Reina Morena coronada

Lo más bonito de mi Barrio El Saladillo era el día de la Procesión de la Virgen. Desde temprano la gente andaba de carrerita.

Uno bajaba por el callejón del Cerro de La Gaveta al lado de la Basílica y el ruido del papelillo que adornaba las calles era increíble. El viento los hacía sonar y era hermoso caminar por las calles El Dati, El Tránsito, Carabobo y por supuesto por la calle Derecha y por mi calle Los Biombos.

Ya a las seis de la tarde todos en el Barrio estaban de punta en blanco y pulíos pá ir a montarse al hombro a la Virgen. Cuando se asomaba a la puerta, los cohetes y campanadas de San Juan de Dios eran la Gloria.

"El 18 de noviembre a San Juan de Dios nos vamos. Y rogamos, te adoramos Virgen de Chiquinquirá. Por qué vos con tu bondad, milagrosa Virgencita, Tenéis la gracia infinita de bendecir mi ciudad". Se escucha a los gaiteros cantar este y otros versos de Eurípides Romero.

Un 16 de julio de 1917 el Padre Antonio María Soto, gestionó por primera vez, y obtiene de su Santidad, el Papa Benedicto XV, el documento pontificio ordenando la Coronación Canónica de la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

"Te conferimos el poder para que el día en que mejor te pareciere, coloques sobre la sacratísima cabeza de la venerada imagen de la Chinita, una corona de oro". Fue la respuesta dada por el Papa en el referido Breve Pontificio, dirigido al monseñor Arturo Celestino Álvarez, Obispo del Estado Zulia.

Así fue como Sergio Godoy, Obispo de la Diócesis del Zulia, dispone lo concerniente a la expresada Coronación, fijando la fecha de tan magno evento para el 18 de noviembre de 1942. Quedando de este modo y para siempre, como día de nuestra excelsa patrona, todos los 18 de noviembre de cada año.

De aquella coronación a nuestra Reina Morena a este 18 de noviembre de 2023 han transcurrido 81 años. Celebremos entonces entonando con Neguito Borjas:

Ay, mi Chinita. Vos sois mi ternura, mi reina del alma. Tu rostro es dulzura, que me da la calma. Mi luz infinita, ay, ve. Cómo te quiero, ay, Dios. Amorcito de mi vida. Yo te quiero. Yo te amo, tu sonrisa es el regalo. Que llena de luz. Mi corazón".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor