Inquisición imperialista contra medicina homeopática

El capitalismo ha creado una inseguridad global. Se mueren los que no tienen para pagar la lucha contra la enfermedad. Pero también se mueren envenenados y descuartizados por la cirugía los que tienen mucho, cuando el sistema los acosa en su enfermedad para sacarles todo lo que tienen. Si no tienes dinero, pero tienes un jugoso seguro, también te matan para cobrar el seguro.

El Alca, como los tratados bilaterales de "Libre Comercio" plantea, no sólo perseguir otras medicinas, sino también acabar con las fórmulas de los genéricos de la misma medicina alopática. Se utiliza el Estado imperial e imperialista, las academias y los llamados Colegios de Médicos para deslegitimar y perseguir cualquier intento de darle curso a la medicina intercultural. Detrás de todo ello están las transnacionales de la industria farmacéutica y otros genocidas traficantes de la mercantilización de la salud y la vida. En síntesis, ni la vida, ni la salud son rentables, pero los laboratorios que crean la enfermedad sí. El Comandante Hugo Chávez señalaba que las agresiones del ALCA y de los Tratados de Libre Comercio no están nunca desvinculados de los atentados contra la salud y la vida y por supuesto, de la agresión contra los nuevos mecanismos de integración continental: Unasur, Mercosur, CELAC, Petro-Caribe y por supuesto, el ALBA, como la avanzada ideológica del Bolivarianismo independentista y emancipador. En septiembre de 1987 me correspondió en el Museo Rómulo Raggio de Buenos Aires en la Conferencia de Apertura de un Congreso Interamericano de Pueblos Indígenas, denunciar que aquí en Venezuela los Colegios de Médicos estaban persiguiendo a sus propios colegas médicos homeópatas, acusados de "actos de brujería" olvidando que la homeopatía es medicina oficial en Alemania y otros países. También se perseguía a las comadronas, que no se han eliminado en los países nórdicos, dentistas prácticos, optometristas, periodistas y comunicadores de brega o de calle y se comenzaba a descalificar, entre otros a los maestros normalistas y a las mismas escuelas técnicas. No había ninguna conciencia sobre un diálogo intercultural entre pueblos y academias y el mutuo enriquecimiento y formación aprovechando las múltiples potencialidades de nuestros pueblos. El afán de lucro conspiraba contra el conocimiento. En Venezuela se secuestran los medicamentos subsidiados por el Estado porque ello contradice la lógica del capital y sobre todo el espíritu mezquino del neoliberalismo.

La gente del equipo de la Cátedra Libre Intercultural César Rengifo, entre otros el camarada y amigo, el Profesor Héctor Yi Durán nos pasaron unos documentos en circulación por internet contra el estatuto científico de la medicina homeopática. Detrás de esta campaña, como era de suponerse están de vuelta los poderosos intereses de las transnacionales farmacéuticas y otros organismos relacionados con el comercio y la mercantilización de la salud. Valga señalar, que a una escala más global la campaña es indesligable del capitalismo financiero y su coletazo pasa también por España y otros países de Europa. (1)

Cabría preguntarnos: ¿y por qué esto comienza contra la medicina homeopática? ¿Por qué se pone en duda su estatuto científico y su eficacia holística, que maneja lo general y lo particular, totalidades y especificidades de casos sobre el microcosmos que somos en sintonía con el macrocosmos? De paso, hay que agregar que en un enfoque más inter-cultural, los médicos formados como homeópatas son por lo general médicos alópatas egresados de las universidades orientadas por la ciencia grecorromana y judeocristiana –método único y excluyente- en tanto cultura dominante y epistemicida de otros saberes y conocimientos de culturas milenarias, incluyendo la ancestralidad de la misma Europa y de sus fuentes culturales más inmediatas (Mesopotamia, Egipto, Grecia, Roma, para no hablar de su innegable herencia asiática: árabe, hindú, china y ahora a partir del siglo XVI, indoamericana-caribeña). Dicho sea de paso, la frase de Hipócrates…."que tu alimento sea tu única medicina y tu medicina tu único alimento", en el origen de la propia medicina griega y en la voz del padre de la medicina de la cultura occidental, representa hoy el mayor atentado y la mayor herejía contra la industria farmacéutica.(Pero, ¿dónde quedarán los Mac Donald, la Cocacola y otros especímenes de la comida chatarra del capitalismo global?) ¿Que decir hoy de los trofólogos y trofoterapeutas, que partiendo de ese principio hipocrático ponen la atención en el ph del tubo digestivo y en las combinaciones químicas de los alimentos en cada comida y sobre lo cual pesa hasta hoy una gran ignorancia de muchos de nuestros nutricionistas salidos de la academia?… Aparte de ello, poner en duda el estatuto científico de la homeopatía nos llevaría muy lejos, especialmente a desconocer el tronco común de todas las medicinas ancestrales de la humanidad, pasando por la medicina ayurvédica, que tiene más de 7000 años de fundamentación y experimentación, la acupuntura, más de cinco-mil años y todo el repertorio de las medicinas chamánicas ancestrales, que se pierden en los milenios sin registro de la escritura, pasando por la proteica y variada medicina indígena de América y de todos los continentes. De paso la biología, la anatomía y la fisiología del cuerpo humano tienen otros enfoques de su funcionamiento cósmico, muy diferentes a la concepción fragmentaria y descontextualizada del universo, de la visión del cuerpo humano que maneja la medicina occidental académica. Los médicos alópatas y homeópatas, manejan en forma dialéctica ambos enfoques, acercándose a la medicina intercultural. Si Hanneman sistematizó la medicina homeopática y la actualizó, ella viene de los albores de la humanidad. Tampoco es Hahnemann su "creador" como simplifican en todo la realidad los diccionarios y enciclopedias occidentales. La homeopatía es milenaria y sus principios de curar por lo semejante están de una u otra forma en todas las culturas que buscan el equilibrio cósmico y espiritual del ser humano como totalidad. Pero la aparente sencillez y simplificación de las microdosis homeopáticas y su bajo costo, no interesan al capitalismo (aún cuando representan una inversión de millones de dólares).

Salta a nuestro recuerdo una jornada de trabajo en el que participamos –hace algunos años- entre otros Eduardo Samán y el suscrito en el Instituto de Altos Estudios de Salud Arnoldo Gabaldón de Maracay. Allí decía textualmente Eduardo: "La humanidad puede sobrevivir sin problemas con las actuales fórmulas farmacéuticas, pero la industria farmacéutica no". Adivine por qué…

(1). Según denuncia de Carlos Francisco Fernández del 4 de diciembre de este año 2016 el ataque a la homeopatía viene de la Comisión Federal de Comercio de USA, quienes obligan a ponerle en la etiqueta de cada frasco que"esta medicina no tiene evidencia científica". Y en España la campaña viene de la Sociedad española de farmacia hospitalaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 876 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Saúl Rivas Rivas

Saúl Rivas Rivas

Más artículos de este autor