Boricua en la luna (y en el concierto de Los Próceres)

Del universo artístico que esta tarde estará en el paseo de Los Próceres en Caracas, destaca sobre manera Roy Brown, el menos conocido por la fanaticada musical venezolana. Deberemos dar una vez más las gracias a Silvio porque segura estoy de que fue una propuesta de él invitar a Roy a Venezuela, así como en diciembre pasado lo hizo en grande con Amaury y Carlos Varela. La seguridad de quien escribe parte de los mismos anuncios oficiales del evento donde ni un ápice de luz se ofrece acerca de este monumental borincano que conforma junto a otros tan colosos como él el rico movimiento de la canción social puertorriqueña (sea nueva canción ó trova, que no es lo mismo, pero es igual, diría Silvio).
Ojalá puedan darse las condiciones para que se continúe rompiendo el cerco musical al que hemos estado sometidos durante tanto tiempo los pueblos del Caribe y del continente latinoamericano todo. Porque, en el caso puertorriqueño ¿Cómo se explica que no se conozca en nuestro país el rico trabajo musical, autoral y discográfico de Roy Brown?, ni el de Zoraida Santiago, Antonio Cabán Vale, Andrés Jiménez y Lucecita Benítez, por sólo nombrar algunos, y que menos se sepa de los antecedentes musicales de la querida Boriquén? Porque ese territorio no está reducido a los válidos Palmieri, Gran Combo ó Ponceña, que es lo que más nos muestran, pero que no es todo. Y esto lo hemos escrito, dicho y pregonado desde hace más de veinte años.

Taoné

Fue en la propia Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras, donde tropezamos con la otra realidad de la música puertorriqueña. La inquebrantable y amorosa boricua que es Norma Salazar condujo el periplo que nos depositó en manos de un movimiento literario, danzario, plástico y musical sorprendentemente rico, profundo y múltiple. Norma, inseparable compañera del Tite Curet Alonso, directora de un grupo de danzas, artista toda e inquieta solidaria puso en manos de quien escribe el primer disco que tuve de Roy Brown, de Atabal, de El Topo Cabán Vale, de Zoraida Santiago, de Andrés Jiménez ‘el jíbaro’, de Lucecita Benítez y Danny Rivera haciendo cantos patrióticos, la obra inmensa de los poetas Luis Llórens Torres, Clemente Soto Vélez y Juan Antonio Corretjer, la narrativa impresionantemente dolorosa y libertaria de José Luis González, Antonio Oliver y Enrique Laguerre, los esfuerzos de Frank Ferrer… en fin, que hasta el Coquí en su esplendorosa forma y significado nos mostró Norma.

Con los antecedentes de Pedro Ortiz Dávila ‘Davilita’, Pedro Flóres, Rafael Hernández, Ramito, Daniel Santos, y muchos más fue posible entender que con el tiempo aparecieran en Puerto Rico agrupaciones como un grupo “Taoné” (en el que participó incluso Rafael Ithier), y “Haciendo Punto en otro Son” en los cuales se nuclearon muchos cantores de esa patria.


Roy

El menos conocido de los visitantes de hoy emerge junto a un grupo selecto de jóvenes poetas y músicos, de la Universidad de Puerto Rico a finales de la década de los sesenta, unidos, entre otras, por tres situaciones delimitadas: La guerra de Viet Nam, la revolución cubana y las luchas independentistas puertorriqueñas. Habiendo viajado a Estados Unidos a comienzos de la década de los setenta, establece el grupo “Aires Bucaneros”, del que forma parte Zoraida Santiago. Los discos de esta agrupación son antológicos.

Para 1987 hace junto a Silvio Rodríguez el disco “Árboles” tomando el nombre de un poema de Clemente Soto y para 1988 ofrece, por fin, su primer gran concierto en su tierra natal. Desde ahí no ha parado más y se ha presentado en diversos escenarios y países junto a otros cultores de la canción conciencia.
El cantor boricua que hoy nos honra ya tiene 35 años de actividad musical… y es ahora cuando lo vamos a ver en Venezuela, estando tan cerca los dos pueblos…
Es de esperar que interprete temas bandera de su repertorio como “Oubao moin”, “Menú”, “Cosas de un mal día”, “Árboles”, “Negrito bonito”, “Seattle” y “Boricua en la luna”.

El resto de los invitados de hoy son conocidos y han sido aplaudidos por los venezolanos. Roy Brown es en cambio una promesa. ¡Y qué promesa!

Los otros de hoy

Silvio Rodríguez, Ibrahim Ferrer, Orquesta Aragón, Andy Montañéz, “Madera”, Dimensión Latina y Lilia Vera

No se saben los nombres del plantel de músicos que acompañarán a los cantores.

Lugar: Paseo de Los próceres

Hora de inicio: 4:00 p.m.

Entrada: Libre


Alguna discografía boricua

Andrés Jiménez: “A mi me gusta mi pueblo”
Zoraida Santiago: “Canción sublevada”
Frank Ferrer: “Yerbabruja”
El Topo: “Un metro de ternura”
Roy Brown: “Distancias”

Vieques, espina y canción

En 1939 los viequenses, habitantes de la pequeña isla boricua Vieques, fueron expulsados de su tierra y vieron cómo era destruida su ecología y su tranquilidad: Estados Unidos había decidido (sin consultar a nadie, por cierto) montar allí una base de operaciones militares. Los residentes que se quedaron tienen hoy un 30% más de cáncer que el resto de los boricuas. Quienes se opusieron a esta invasión fueron juzgados en inglés, con leyes de Estados Unidos, pero las voces del reclamo, músicos incluidos, fueron creciendo. El pasado 1ero de mayo se logró sacar a los marines norteños de Vieques. La pequeña isla está lavando sus heridas.

lilrodriguez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3338 veces.



Lil Rodríguez

Periodista. Defensora de los valores culturales venezolanos y latinoamericanos.

 lilrodriguez@cantv.net      @lildelvalle

Visite el perfil de Lil Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Lil Rodríguez

Lil Rodríguez

Más artículos de este autor