Aquiles Nazoa en mi memoria…

Suele sucederme que cuando leo algún texto de Aquiles Nazoa o veo su rostro en la televisión, en afiches, revistas o murales, viene a mi memoria la imagen de mi papá sentado en la sala de la casa de mi tía Manuela, dejando escapar una sonrisa socarrona y sobre sus piernas el texto "Humor y Amor de Aquiles Nazoa". Quizás mi ingenuidad infantil hacía imposible entender aquella hilaridad que provocaba en mi papá aquel texto. Años después, en plena adolescencia, comenzaría a entenderlo.

Un buen día y cambiando los canales del televisor descubro que había una estación televisiva llamada TVN5. Allí eran transmitidos programas educativos y culturales. En uno de esos programas tuve la suerte, o quizás la dicha, de ver como tres o cuatro de "Las Cosas Más Sencillas". Excelente producción donde vi por primera vez a Aquiles Nazoa explicando el origen de ciertas palabras o fenómenos físicos de una forma tan diáfana que toda persona podía entenderlo. Posteriormente e indagando sobre la posibilidad de ubicar dichos programas me entero que estos fueron borrados en su totalidad. Quizás alguna decisión de un alto jerarca del canal o del gobierno de entonces, que poco o nada tenía que ver con la cultura, la educación y la formación del pueblo, ordena la destrucción de tan preciado material audiovisual.

Logró Aquiles Nazoa ser la voz de las vivencias de un pueblo que desde su cotidianidad ha expresado sus haceres, sentires y sus saberes, pero demostrando que estos constituyen poderosas armas de la creatividad popular. Por tanto, su labor de investigador, de escritor, de poeta, ensayista y revolucionario estuvo en función de los más necesitados y olvidados de siempre. Su humor, como una constante en todo su trabajo, sirvió muchas veces para desnudar las poses esnobistas (acomplejadas diría mi abuela Julia) de ciertas gentes y clases sociales que siempre han añorado parecerse más a Europa y a Norteamérica y sentir vergüenza por haber nacido en esta Patria. Su humor sirvió para desmontar con ironía la historia que desde niños nos contaron sobre héroes, villanos y fundadores de pueblos ciudades. José Gabriel Núñez escribió: "Resultaría algo menos que un sacrilegio omitir el nombre y la obra de Aquiles Nazoa a la hora de hablar del humor o la comedia en el teatro venezolano. Aquiles abarca casi todo el siglo XX como uno de los humanistas, intelectuales y poetas de mayor trascendencia, que, curiosamente, sustentó la mayor parte de su obra en el humor. Fue un hombre de una sensibilidad y una cultura excepcional… hizo sonreír a toda Venezuela por muchos años con sus versos cargados de nostalgia, de cariño por su país y por ‘las cosas más sencillas’..."

El aletazo de su partida, como lo cantaría Alí Primera, nos toma por sorpresa en abril de 1976, nos inmoviliza, nos entristece y hace más urgente volver a sus textos, reivindicar su memoria. Meses después, en el mes de diciembre de aquel año, un grupo de amigos deciden organizar el "Encuentro Nacional de los Poderes Creadores del Pueblo", evento donde se dieron cita en Barquisimeto un número importante de artistas y cultores tanto nacionales como de otros países. Barquisimeto quedó pequeño por la magnitud y la calidad de aquel encuentro. Vienen a mi memoria la concentración y acto central realizado en la otrora Casa Sindical hoy Casa del Proletariado Organizado. Allí llegó toda una caravana de centenares de ciclistas que venían desde la población de Yaritagua por toda la autopista. Ya estando en el auditorio Simón Bolívar del referido espacio se dejó escuchar un fuerte repicar de tambores secundados por un coro de muchas voces que cantaban: "Aquiles Nazoa Poeta del Pueblo y de la Libertad" entrando al auditorio y terminando de inundar los pocos espacios libres que quedaban. Acto seguido, tomó la palabra Aníbal Nazoa quien comenzó citando un pensamiento de Simón Bolívar y un pensamiento de Ernesto "Che" Guevara. Todo el auditorio y más allá fueron una inmensa y profunda algarabía.

Al año siguiente un grupo de camaradas recibíamos de manos de Alí Primera su trabajo discográfico dedicado a Aquiles Nazoa "Cuando Nombro la Poesía". Ello sucedía así por encontrarse Alí en el apartamento del profesor Julio Valero Roa, lugar de reunión de quienes integrábamos la Comisión de Finanzas de la Liga Socialista en aquel entonces y era frecuente la presencia del Cantor del Pueblo allí.

Al día de hoy de eso hace ya unas cuantas décadas, y aunque ya no somos niños ni adolescentes, reivindicamos aquella ingenua curiosidad por buscar las lecturas que motivaban las sonrisas en mi papá. Porque reivindicar la sonrisa significa reivindicar el humor y la felicidad de nuestro pueblo. Reivindicar el humor y la felicidad de nuestro pueblo significa ser militante de la amistad como el invento más bello de la humanidad. En ese campo hemos militado y la terquedad aún nos mantiene allí, en lucha permanente contra esta ésta vorágine de pandemia capitalista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1134 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: