La partida de José Gregorio

 

El juicio contra el chofer, duro más de ciento treinta días. Al final esta fue la sentencia: "…Por esas razones, este Tribunal, administrando justicia por autoridad de la ley, absuelve a Fernando Bustamante, del cargo contra él formulado por el representante del Ministerio Público, de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 61y 64, caso 1° de este último, del Código Penal".

Dada, sellada y firmada en la Sala de Audiencias del Tribunal en el Palacio de Justicia de Caracas, a los veintiún días del mes de noviembre de 1919. Años 110 de la independencia y 61 de la Federación. Por el Tribunal: Luis Sagarzazu. Armando Mendoza.

Todavía hay quienes afirman que ese día cuando a José Gregorio Hernández lo atropelló el carro, fue porque el Siervo de Dios, salió con mucha prisa hacia la "Farmacia Los Amadores", por unos remedios para curar a un niño que se había caído desde el balcón de su casa.

Al chofer que en ese instante le tocó la mala fortuna de atropellar al galeno, se le llevó a juicio, pero los familiares de José Gregorio, se presentaron ante el tribunal de la causa y allí expusieron:

"Queremos hacer constar que la familia Hernández, no ha pedido ni pide que se castigue a Fernando Bustamante, así ninguno de nosotros se ha constituido acusador en el proceso, porque estamos convencido de que el infausto suceso, en que pereció el doctor José Gregorio Hernández, fue debido a un accidente imprevisto, sin intención delictuosa alguna, ni culpa suya".

"Dios en sus altos designios dispuso sin duda, que el Doctor Hernández, falleciera del trágico e inesperado modo en que sucedió su muerte; y nosotros, nos conformamos con su soberana voluntad". El Chofer quedó absuelto de toda responsabilidad penal; y quizás, ese fue el primer milagro del santo caraqueño. Este es otro saber republicano



Esta nota ha sido leída aproximadamente 450 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor