Mientras EEUU viola en su propio país flagrante mente los DDHH, Bachelet y Almagro solo tienen ojos para Venezuela

Mucho se ha dicho sobre este controversial tema, que involucra desde luego y de manera directa las actuaciones que ha venido teniendo el presidente Donald Trump, a todo lo largo y ancho de su gestión frente al imperio. No ha pasado en día que a Trump no se le critique por sus malvadas actuaciones, que lo llevan consecutivamente a violar los derechos humanos (DDHH) casi diariamente.

Trump, como buen republicano, apeló de manera inmediato al uso de la fuerza para gobernar, no solo su país, que está hastiados de sus desafueros, sino en contra de las demás naciones del mundo a quienes quiere someter como si fuera su genuino monarca.

A grandes rasgos, el perverso mandatario norteamericano, no más al llegar a la Casa Blanca, comenzó sus desquiciadas actuaciones en contra de los inmigrante mexicanos, que son en definitiva la mano de obra barata que trabajan las tierras y el campo de ese país, al extremo que ordenó construir el muro que separa a México del suelo norteamericano, pero de paso pretende que sea el gobierno azteca quien pague los costos de la obra.

El mundo en pleno no podrá olvidar jamás como Trump ordenó meter en jaulas, como propios animales salvajes, a niños mexicanos, solo porque sus padres fueron sorprendidos junto con ellos tratando de pasar a suelo estadounidense en procura de buscar mejores niveles de vida. Y no, precisamente, de manera gratuita.

Pero no conforme con ello, ante la debacle que registra el imperio en su economía, avasalla, amenaza, invade e impone sanciones y bloqueo a un sin número de naciones, haciéndose notar, sin que nadie les haya dado esa potestad, como el policía del mundo, violando consecutivamente los DDHH.

Como ejemplo tenemos a Cuba, que lleva más de 60 años soportando todo tipo de imposiciones, solo porque no se ha arrodillado a las políticas perversas que se fraguan desde la Casa Blanca.

Ahora el imperio arremete de manera criminal en contra de Venezuela, porque su sistema de gobierno es un claro ejemplo para las demás naciones del planeta, que desean interconectarse en un mundo multipolar, en igualdad de condiciones.

Más de 40 mil compatriotas venezolanos han fallecido producto de las sanciones y el bloque que el imperio le ha impuesto al país de Bolívar y Chávez, en clara violación a los DDHH. Mientras todo esto ocurre la representante de los DDHH en la ONU, Michel Bachelet, se hace de la vista gorda.

Igualmente Luis Almagro, frente a la OEA, desestima todas las políticas coercitivas que el imperio le viene imponiendo no solo a Venezuela, sino también a otras naciones, como es el caso de Irán, Siria, Irak, Afganistan, incluyendo incluso a Rusia, China y Corea del Norte.


Es evidente que EE.UU es un consecuente violador de los DDHH. Solo en Cuba los viola a diario, sobre todo en Guatánamo, en donde permanecen presos latinos y sobre todos hombres de raza negra, humillados y maltratados con los más feroces castigos.

El imperio, y no hay duda de ello, a todo lo largo de su historia solo ha sembrado odio, rabia, frustración y muerte, sin que hasta ahora deje de hacerlo.

Una activista de los DDHH acaba de asegurar que las manifestaciones violentas que desencadenaron la muerte deliberada del afro descendiente, George Floyd, a manos de un policía blanco, son producto del aprendizaje que el propio imperio ha impuesto en la sociedad norteamericana, desde la misma colonia, que acabó con el futuro de las tribus genuinas y dueñas legales de ese país.

Pero al imperio poco le importa además la salud del planeta…se ha constituido, al lado de otras naciones en desarrollo, en el verdadero responsable del recalentamiento global que afecta al globo terráqueo…sin embargo, por órdenes de Trump, el imperio desestimó el Tratado de Paris, que busca preservar al planeta como herencia y legado de las futuras generaciones.

Hoy Estados Unidos debe enfrentar una fuerte crisis que solo el mismo ha generado en su contra, solo porque profesa el odio, la agresión, el mal, en contra de su propio pueblo.

Trump, equivocadamente desestimó al coronavirus, por ello el imperio también ocupa el primer lugar con mayor número de víctimas generadas por la pandemia que azota al mundo. Pero además ante la manera criminal como trata a los afro descendientes, ha hecho que esa nación esté hoy en día encendida por los cuatro costados. Mientras todo esto ocurre, Bachelet y Almagro solo tienen ojos para Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 782 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: