Lo de los Teques es un aldabonazo

En Movilnet hay que sacudir la mata

No recuerdo quien fue el funcionario que recién nombrado como presidente de un ente público “le voló la cabeza” a todos los coordinadores regionales porque capturaron a uno de los jefes con las manos en la masa. Pensaba él que en la Institución había una mafia.

Ahora con lo de Movilnet en el Paseo Mirandino de Los Teques, en donde encontraron un numero de supuestas tropelías que incluyen según nota de prensa de CANTV, venta de equipos móviles con sobreprecios, acaparamiento, venta condicionada, venta por parte, 400 celulares que fueron vendidos, que ameritaron cierre definitivo. El evento contó con la participación del Ministro de Manuel Fernández, quien informó que a la fecha se han aplicado a Movilnet 72 inspecciones, con siete negocios sancionados, y cinco a fiscalizar en la semana en curso.

Que tal si el Ministro Fernández hace lo que hizo aquel presidente de la Institución que le voló la cabeza a todos los coordinadores regionales porque capturaron a un fiscal tramposo. A poco hacen falta más evidencias para explicar por qué no se consiguen los equipos móviles de Movilnet. Solo basta con comparar los márgenes de ganancias que da la venta de los Android al precio de mercado. Por ejemplo el Samsung Galaxy (Samsung S5367) cuesta 1.800 B/F por debajo de uno con similares características de los equipos móviles de otras operadoras.

Sin que me quede nada por dentro la escasez de los equipos móviles de Movilnet llama a la reflexión. No es posible que no se consigan ni para el remedio. Si tomamos como ejemplo el concesionario de Los Teques tenemos que llegar a la conclusión que esa escasez no es casual.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3124 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social