Malandreo intelectual

El Correo del Orinoco del sábado 25 de enero (Pág.13) publica la denuncia que hace la profesora de la Universidad de Los Andes, Rosa Amelia Asuaje, por intolerancia política y violencia de género, debido a un artículo que publicó en fecha reciente en Aporrea bajo el título “Asesinos de Mónica Spears: ¿Banda “Los Rapiditos”, el Gobierno o un simple acto de conspiración?” (http://www.aporrea.org/ddhh/a179718.html) en el que trató la manera cómo la derecha aborda el tema de la delincuencia en Venezuela.

En su artículo, la profesora Asuaje, destaca el hecho de que la derecha responsabiliza al gobierno nacional por hechos como el ocurrido con la actriz en cuestión o muchos otros tantos, consecuencia de la inseguridad.

Desde hace años los fascistas venezolanos están empeñados en convertir a Venezuela en el
país más violento del continente, y para ello han desarrollado una estrategia para incrementar las cifras de la muerte, es por ello que entran en alianza con los delincuentes, el narcotráfico y el paramilitarismo. Precisamente, las investigaciones del caso Mónica Spears condujeron hasta la injerencia de las banda “Los rapidítos” en la construcción de la vía férrea que atraviesa la zona central del país y que de cómo lograron entorpecer el avance del proyecto; una actividad más parecida al sabotaje político que al delito común...

Los políticos de la derecha y sus medios, de manera contínua acusan al gobierno, a Chávez, a Maduro, a la dirigencia, a la revolución y al pueblo chavista, de ser responsables de un fenómeno, que como sabemos ocurre con mayor gravedad en otros países de la región y que se destaca en hechos mosntruosos como los que vemos ocurrir periódicamente en los Estados Unidos.

Los vanos argumentos del fascismo se basan en una política concreta de financiamiento de las bandas delictivas para la profundización de los mecanismos del delito que sirven de manto al crímen político y desestabilización (atracos, asesinatos, contrabando, acaparamiento), pero lo más detestable, es que cuenta con el deterioro moral de una pequeña burguesía que drena su frustración raspando tarjetas, al tiempo que dice que así reivindica la “pérdida de sus derechos” y que justifica el robo, a través de la especulación y la corrupción, como “método de lucha para debilitar al rrrégimen”, aunque sabemos por muchos de sus testimonios publicados en las redes, que no son otra cosa que rapiña disfrazada.

Sólo hasta que descubramos eslabón perdido, en un caso que revele el vínculo directo que existe entre el empresariado y el crímen organizado, pondremos en evidencia el mecanismo que sustenta la estrategia de la política comunicacional de la derecha.

La profesora Rosa Amelia Asuaje en su artículo hizo la pregunta: “¿Hasta cuándo vamos a alimentarnos de la carroña que nos venden los medios de comunicación privados y las redes sociales para programarnos “en modo disociación sicótica”?”. Inmediatamente un grupo de profesores de la ULA reaccionaron ofendiéndola a través de las mismas redes sociales que ella denuncia.

Nuevamente la profesora Asuaje puso el dedo en la llaga cuando mencionó la carroña de la que se alimenta la oposición; eso no pudieron soportarlo quienes la ofendieron y que arremetieron contra ella con insultos y groserías.

El 23 de enero pasado, en una entrevista que le hiciera El Correo del Orinoco, el escritor y docente universitario Juan Navarrete, calificó al fascismo como el brazo armado del capitalismo, y acotó que “el fascismo se instala en un país o en un continente cuando las fuerzas de una revolución están avasallando y amenazan con quitarle el dominio al imperialismo norteamericano y europeo”.

En Venezuela, es evidente que la revolución está avasallando, por lo que el capitalismo ha hecho a funcionar su brazo armado -encubierto bajo el manto de hampa común- y como podemos ver, los malandros también están movilizado su brazo intelectual...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1894 veces.



Marco Aurelio Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: