Es el propio Simón Bolívar quien aclara la confusión de su nacimiento

El Bisabuelo de Petronila de Ponte y Marín, Francisco Marín de Narváez, era rico, y poseedor de las fabulosas minas de cobre de Aroa. Era un soltero empedernido que no cayó en las trampas de tantas mujeres que hacían lo imposible por pescar su inmensa fortuna. A su muerte en Madrid en 1673, dejó un testamento que conmocionó a la familia Narváez, ya que en ese documento confesaba sus amores secretos con una Doncella Indígena de Aroa, de cuya unión nació Josefa Marín de Narváez, es decir, que Josefa era una mestiza, como resultado hereditario de la unión de un blanco y una india. Así dejó escrito en el testamento: "Tengo una hija natural y por tal la reconozco nombrada Josefa, la cual hube en una doncella principal, cuyo nombre no mencionaré por decencia" y por tal motivo, Petronila como hija de Josefa, podía ser acusada, no sólo de bastarda por el linaje materno, sino de mestiza, por una sociedad cruel y prejuiciosa. Por esta razón, de los cuatro hermanos, Bolívar y su hermana María Antonia, heredaron las facciones mestizas de su bisabuela: pelo negro encrespado, piel canela, ojos negro azabache, y pequeña estatura; mientras que sus otros dos hermanos: Juan Vicente y Juana Nepomucena, heredaron el tipo vasco español, con pelo rubio, liso, ojos azules y mayor estatura. Rasgos que enaltece el gentilicio venezolano de Bolívar, por la sangre indígena que llevaba en sus venas; nuestro Simón Bolívar el Libertador de América del Sur.

En cuanto a la fecha del nacimiento de Bolívar, siempre existió una controversia histórica, por cuanto los dolores de parto de María de la Concepción comenzaron muy entrada la noche del 24, y algunos escritores señalaron la media noche para no profundizar más en el tema, y respetar esa fecha que se venía conmemorando junto con la batalla del lago de Maracaibo del 24 de julio de 1823, cuando definitivamente fueron expulsados los españoles de Venezuela, y que se celebra como Día de la Armada Nacional. Por otra parte, durante mucho tiempo, en el resto del continente, se celebraba el 28 de octubre como la fecha del nacimiento del Libertador, por cuanto es la fecha de su onomástico "San Simón. Pero sin embargo, la fecha de su nacimiento queda definitivamente aclarada en una carta dirigida por Bolívar a su prima Fanny du Villars: "Mi abuelo, como Alférez Real que era, se comportaba como un viejo réquete godo y sumamente beato, e insistía que mi padre me diera el nombre del santo del día en que realmente nací, el 25 de Julio, o sea el del apóstol Santiago, el más chapetón de los santos, ya que es el único que lleva la Santidad en el nombre y por tanto nunca se le dice San Santiago" Para complementar aún más la aclaratoria, en conversación con su edecán Francisco O´Leary le dijo Bolívar: "Ahí mismo mi padre me cambio mi fecha de nacimiento a la del día anterior, 24 de julio, para zafarse del nombre Santiago, y para quitarse de encima a mi abuelo que por beato que fuera, no iba preparado para tamaña argucia ni se sabía tanto el Martirologio Romano como para poder chistar. Allí mismo también empezaron mis problemas con la familia Palacios: pero, me llamé Simón y no nací el 24 sino el 25 de Julio"

También le refiere el Libertador a su edecán O’Leary: "Hoy se celebra la Batalla del Pantano de Vargas ocurrida el 25 de julio de 1819, y el 25 de julio fue la fecha efectiva de mi nacimiento, según me lo confirma el Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, al escribirme para mi cumpleaños y conmemoración del primer aniversario de la famosa batalla" A partir de ese glorioso amanecer del 25 de julio, otra será la historia del mundo. Había nacido el redentor de América, el salvador, el hombre que escribirá nuevas páginas en la historia, el hombre que cambiaría el futuro del mundo. Con el nacimiento de Bolívar, el apellido Bolívar se perpetuaba en América luego de varias generaciones que se iniciaron en 1559 con Simón Bolívar, el Viejo, procedente de Vizcaya, y su primer descendiente americano nacido en Santo Domingo de nombre Simón Bolívar el Mozo, que llegó a Caracas en 1590. Un apellido de origen vasco que en su lenguaje nativo significa: Pradera de Molino, representado en el Escudo de la familia, que se exponía sobriamente a la entrada de la mansión colonial de los "Bolívar. A los pocos días de nacido, y como se acostumbraba en la época, el 30 de julio, lo más engalanado de la oligarquía caraqueña se reúnen en la iglesia Catedral para el bautizo del recién nacido. No es un acontecimiento cualquiera el bautismo de un niño mantuano. Gente de pueblo de las más disímiles castas, se congregan a las puertas de la Iglesia Catedral, para aplaudir la entrada del niño Bolívar de los brazos de la negra Hipólita. Manteniendo la distancia acostumbrada, se podían diferenciar la gente de pueblo, los esclavos y la extensa familia engalanada, que mostraban la opulencia del poder que ostentaban en la colonia. Al momento del ritual bautismal, la negra Matea alza en brazos el cuerpecito del recién nacido ataviado con un faldellín tejido en hilo blanco con bordados de organza, y confeccionado con las mejores telas traídas de Holanda; que sólo podían pagar los adinerados de la colonia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1473 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /cultura/a268095.htmlCd0NV CAC = Y co = US