A propósito de ser ciego

A la opinión pública: ¿Quién es Javier Antonio Vivas Santana?

Ante los constantes ataques que he recibido en los últimos meses por parte de un grupo de fanáticos, desadaptados o simplemente terroristas enviados por huestes del gobierno, cuyas conductas revelan lo peor de la combinación fascista, nazista y estalinista, es decir la típica acción madurista, no sólo vía correo electrónico, (en donde he sido definido hasta de "indio ignorante" o "ciego" lo que me hace sentir enaltecido), sino con ataques a mi integridad y una nueva amenaza de muerte, en esta oportunidad con violencia física por parte de los esbirros del gobierno, es conveniente dirigirme a la opinión pública.

En mis 46 años de edad, he ejercido 25 de ellos en la docencia, (19 en el ejercicio de la administración pública) y los últimos 12 de ellos como educador al servicio del Estado. Lo insólito de esto es que así será de aberrante la exclusión y retaliación en contra de quienes disentimos de este "gobierno", que mientras Maduro habla de "constituyente educativa", a pesar de contar con tales años de servicio, fundamentados en dos pregrados, una maestría y un doctorado, con todos esos estudios realizados en educación y efectuados en universidades del Estado, además con centenas de artículos publicados en diversos medios y revistas arbitradas en el área filosófica, epistemológica y pedagógica, y una tesis doctoral publicada en Europa, después de ganar un concurso académico, todavía soy "contratado" por el Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE), pero Maduro habla en un "acto" de graduación de "especialistas" que Venezuela tiene una "educación de calidad"

O sea, desde el MPPE no sólo desconocen nuestros estudios y aportes al espacio del conocimiento, sino que nos relegan a la más baja calificación profesional, ignorando años de servicio y los estudios de postgrado (para evadir los ajustes y bonificaciones salariales derivados de la contratación colectiva), más aún, cuando hemos servido en todos los niveles educativos en las áreas de ciencias sociales, castellano, idiomas (inglés y latín), metodología de la investigación, entre otras áreas del pensamiento, desde el nivel más básico de primaria hasta doctorado, quedando en evidencia la persecución de la cual he sido objeto tanto por el actual "ministro" de educación y coordinador de la seudoconstituyente convocada por Maduro, como por sus predecesores.

También dejo claro que durante 2016 tuve la oportunidad de cursar estudios postdoctorales en el exterior. No obstante, cuando solicité permiso ante la sede central del MPPE, la respuesta fue que ante mi condición de "contratado" no tenía el privilegio de año sabático, salvo que la máxima autoridad firmara tal "concesión", o en su defecto, tenía que renunciar a mis funciones como docente de tal "ministerio". Verbigracia, todos los ministros que han pasado por allí, desde mi ingreso al MPPE se han encargado de violar sistemáticamente todos mis derechos laborales.

Además de lo anterior, tengo una condición de discapacidad pública y notoria, visión nula del ojo izquierdo desde hace casi tres décadas, (cuya enfermedad fue diagnosticada en su momento, por quien con el paso de los años se convirtió en el oftalmólogo personal del presidente Chávez) y una permanente disminución visual del ojo derecho. También desde mi infancia he confrontado problemas de epilepsia, los cuales siempre mantuve controlados mientras podía acceder al tratamiento adecuado con anticonvulsivos; pero que en los últimos tres años, al igual como sucede con millones de compatriotas, no existe mes alguno en el cual no tenga una crisis convulsiva, porque simplemente no encuentro los medicamentos. No voy a entrar en detalle sobre las órdenes que ha dado el gobernador de Nueva Esparta a sus "directivos médicos" para que me nieguen esas medicinas en caso de que en algún momento, pudiesen llegar a las instituciones públicas de salud. Supongo que para el "defensor" del pueblo, esto no es una violación sobre mis derechos humanos, sino una "percepción" desviada que tengo en relación con maltratos individuales.

Pero si bien lo anterior, es algo personal que nos afecta, lo que más nos duele es que vivimos en carne propia las necesidades de miles y miles de estudiantes quienes desde escuelas, liceos y universidades se han quedado sin el derecho a recibir alimentación en sus instituciones educativas, lo cual ha elevado la deserción en niveles nunca vistos en el país, mientras Maduro demagógicamente habla de un 90% de matrícula educativa, lo cual no sólo es una evidente mentira, sino que lo hace con dolo. Además pasa en cadena nacional, la destrucción de un plantel por parte de supuestos actores de la oposición (lo cual rechazo), cuando tenemos cifras que revelan que el 74% de la infraestructura escolar se encuentra en pésimas condiciones, por no decir, que no se encuentran aptas para la praxis de la educación.

Asimismo, es vergonzoso escuchar a Elías Jaua cuando afirma que existe una educación "gratuita", cuando miles de planteles no tienen transporte, los estudiantes carecen de útiles escolares y, ni siquiera funcionan filtros de agua, o hablar que existe "seguridad" en esos espacios, cuando la delincuencia no sólo los ha desmantelado con los pocos bienes que tienen, sino que pandillas, colectivos armados y traficantes de drogas se han adueñado de los alrededores de la mayoría de escuelas y liceos, sobre todo aquellos que se encuentran en las zonas periféricas Para qué hablar de los miserables salarios que perciben los docentes, o las escuálidas pólizas de seguro que tiene el magisterio, que apenas alcanzan para cubrir unas horas en la camilla de una emergencia en un centro asistencial privado, ante el colapso de la red pública de salud y, la quiebra del instituto de previsión social que atiende a los maestros.

Maduro y su "ministro" de educación tienen en su lexis la misma proporción en que han convertido la educación: bazofia, bazofia y más bazofia. Tal vez por ello, se quejan de las "bom-bazofias" con las cuales han atacado a la guardia nacional en los últimos días, porque conocen perfectamente el aroma que se destila ante todo lo que han destruido en el país.

Por lo pronto, Javier Antonio Vivas Santana, no dejara de escribir ni exponer sus ideas porque bradifrénicos y zascandiles maduristas intenten amedrentarnos. La verdad será dicha y el pueblo es testigo del hambre, la pobreza y la miseria que está viviendo, en el medio de una atroz neodictadura que no logrará imponerse ante la voluntad de los venezolanos. A propósito de ser ciego, Quien tenga ojos que vea.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6353 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US Y ab = '0' /ddhh/a245866.htmlCd0NV CAC = , co = US