Ética médica o muérete si no pagas

La eticidad del acto médico no ha sido inmodificable, rígida, sino que ha sufrido cambios con el paso del tiempo. No puede pasar inadvertido, sí, que luego de lo aportado por los médicos hipocráticos, la suerte de la Ética Médica no estado propiamente en manos de los mismos médicos.

La infeliz demostración de ética médica demostrada por la galena de la Clínica Ávila en el caso del combatiente de pedigrí Jorge Rodríguez; trae a colación una serie de consideraciones: más que la obligatoriedad, o no, de las clínicas privadas de prestar atención médica de emergencia a un paciente está el hecho de la necesidad que tiene el estado de privatizar o no la medicina; para que el paciente logre la atención que nerece.

Ya es tiempo que la asamblea venezolana legisle para terminar con el ejercicio de la profesión médica como una actividad corsaria dirigida al enriquecimiento personal de una casta que se cree privilegiada, enriquecimiento que a base de las miserias de los pacientes… Cuantas familias han quedado materialmente en la ruina por tratar de salvar la vida de un familiar ante la ambición desmedida de las clínicas privadas y médicos corsarios... y lo que es peor cuantos padres de familia, madres, ancianos o niños han encontrado la muerte al serle negada la entrada en el hospital más cercano a un suceso por no contar en el momento con don o tres docenas de millones que le exigían para poder darle el servicio; y verse obligados a comenzar un “ruleteo” entre clínicas públicas o privadas.

Los hospitales y clínicas privadas deben ser intervenidos (expropiados, adquiridos o alquilados) por el estado; quienes fijará las tarifas a cobrar de una forma escalonada según los ingresos de sus pacientes y/o una investigación social del los mismos; los establecimientos serán administrados por cooperativas de sus propios empleados y trabajadores.

La profesión médica debe ser declarada utilidad nacional y bien social, y los médicos deberán pasar a ser empleados del estado devengando un BUEN sueldo de acuerdo al tabulador existente para profesiones equivalentes (Ingeniería, Derecho, Economía) y con montos escalatorios acordes con sus estudios de mejoramiento profesional, experiencia, años de servicio y beneficios sindicales. El ejercicio libre de la profesión debe estar reservado a profesionales que cuenten ya con su doctorado (NO antes), y sólo en el caso de especialidades clínicas (NO quirurgicas), y ese ejercicio libre deberá estar sujeto a un tabulador de cobros emitido por las autoridades competentes; todo médico a nivel nacional sea cual sea su condición deberá prestar por lo menos un 25% de tiempo de servicio social módulos médicos de barriadas, Barrio Adentro, hospitales de emergencia etc.

Yo creo que de esta forma se acaban los abusos como el que le ocurrió al camarada Rodrigues; y acabamos con ciertos privilegios elitescos que se han auto otorgado ciertos sectores médicos del país que como aquellos “tecnócratas” de PDVSA han prostituido el apostolado médico, permitiéndose el derecho de creerse dioses.

O pagas o te mueres… que no hay otra…

Nos seguiremos viendo en las teclas,

JotaDobleVe
JWekker@GMail.com
http://simon-bolivar-org.blogspot.com/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5950 veces.



Jota DobleVe

Activista venezolano-holandés. Alias Jota Dobleve.

 jotadobleve@gmail.com      @JWekker

Visite el perfil de J.W. De Wekker Vegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad