La frontera con Colombia es un asunto de todos y todas, pero también del Estado Gobierno

1. Lo primero que debemos manifestar es que nuestra frontera con la República de Colombia está desasistida, deprimida y abandonada por parte del Estado Gobierno venezolano, entregada toda a la delincuencia organizada que se dinamiza o cambia de configuración por las diputas internas de estos grupos por el control de sus espacios. Pero esta dinámica socio económica militar de una u otra manera la determina la política expansionista guerrerista de la rancia oligarquía santanderiana aliada históricamente con los intereses de los grupos económicos norteamericanos. Oponiéndose así esta oligarquía colombiana a la doctrina bolivariana que combate desde tiempo de Bolívar la doctrina imperial que pretende de que América toda sea de los Norte Americanos.

A este doctrina es a la que obedece los Gobiernos Uribe/Santos, pero ha sido combatida sostenidamente desde tiempos de Gaitán por el pueblo colombiano, y externamente por todos los pueblos de América y el Caribe.

Internamente es combatida porque despojó de sus tierras a los campesinos y de sus derechos a todo el pueblo colombiano, que con la firma del TLC con Estados Unidos y Canadá su vida se ha mercantilizado.

La doctrina monroista seguida por los gobiernos oligárquicos colombianos también es combatida externamente por los pueblos y organizaciones sociales de toda América y el Caribe. Y por los Gobiernos de algunos país que se niega ser el patio trasero de los Estados Unidos como Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba entre otros. De allí vienen las amenazas de Obama y Trum, la pretendida ocupación o invasión a Venezuela, el bloqueo, las bases militares gringas en Colombia, en Aruba y Curazao, el contrabando, la escases, la desaparición de la comida, de la medicinas, la moneda; el dólar “tudey”, el “bachaqueo”, las “guarimbas”, el saboteo eléctrico, el hurto de cables, de la gasolina, entre otras acciones propias de una guerra de cuarta generación.

2. La República Bolivariana de Venezuela carece hay de una política de frontera nacional, regional, ni mucho menos municipal; dicha política la hace la delincuencia organizada. La frontera es tierra de nadie. Todo está permitido en estos municipios fronterizos del Sur del Lago, de Perijá, Lozada y de la Subregión Guajira. No hay proyectos para darle respuestas y encauzar la vida económica, social y cultural de manera honrada. La destrucción a la naturaleza no tiene control alguno, los bosques vienen desapareciendo para darle paso al paso para la ganadería y a la venta de madera para los aserraderos ubicados en los poblados más grande o capitales de municipios; sus aguas contaminadas como las del río Guasare, y cada vez más escasas en los causes de los ríos, su fauna extraída, y la casería sin control alguno por parte de la Guardería Ambiental de la GNB o los llamados Consejos Comunales.   

3. A no existir planes económico socioculturales fronterizos, salvo explotar carbón, ni atención a las comunidades campesinas e indígenas estás, principalmente sus jóvenes, se van incorporando a la estructura y a la dinámica de la delincuencia armada organizada, al abigeato, al traslado y pase de miles de vacas a pie por  los caminos y veredas montañosas de Guasare a Majayura, de Machiques a Codazzi o a Becerrir, del traslado de todos de queso y carne de chivo y ovejo de la Plaza de Carrasqueo a los mercados de la Guajira colombiana, de cuero de burros para el uso de su cebo para camuflar la droga al olfato del perro policía.

Muchos son los camiones 750 que salen a las 3 de la mañana de los barrios de la parroquia Idelfonso Vázquez municipio Maracaibo rumbo a Maicao, Puerto Rosa…cargando adobe rojos, o con chatarras con cobre, aluminio, hierro, o con mesas, tobos y sillas plásticas. Y mucho son los carros y camiones trasladando gasolina.

Ahora bien todas esas actividades cuentan con la colaboración y participación de altos efectivos de la GNB, del Ejército y de las distintas policías del Estado venezolano. Sin esta entrada millonaria de dinero a estos efectivos militares y policiales poseedores de sueldos devaluados ya hubiesen tumbado al Gobierno ante el hambre y la desesperación familiar. Esto es válido también para el pueblo que “bachaquea”, sin ánimo de justificar tal conducta delincuencial y anti patria, pues en esta labor de corrupción se han sumado maestras que faltan a clase por llevar producto o carne a Maicao, o a vender las Canaimitas de los niños de su escuela.

Esta estrategia colombo norteamericana viene destruyendo no sólo la economía y el símbolo monetario, sino el tejido social y la moral de los pueblos, comunidades y sectores sociales del estado Zulia, por decir sólo un nombre, ya que esto es válido para Venezuela toda. Está etapa es necesaria y previa a la ocupación de Venezuela por los Estados Unidos con la participación directa de los ejércitos de Colombia, Brasil, Guyana, Perú entre otros tantos de la costa del pacifico. El estamento militar y policial está penetrado por estos factores delincuenciales fronterizo colombo venezolano.

Por esta razón la frontera no sólo es un asunto de todos y todas, sino también del indiferente Estado Gobierno. A toda esta nos preguntamos que dice al respecto el General Izquierdo Torres, Ministro de Frontera.            

 

  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 470 veces.



Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sociedad Homo et Natura

Sociedad Homo et Natura

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ddhh/a252968.htmlCd0NV CAC = Y co = US