Los versificadores no son poetas

Dícenos Elio Mujica, por el retorno a la poesía, como el retorno de los brujos, contenidos que contiene el continente realismo ingenuo einsteiniano y realismo mágico cervantino, casos límite contradictorios caliginosos complementarios, y, Mujica en El Nacional del 28/02/1992, dijera que: "Los versificadores no son poetas. Los versificadores pretenden engañarnos, escribiendo en versos sus estulticias, pero en esos versos está ausente la creación… La batalla de los poetas no tiene el estruendo de los cañones y las descargas de la fusilería, en cambio tienen la sutileza de la duda permanente, del disparate milagroso esperanzador… Sólo el desvarío crea discrepancias prodigiosas,…, iluminaciones entusiastas...La guerra de los poetas es acabar con el fanatismo que infunde la palabra. La guerra de los poetas es ultimar ese instrumento rígido de la lógica…La metáfora es la única forma conocida de expresar el enigma, de comunicar la visión del descaro misterio de lo desconocido, el maravilloso e inexplorado ámbito de lo inconcebible…En nosotros la poesía se revela cuando estamos convencidos que el análisis está limitado por los cuatro horizontes de la dialéctica… "

Con digresión y sin digresión, la poesía es hacer que ocurra algo extraordinario, llevada, la poesía, por el feliz macario bendito. Y, el feliz macario bendito, es el hacedor, el creador, que reclama Elio Mujica, que no el versificador, que ha de ceñirse a estulticias reglas negadoras de caprichos, y de anuncios esenciales existenciales realizables, de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios equilibrados dinámicos dialécticos difusos de la vida y de la muerte, de lo viejo y de lo nuevo, de la guerra y de la paz, del amor y del odio, de la inteligencia y la ignorancia, de la razón y la sinrazón, de la evidencia y la duda, de lo abstracto y de lo concreto, de lo lógico y de lo absurdo, de lo posible y de lo imposible, de lo libre y de lo necesario, de lo extraordinario y de lo normal, de lo simple y de lo complejo, de lo hermoso y de lo horrible, de la ofensiva y de la defensiva, del dicho y del hecho, de la metáfora y del concepto, de la tesis y de la antítesis, en que la poesía ha de ser la síntesis geométrica significativa conmovedora del medio aristotélico profundo entre el exceso y el defecto de la Gran Moral Aristotélica, el medio aristotélico profundo entre el tercio excluso y el tercio incluso del Tratado Lógico Organon Aristotélico, en el don desconocido superior introito endenantes y el don ignorado superior abrochado endespués, que devienen del golpe feroz cesarvallejoiano en el trecho arrecho estrecho en que confúndense el dicho y el hecho tanto como la metáfora y el concepto, en donde el dicho es el hecho y viceversa el hecho es el dicho, la metáfora es el concepto y viceversa el concepto es la metáfora, en que prodúcese la eterna noria notoria ludovicosilvaiana del movimiento real histórico sinusoidal transformativo en que todo cambia, todo fluye, todo pugna en la doctrina heraclitoiana presocrática, que es la hegeliana marxista en la grafía grafica gratificante del cuadrángulo rectángulo socrático del teorema directo y del teorema indirecto en la diagonal contrarrecíproca de la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, que es la optimalidad ortogonal pitagórica, el mejor resultado deseado entre lo consciente y lo inconsciente de la tormenta y torbellino de ideas de la dinámica de grupos de Cirigliano y Villaverde. Ahí, en la slash ha de estar la poesía, que no la versificación que plantea Elio Mujica, y, por lo que los versificadores no han de ser poetas, pues la auténtica creatividad del feliz macario bendito, ha de estar plantada en el medio aristotélico profundo, que es la sombría penumbra whitmaniana de la que surgen iguales elementos contrarios, en que encuéntrase la creatividad reclamado por Elio Mujica, que no la del métrico versificador estulto insulso, que no del insulto, puesto que la poesía es continente que contiene los contenidos de lo estulto tanto como lo de lo astuto, continente que contiene a los contenidos de la no métrica versificada y a la métrica versificada, tanto como a lo tonto y a lo cauto. Pues los casos límite contradictorios caliginosos complementarios es equilibrio dinámico dialéctico difuso entre lo excluso y lo incluso, entre el exceso y el defecto de la Gran Moral Aristotélica, entre el tercio excluso y el tercio incluso del Tratado Lógico Organon Aristotélico, en el medio estagirita profundo, optimalidad ortogonal pitagórica, en que ha de ocurrir algo extraordinario.

Con digresión y sin digresión, ese medio aristotélico abismal, no fue identificado ni reconocido por los pensadores después de Aristóteles, ni Albert Einstein, pues el filósofo de Estagira, lo ocultó por mas y más de 30 siglos, hasta la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el 11/09/2001, día de la Virgen de la Coromoto Venezolana, y fue justamente el filósofo venezolano Luis Alberto Machado que pusiera el punto sobre la "i", la "i" latina inclusiva del cuento de Pocaterra, que esconde TELESUR, y, que Madelein García, no reclama que no se oculte, no ella, sino la "i", en las leyendas informativas, que parece un macheteo no tan lejos de la RAE, contra El Quijote, y, este cura raro ignaro raro cleuasmo asno, ¡PROTESTA!, y, como tiénese dicho, de Luis Alberto Machado, en el dudoso dilema hamletiano shakespeareiano del ser o no ser, en que trastrocara, el filósofo venezolano, las vocales conjuntivas de la "O" exclusiva a la "Y" inclusiva, ser o no ser en ser y no ser, en que diérase lugar a la creatividad artística, de lo abstracto y de lo concreto, geométrica significativa conmovedora estética fidelista, por la calle de en medio, el medio aristotélico profundo, arrumbado por mas y más de tres mil años de gobernanza del tercio excluso capitalista imperialista neoliberal, a lo que salióle criada respondona, el tercio incluso, contrapeso al tercio excluso estagirita con lo de las Torres Gemelas Neoyorquinas, y, del nefando nefasto parlamento georgebushiano: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", y, con este desdichado desgraciado discurso del terrible Bush, invadieron Venezuela, Libia, Irak, Siria, pues el gringo go home, había capturado capataz catequizador a Aristóteles para sus santas agitadas mundiales invasivas y de golpes de estados, bajo la égida del Tratado Lógico Organon Aristotélico, de la fanática doctrina Monroe, de lo que Elio Mujica dijera: "La guerra de los poetas es acabar con el fanatismo que infunde la palabra. La guerra de los poetas es ultimar ese instrumento rígido de la lógica… En nosotros la poesía se revela cuando estamos convencidos que el análisis está limitado por los cuatro horizontes de la dialéctica…"

Con digresión y sin digresión, en que lo dicho por Mujica, es contenido que contiene el continente estagirita, es decir, el Tratado Lógico Organon Aristotélico, de la teoría del pensamiento correcto, que no a los cuatro horizontes de la dialéctica, del cambio recíproco contradictorio transformador, en la diagonal contrarrecíproca slash del cuadrángulo rectángulo socrático del teorema directo y del teorema indirecto, eterna noria notoria ludovicosilvaiana del movimiento histórico espiralino sinusoidal, de la tesis y de la antítesis de Hegel y Marx, de la concepción y de la intuición, en que la poesía de alto vuelo ha de estar en el medio aristotélico profundo en la síntesis geométrica significativa conmovedora estética fidelista, endenantes, y, que endespués, súpose, aun y aún, a sabiendas que el pueblo halo dicho que los extremos tócanse, mas y más, nunca supo el soberano, en dónde, quizás y sin quizás, ni Albert Einstein, lo supo, hasta la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, 11/09/2001, con la develación del tercio incluso, o sea, el contrapeso al tercio excluso, del Tratado Lógico Organon Aristotélico, y, de la Gran Moral Aristotélica, del exceso y del defecto, tercio excluso y tercio incluso, que surgen inevitablemente del medio, en que tócanse los extremos, en el medio estagirita abisal, que no es mas y más que en la sombría penumbra whitmaniana del yin y del yang, de la nueva orientación conceptual de la moderna ilustración originaria einsteiniana de la enciclopedia védica upanishad sánscrita. Los extremos tócanse en el medio aristotélico profundo en la optimalidad ortogonal pitagórica. Ahí, sí ahí, prodúcese la poesía creativa no versificada de Elio Mujica, por lo que fuera rempujado, este caballero, desde la diagonal slash socrática, a decir que los versificadores no son poetas.

Si los versificadores no son poetas. Entonces sea dicho que los no versificadores son creativos. Ergo vergo sea dicho que, entre el dicho y el hecho, ha de estar lo creativo abisal secreto. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho, como decir entre la tesis y la antítesis, ha de estar la síntesis poética geométrica significativa conmovedora estética fidelista sensoria. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho ha de estar la optimalidad ortogonal pitagórica, en que rempujárase impulsivo Elio Mujica para decir que los versificadores no son poetas. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho, ha de estar la optimalidad ortogonal pitagórica, el medio aristotélico profundo de la sutileza de la duda permanente, del disparate milagroso esperanzador, del desvarío creador, de las discrepancias prodigiosas, de las iluminaciones entusiastas esperanzadoras, del disparate milagroso esperanzador, de lo que habláranos, Elio Mujica en El Nacional del 28/02/1992. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho, no han de estar los versificadores, sino los felices macarios benditos, hacedores creadores de metáforas y de conceptos, que reclamara Elio Mujica, y, que no el versificador que ha de ceñirse a estulticias reglas negadoras de caprichos y de anuncios esenciales existenciales realizables, de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios del realismo mágico cervantino y del realismo ingenuo einsteiniano, de la vida y de la muerte, de lo viejo y de lo nuevo, de la guerra y de la paz, del amor y del odio, de la inteligencia y la ignorancia, de la razón y la sinrazón, de la evidencia y de la duda, de lo abstracto y de lo concreto, de lo lógico y de lo absurdo, de lo posible y de lo imposible, de lo libre y de lo necesario, de lo extraordinario y de lo normal, de lo simple y de lo complejo, de lo hermoso y de lo horrible, de la ofensiva y de la defensiva, de la tesis y de la antítesis, en que la poesía creativa abisal ha de ser la síntesis geométrica significativa conmovedora del medio aristotélico profundo entre el exceso y el defecto de la Gran Moral Aristotélica, el medio aristotélico profundo entre el tercio excluso y el tercio incluso del Tratado Lógico Organon Aristotélico. Ergo vergo sea dicho que los versificadores no son poetas y los no versificadores son poetas, en el retorno de los poetas y en el retorno de los brujos. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho, el poeta ha de ser un ser humano irresponsable en la síntesis poética geométrica significativa conmovedora estética fidelista sensoria. Ergo vergo sea dicho que entre el dicho y el hecho, el poeta ha de ser feliz macario bendito hacedor creador de metáforas y de conceptos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 678 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor