El que se burle de un preso no merece llamarse humano

Una sociedad, un gobierno, tendrá la calidad, la altura de su trato a los presos, a los comunes, pero principalmente a los políticos; de todas las señales posibles es el trato a los presos la síntesis de su
calidad humana.

Ayer nos sorprende la detención por unos encapuchados de un vehemente dirigente de la derecha. Lo capturaron en la puerta de su casa y desapareció, su familia sufre, el país duerme. Ahora aparece desconcertado, desnudo, obedeciendo las órdenes de alguien que lo veja, lo filma y la película es exhibida en la internet. El joven no fue juzgado, pero sí sentenciado, fue sentenciado a ser humillado, postrado, exhibido. Este joven, requesens, es la muestra clara de la deriva fascista de este gobierno.

Es común, se hizo costumbre, que a la oposición, sea de la derecha o sea disidencia dentro de las filas chavistas o maduristas, los desaparezcan los cuerpos policiales encapuchados, anónimos, impunes, y es común que los presos sean enterrados en vida, maltratados en calabozos sin sol, sin visita, aislados, con comidas irregulares, sin juicio, sin sentencia, sin imputaciones conocidas, claras, violando derechos humanos y legales. Y es común que nadie proteste estos hechos, muchos los festejan; al contrario, el linchamiento moral, la persecución, alimenta la peste que habita a muchos. Hasta el presidente se burla de la angustia del preso, articulistas le hacen comparsa. Nadie dice nada, el fascismo avanza en los corazones pútridos.

El trato a los presos es señal clara de un gobierno represivo, fascista, pero ¿por qué el gobierno tiene esas características? El capitalismo necesitaba borrar, aplastar, el espíritu libertario que surgió con Chávez, ese es su objetivo central. De esta forma, el enemigo principal de este gobierno no es la derecha, ni siquiera la ultraderecha, con esos se sienta, le tiende la mano, los adula para llegar a un pacto de entrega conjunta de la riqueza social a los capitalistas. Su enemigo principal es el Chavismo. Al Chavismo verdadero, el del Plan de la Patria, el del Socialismo no le da tregua, lo desacredita, lo persigue hasta la raíz, lo odia y al mismo tiempo lo teme, es un obstáculo para sus planes se subastar la Patria, entregarla al capitalismo, un mal ejemplo para la región.

Su enemigo principal, también, es el Chavismo que habita el corazón de la masa humilde, necesitaban dejarla sin conducción, sin el prestigio chavista, por eso desacreditan a los líderes chavistas, y usan el terror, el miedo para aislarlos. El que sea chavista verdadero, el que denuncie la entrega de la Patria, la privatización de PDVSA, la traición al pensamiento, al legado de Chávez, al Socialismo, ese no tiene ni paz ni cuartel, apesta, que nadie se acerque, todo el que tiene relación con chavistas es sujeto a persecución, es criminal, recordar al Chávez verdadero es anatema.

Impresiona, asombra, cómo la historia se repite, el fascismo llega sobre el silencio de los justos. Hoy en Venezuela, ante la barbarie, los intelectuales callan, los militares callan, la dirección del PSUV calla, la constituyente calla... cuando hablen ya habrán perdido a su alma, será tarde.

elaradoyelmar@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2356 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /ddhh/a267651.htmlCd0NV CAC = Y co = US