados Unidos i los derechos humanos

“Por justicia quiero dar a entender el reconocimiento de la igualdad de derechos de todos los seres humanos”

 Bertrand Russell

“De la fuerza a la injusticia no hay más que un paso”

 Confucio

I

  Tenía este artículo por comenzar hace varios días, imaginando un comienzo acorde a los atropellos, invasiones, crímenes legalizados i al cinismo, la burla i el irrespeto a todas las leyes posibles en el mundo, cuando una noticia aparentemente secundaria, nos muestra el rechazo i el odio justificado que la mayoría de los países del orbe i sus habitantes ofendidos i humillados, deben tener contra el Imperio más infame i extendido de la Historia Universal, así con mayúsculas. Se trata del hecho protagonizado por el periodista i comunicador de televisión, el Lic. de la Facultad de Información de Bagdad  Montazer Al Zaidi, cuando en el colmo de indignación ante la cínica sonrisa del presidente entonces de los Estados Unidos de Norteamérica, Mr. George  W. Bush, haciendo no una Visita de Estado, sino un “toque de sorpresa” para despedirse del país que casi ha destruido, habíase convocado una rueda de prensa, el 14 de diciembre de 2008 acompañado por el Primer Ministro Iraquí Nuri Mailiki.  Al Zaidi que según una noticia tiene 27 años i en otra 30, lanzó sus zapatos, sus “Kundares” (si así es el plural de kundar como se dice zapato en irakí) gritándole “este es el beso de despedida, perro” que el vaquero tejano pudo esquivar, aunque la noticia dice como si fuese parte de la ofensa, “golpeando entonces la bandera norteamericana”. El periodista que había visto la inmensa destrucción de su patria, la muerte por bombardeos i ametrallamientos de viejos, mujeres i niños; que estaba enterado de las torturas en prisiones de los invasores, que sabía de las miles de mentiras sobre las “armas de destrucción masiva” que poseía Hussein i  fotos de las torturas i el genocidio hemos visto en todo el mundo; las violaciones de sus mujeres i niños; él había padecido secuestros i en la guerra perdido dos de sus hermanos; el saqueos de sus museos, por robos descarados que luego van a museos de occidente, i en fin la implementación de terrorismo o barbarie como en los tiempos de Alejandro, Atila, Gengis Khan, etc., no tenía derecho alguno de estar indignado, enfurecido i conformarse solamente con perder sus zapatos, como tratando de aplastar a una cucaracha. Ha sido, entonces, condenado por la “justicia iraquí a tres años de prisión, cuando lo han debido condecorar con un par de zapatos de oro”; empero, sabida la sentencia absurda i apelable, el presidente Bush ha “ladrado” desde su Imperio: “no tengo nada que ver, eso corresponde a la justicia iraquí” mientras se emborracha plácidamente, con bellos gestos como vimos en Beijin. I el mundo sigue, como si nada; pronto olvidará a este mártir que sufre por valiente i por patriota, igual que los 5 cubanos inocentes que llevan 10 años presos en los Estados Unidos sin delitos cometidos en la gran “democracia” del norte.

 Pues bien, este país de pueblo indiferente, con clases sociales distintas, sin relaciones entre ellas, i imbuidas en los falsos valores del capitalismo, tienen similares problemas a los demás países de la tierra, (entre otras cosas, millones de pobres i sin luchas de clases) ahora se derrumba o está en conmoción, mientras la economía del dios mercado fracasa, el desempleo crece por millones i los damnificados sin casas i sin dinero también son millones. De modo que el  poderío bélico (que la suerte i la guerra los favoreció con talentos europeos) todavía les sirve para meter miedo i seguir cometiendo miles de atrocidades i actos de terrorismo de Estado en toda la Tierra. Por eso estimo que, desde Lincoln (que tuvo más conflictos internos por resolver i sin embargo lo asesinaron) hasta el presente, no ha habido ni uno solo que no haya lesionado de alguna manera al planeta i a todos sus habitantes por la apetencia de sus riquezas naturales; i no ha habido ninguna guerra que no hayan promovido o protagonizado para desgracia de muchas naciones. Las guerras, aunque perdidas casi todas, sin embargo han sido estupendos negocios i oportunidad de invasiones i saqueos, como ahora hacen en Irak i Afganistán, i con la vista puesta en Irán i Venezuela. Con los Kennedy, por ejemplos, que nos parecían los buenecitos como aquí con Raúl Leoni, hicieron fechorías como la Invasión en Bahía de Cochinos (John); i ambos (John i Robert), en la vida cotidiana, posiblemente fueron autores intelectuales en el asesinado de Marylin Monroe, presentado como suicidio. Por eso se complacen en creerse dueños del mundo. Para eso tienen a la CIA i miles de ONG, infiltradas en todos los países i en algunos, arbitrariamente bases militares como en Colombia, Ecuador i Cuba en América. En Colombia, lo declaró aquí una Senadora, tienen no una ni dos bases militares, sino muchísimas i perros policías como el Ministro de Defensa Santos. Son realmente la Policía del mundo, pero tipo o estilo GESTAPO. De eso nos estamos sacudiendo, pero ya es el máximo descaro creerse árbitro de la justicia, la moral i la ética. El diablo predicando la moral. Policía, entonces, tipo o estilo Inquisición. Recordemos los lavados mentales que hizo el senador MC Carthy con la mentira del comunismo; todavía en Venezuela tiene alumnos aventajados. A todo recurren para dominar. Franklin Delano Roosevelt no tuvo ningún prurito en sacrificar en Pearl Arbor parte de la flota del Pacífico i unos tres mil soldados, para buscar un motivo de entrada en el negocio de la Segunda Guerra Mundial, que luego traería el negocio del Plan Marshal; i este vaquero inculto que acaba de dejar la Casa Blanca pero sigue mandando al morenito que, si se menea raro lo matan, sacrificó el Trade Center o Torres Gemelas i a miles de compatriotas, para justificar una guerra extendida contra el supuesto terrorismo, siendo los Estados Unidos el primer país terrorista del mundo i de paso el primer consumidor de drogas, además de refugio de los peores terroristas como Posada Capriles i Carlos Andrés Pérez.

 ¡Este monstruo es, señores, el árbitro que certifica si algún país atenta contra los Derechos Humanos! ¡Qué autoridad tienen los USA (con sus amadas siglas en inglés) para ser Juez del Mundo, cuando hasta ecológicamente es el Primer Delincuente del Mundo!

                                                    (Continuará)

robertojjm@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2552 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad




US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a74246.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO