La voz de la altura

Hoy 1 de Octubre conmemoramos el primer aniversario del cobarde y vil asesinato del joven Mártir Robert Serra y su Compañera María Herrera, crimen realizado con saña, ventaja y alevosía por paramilitares enviados y dirigidos por el “Narco Paraco” Álvaro Uribe Vélez.

A sus 26 años, en esa edad, Robert era una esperanza, una gloriosa realidad.

La terrible muerte y angustioso martirio, causado por sus verdugos dentro de su hogar, la realizaron sin armas de fuego, para mantener el silencio entre sus vecinos y así no ser descubiertos.

Quienes cegados por la envidia de su verbo y encandilados por el brillo incorruptible de su juventud, planificaron monstruoso crimen a este par de jóvenes, glorias prominentes de la patria.

Su figura se proyecto por un momento no mas en el horizonte de la patria, a la hora suprema de la lucha revolucionaria que nos marco el eterno cte. Chávez; jamás su nombre quedara en el olvido, entre himnos de alabanzas y las lagrimas de nuestro pueblo.

Los responsables de tales acciones criminales, aventureros de sus empresas macabras bañaron de sangre el suelo, patrio y lo convirtió en el héroe de leyenda.

Siendo el diputado más joven de nuestra asamblea legislativa, su verbo encendido llamo la atención a todos los revolucionarios de la patria, quienes colaron de laureles el féretro al durmiente en los brazos de la epopeya distante y fría.

Robert tu muerte no será inútil porque tu sangre y tu doctrina fecundara el triunfo de la revolución, sabido es que ningún trabajo humano se pierde, ninguna sangre derramada por la libertad de los pueblos y ningún pensamiento de virtud será burlado.

La Patria los recuerda con su sombra y la bandera de nuestros padres los ilumina con el resplandor de su gloria.

Que dulce es el reposo de Robert en los brazos de la muerte con el invicto eterno cte. Chávez, semejante a él, fue imposible vencer no morir. ¡Dormid en Paz! Que siempre permanecerás vivo en el corazón de la Patria.

Muy sentido fue entre sus compañeros de causa la trágica desaparición física de Robert, así con su valor, su estirpe y su carácter, el era una esperanza y un adorno entre la juventud de la patria, sus lagrimas coronadas de gratitud de la patria, no será fácil de encontrar hombres de una talla tan gigantesca, difícilmente se podrán hallar símiles, fueron hombres patriotas y valerosos.

Una gloria tan pura no puede surgir sino del cielo sereno de la libertad, de los cielos oscuros de la IV Republica solo brotan astros apagados con manchas de sangre.

PATRIA SOCILAISTA VIVIREMOS Y VENCEREMOS



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1008 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: