Amigo y Camarada Rubén Torrealba

Traigo a la memoria un texto del Gran Timonel Mao Tsetung titulado Servir al Pueblo: "Morir por los intereses del pueblo tiene más peso que la montaña Taishan; servir a los fascistas y morir por los que explotan y oprimen al pueblo tiene menos peso que una pluma." Sucede que hace apenas unas horas, pocos días, falleció uno de esos camaradas militantes de la vida víctima del covid-19: Rubén Albino Torrealba.

Sus amigos, amigas y camaradas de lucha encabezados por la doctora Dulce Marrufo y el doctor Ángel Velásquez, directora del Centro de Historia Larense y responsable de PNFA por la Universidad Francisco de Miranda respectivamente, decidieron hacerle un sencillo, fraterno y sentido homenaje. Allí recordamos a Rubén como el pana que, más allá de las responsabilidades asumidas en la estructura de partido y en la estructura gubernamental, nunca perdió su esencia de militante revolucionario, de desprendimiento, sacrificio, irreverencia y entrega a la causa liderada por el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías. Quienes hicimos uso de la palabra coincidimos en reconocer en Rubén su conducta dicharachera, de jodedor; ese buen sentido del humor mordaz con el que muchas veces gustaba problematizar algunas situaciones, por muy serias que estas fuesen.

La pandemia por covid-19 cobra una nueva víctima de las tantas que ha habido a nivel nacional y mundial. Y nuevamente nos acosa la inquietud acerca de ¿hasta qué punto esta pandemia no obedece a algún plan trazado por quienes se consideran las élites mundiales en sus locos deseos por diezmar la población y de esta manera garantizarse un mayor control sobre los recursos del planeta? Si es así habrá que concluir que el camarada Rubén Torrealba fue víctima de ese plan, así como lo han sido tantas personas queridas que hoy no nos acompañan físicamente.

El audio de su testimonio pocos días antes de morir es elocuente. Allí escuchamos sus palabras con evidentes problemas de cansancio y respiración, pero dejando muy en claro que él era un militante revolucionario y asumía como tal su responsabilidad ante la muerte. Evidentemente Rubén tenía muy claro la expresión del Che Guevara cuando afirmó: "En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ese, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otro mano se tienda para empuñar nuestras armas..."

Hermano y Camarada Rubén Torrealba cierro este breve escrito recordando al poeta falconiano Servando Garcés Fergusson, "El Colorao":

SI MARCHO PARA SIEMPRE NO ME LLORES

TENME COMO UN COMBATE Y COMO UN CANTO

PUES NADA VAS A HACER CON ESE LLANTO

NI HARÁS NADA CON REZOS NI FLORES.

AQUÍ LA SANGRE CORRE CADA DÍA

CADA DÍA LA LUCHA SE AGIGANTA

Y ES POSIBLE QUE UN GRITO EN MÍ GARGANTA

NO SEA MÁS QUE UN GRITO YA SIN VIDA.

YO SÓLO SE QUE QUEDARÉ EN TÚ HERIDA

COMO LA ARENA TIBIA DE LA PLAYA

Y SOLA NO ANDARÁS CUANDO ME VAYA

PORQUE ANDARÁS CONMIGO MIENTRAS VIVAS

Y POCO A POCO CERRARÉ ESA HERIDA

ESA HERIDA INFELIZ QUE VOY A DARTE

PUES NADA TENGO AHORA QUE DEJARTE

SINO ESTA TORPE Y TONTA DESPEDIDA.

Honor y Gloria a Rubén Torrealba.

Mervin Rodríguez



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1447 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: