¿Qué se va a hacer?

Más y más me parece más y más evidente, o claro, que así como mi madre Indígena siempre nos decía, de que uno siempre merece lo que tiene (no es igual que cosechar lo que uno siembra, pero es parecido), bueno, hoy me parece que este concepto práctico de la vida se aplicaría perfectamente a nuestra Venezuela.

Mientras a través del mundo los trabajadores esclavizados, abusados, y maltratados por las clases dominantes de sus respectivos países se lanzan a las calles a protestar contra los abusos de esas clases dominantes y hacen huelgas nacionales paralizando el país con el fin de exigir el debido y merecido respeto, aquí en Venezuela, nadie hace absolutamente nada para paralizar la sociedad y exigir lo mismo.

¿No se dan cuenta los venezolanos y las venezolanas que al paralizar le país, las clases dominantes minoritarias y fundamentalmente vagas --- y generalmente profundamente ignorantes en términos de la vida cotidiana --- no tendrían nadie para lavarles sus interiores sucios, o para recoger el semen y sus condones usados de sobre las alfombras en sus hoteles de lujo, o para lavar sus pocetas llenas de vómito de tipo Johnny Walker?

Yo no sé, este asunto es muy complejo, y me enferma pensar en eso, pero, entre las posibilidades para explicar este fenómeno, tal vez que:

1- el venezolano no cree que está siendo esclavizado

2- el venezolano no cree que merece respeto (o sea, piensa que es un animal)

3- el venezolano no tiene bolas.

Yo no sé …

Pero, bueno …

Dios mío …

Con respecto a este monumental desastre y decadencia social que tenemos hoy aquí en Venezuela, todos mis vecinos, y ahora yo, ando repitiendo como un zombi cada dos o tres minutos:

"Bueno, qué se va hacer."

"Sí Dios quiere."

"Inshallah."

"God willing."

"Bein, qu’es’q tu veux faire." (en quebecois)

Bueno …

Para que vean por qué ahora (más abajo), desde hace unos meses ya, y probablemente por el resto de mi existencia aquí en Venezuela, repito estas cosas tantas veces al día en mi cabeza y frente al espejo como un zombi enamorado de lo invisible e inalcanzable … así como han estado haciendo la inmensa mayoría de los venezolanos y las venezolanas desde hace 500 años … párense en cualquier lugar de Venezuela donde haya mucha gente y cuenten cuantas veces esas cosas o cosas similares son repetidas, y verán a qué me refiero, ¡es espantoso! …

Bueno …

Estoy en cama muy enfermo desde noviembre del 2019, con algunos episodios de recuperación temporal de algunas semanas por aquí y por allá, pero sin medicamentos porque en este país no se consiguen, mientras tanto, han muerto 3 de mis vecinos en los hospitales del Estado debido a la falta crónica y criminal de medicamentos, se murieron de sepsis porque no habían antibióticos en los hospitales porque los empleados del Estado, incluso los médicos y las enfermeras (conozco a dos que hacen eso) los roban para revenderlos para compensar sus salarios de esclavos, menos de $30 al mes en muchos casos, además ando con una pensión de $15 al mes que antes fue de $500 al mes, pero que el actual jefe de Estado venezolano y su gobierno decidieron que no lo merecemos (hicieron igual con los salarios), además, me han tratado de atracar dos veces a mano armada estando enfermo, pero soy experto en artes marciales, entonces pude salvarme, y mis vecinos me han robado todas mis tuberías de agua, y por eso ya no tengo agua vía tuberías, aunque desde hace 4 años no nos ha llegado ni una sola gota de agua vía las tuberías, también me robaron un soldador eléctrico, un esmeril, y un montón de otras cosas, incluso dinero en efectivo que yo les presté por ser tan pendejo, o sea, por ser buena gente, inocente, honesto, etc. … y no he tenido internet de calidad suficiente para trabajar (redactaba patentes vía el internet para generar mis ingresos) desde mitades del 2014, además nunca después del 2014 pude llamar a mi madre por teléfono como lo solía hacer por lo menos una vez la semana, y ahora se murió (2021), solo porque este gobierno decidió a partir del 2014 de quitar del sistema telefónico todas las llamadas de larga distancia excepto vía algunos pocas líneas privilegiadas que yo jamás pude tener porque no tengo ni palanca ni dinero, además, se me han quemado 7 u 8 computadoras estos últimos 8 años debido a por lo menos 100 apagones monumentales y por lo menos 15.000 fluctuaciones eléctricas muy graves en 9 años, es más, el Estado me ha robado hasta 15% de mi dinero de flujo solo en transacciones cambiarias, además de permitir que exista la hiperinflación que me quitó un promedio de hasta otro 30% (y hasta 90%) del valor adquisitivo de mi dinero … y fui muy violentamente secuestrado, torturado, y casi matado a machetazos en Guiria en el 2015, donde entre mis secuestradores había por lo menos un policía del Estado venezolano, solo porque querían robarme mis dólares que no tengo ni jamás tuve, solo porque me parezco a un extranjero (lo soy aunque también soy venezolano), lo cual en esta sociedad colonial, una sociedad hoy tremendamente retrograda bajo el mando del actual jefe de Estado venezolano, significaría ¡DÓLARES!, el principal Dios de esta cultura, donde además mis propios vecinos allá en Guiria me robaron la casa completa con todo adentro después de haber sido secuestrado (creo que ellos mismos montaron el secuestro, todo por ¡DINERO!), y, después en el 2020 recibí amenazas de ser desaparecido por gente [asociada] directamente o indirectamente al actual jefe de Estado venezolano, solo por divulgar verdades, además, bloquearon el único medio de comunicación donde escribo (Aporrea), y sigue bloqueado, y ayer tuve que regañar a un niño de unos 11 o 12 años de edad que estaba levantando a su hermanita de unos 5 o 6 años de edad por la cabeza, casi quebrándole el cuello … además, él estaba dándole vueltas a su hermanita en el aire muy violentamente sujetándola por los brazos, golpeándola contra un carro, como si ella fuera hecha de plastilina … como si estuviera copiando comiquitas … como que ¿nadie sabe nada en este país?

Y lo peor es que, yo no soy el único que está viviendo este desastre así, de esta manera tan miserable y decadente, no, hay millones más que están viviendo sus vidas aquí en Venezuela de manera mucho peor que yo --- conozco a muchísimos ya que yo no ando con las clases media aquí en Venezuela, solo ando con los más pobres y con la gente que vive en la calle ---, además, hay por lo menos 7 millones que por eso mismo se han ido de este país de manera desesperada (conozco a muchos que se han ido), y siguen yéndose, así como yo también lo haré cuando pueda.

Bueno …

Yo en cama, medio paralizado, mirando al techo …

¿Qué se va a hacer?

NOTA APARTE: Me pregunto de dónde los escritores aquí en Aporrea que apoyan al actual jefe de Estado venezolano o que le hace excusas, sacan su dinero, ¿o será que son todos unos masoquistas? No entiendo, debe ser que soy bruto, o algo así.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1272 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social