Nicolas Maduro, Diosdado. A propósito de la muerte del Teniente Coronel de la Aviación

Hoy 11 de julio, no sé que decir, realmente me siento completamente invadido por la nostalgia y melancolía, hay tantas cosas que quisiera expresar, pero me embarga la tristeza. Tras conocer la noticia oficial de la muerte de mi hermano, el Tte. Cnel. Ónix Requena (Un gran amigo) solo me vino algo a la mente "A donde vamos a llegar, no lo sé, pero no quiero mas estas cosas para mi familia y mi gente buena de Venezuela" trato de digerir el asunto, pero realmente asumiendo la cosa, me siento, nos sentimos (su familia) tremendamente afectados ante la pérdida de Ónix. Tantas hipótesis, tantas cosas subyacen en la mente de miles de personas por comentario generados por parte de los medios de comunicación, demás está decir que sucedió o como ocurrió, es evidente que la sociedad de Venezuela, no se siente, no nos sentimos seguros, el surgir en mi país, en tu país, en nuestra nación resulta un riesgo mas que un esfuerzo, ya que, el simple hecho de salir a la calle nos cuesta la vida, eso es el valor autentico de la vida, salir a la calle. Ya no se trata de si salimos en medio de la noche por algún barrio de Venezuela, la cuestión es conocer si salir o no, pero para mi es que; salimos con dudas sin saber si regresamos o no, ya no importa la hora o el lugar, no importa si es a plena luz del día o en la noche, nadie nos garantiza nada.

Realmente no es lo que quiero para mi país, es frustrante quedarse con la incertidumbre, es irreversible la muerte de mi hermano, tratándose o no de un funcionario, era miembro de la sociedad, que sentía y padecía, pese a su jerarquía en el ámbito militar, no merecía morir vilmente, estoy mas que seguro que nadie, pero nadie merece una muerte de tal manera.

Apartando todo cargo, toda jerarquía, señor Nicolás Maduro ¿Qué piensas tú al respecto, qué opinas tú ante todo? no porque se trate de un Teniente Coronel (mi hermano) sino de los muchos casos parecidos, de las personas que día a día mueren en manos del hampa, a diario.

Como venezolano, que además también soy servidor público, manifiesto mi tristeza ante toda Venezuela por las miles de personas muertas en manos del hampa, la verdad no sé a donde vamos a llegar con todo esto.

Utilizo este medio, esta ventana para dar a conocer que nuestra nación está hundida en la mierda, nada pasa con la seguridad, con la sociedad, los valores, principios, con la industria, con la alimentación, con nuestra economía, nada presidente, nada positivo... Se los digo a todos los del "gobierno" desde Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, Diosdado, Jorge Rodriguez y demás ¿Qué creen ustedes que pasa, que ocurre detrás de la pantalla que tienen? A la oposición también, les pregunto lo mismo ¿La reconciliación está a cuantos años luz? duele saber que a mas venezolanos les sea arrebatada su vida. La fuga de cerebros existe, se están yendo los buenos profesionales, y los que nos quedamos, por elección y amor a Venezuela, vivimos en zozobra, creyendo aun en la meritocracia y que esta vaina cambie, pero, resulta que los empleos están y las vacantes son llenadas por una síntesis curricular que se resume en politiquería, el perfil de optar a algo es tener un discurso político y ponerse una camisa roja, pues la verdad, no debería ser así.

La reconciliación debe venir pero con las buenas acciones, la división es evidente, proviene de los discursos bonitos y la realidad es otra ¿Qué sucede? no se trata de ser o no "escuálido" u "oficialista" porque bastante he apoyado este proceso, el asunto es de sentido común, la situación se les escapa de las manos o simplemente se hacen la vista gorda (y los bolsillos también).

Desconozco los responsables de la muerte de Ónix, pero lo que que si es cierto, es que debe cambiar nuestra realidad, no está en mis manos, pero si puedo aportar ideas.

Saben que es lo difícil, el recibir un montón de llamadas y dejarlas que se pierdan, para felicitarme por mi cumpleaños, porque justamente hoy 11 de julio del 2015, solo anhelo recibir la llamada de mi hermano, pero NO, porque sus mejores deseos se los llevó a su tumba, y sobre mis hombros están mis mejores deseos por su reciente ascenso, mas que eso señor Maduro, Diosdado, mas que el dolor que tengo en mis hombros por haber cargado a mi hermano y llevarlo a su tumba ayer viernes, es un dolor el no poder decirle en persona: Felicidades por tu logro y esfuerzo, y, además recibir recíprocamente felicidades por mi cumpleaños, él se lo lleva como dije; a su tumba y yo en mi corazón, pero no es suficiente, no es suficiente tampoco decirlo ante su tumba, donde justamente está enterrado desde el 2002 mi otro hermano mayor, otro profesional que murió también en manos del hampa.

Tengo un nudo en la garganta que me está asfixiando.

Mas nada que decir


Esta nota ha sido leída aproximadamente 19426 veces.



Luis Requena

Economista egresado de la UNERG.

 econrequena1@gmail.com      @R_luis1

Visite el perfil de Luis Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: