Educación para la Paz

La educación convencional ha fracasado en la formación de mujeres y hombres capaces de desarrollar plenamente sus potencialidades y de vivir en armonía con la naturaleza y sus semejantes. ¿Falla de la educación? No. Falla del sistema capitalista, del darwinismo pedagógico diseñado para reforzar los privilegios de los retoños de las familias poderosas y para excluir o adocenar en la ignorancia a los hijos de los trabajadores.

Hoy Venezuela tiene la oportunidad de explorar nuevos paradigmas formativos. Tiene un Presidente impulsor de la paz, un Ministro de educación joven recién estrenado y alrededor de 100 escuelas en construcción, susceptibles de ser adecuadas e incorporadas experimentalmente como instrumentos de paz, libres de las restricciones programáticas y burocráticas del MPPE, en la Misión A Toda Vida Venezuela.

A título de ejemplo y como mínimo, se empezaría por adaptar las escuelas aún no terminadas a su entorno, se definirían espacios multiusos, se sustituirían los pupitres por mesones de trabajo y se diseñarían módulos para guardar materiales y útiles, evitando el ir y venir de muchachos y muchachas caleteando pesados bultos. En los centros urbanos, además se destinarían áreas para el cultivo de vegetales o la cría de animales.

En estos nuevos ambientes, se ofrecería a los futuros comuneros la posibilidad de desarrollar desde pequeños su curiosidad y sensibilidad, de apreciar la vida y la naturaleza, de cuidar de su salud, de respetar la diversidad, de trabajar en equipo, de cultivar sus talentos, de dar rienda suelta a su creatividad y de asumir responsabilidades personales y colectivas.

Estos centros educativos se centrarían en materias y otros elementos que estimulen la creatividad, la solidaridad y la no violencia, faciliten el uso de la razón y la intuición y propicien el desarrollo de talentos científicos, artísticos y deportivos, no en la difusión de contenidos e información, generalmente obsoletos, que se pueden encontrar en distintos medios. Finalmente, la eliminación de tareas para la casa, más bien para las madres, liberaría tiempo para jugar, compartir, practicar aficiones y ociar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1920 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a180661.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO