El comienzo de una cruzada nacional

Los lectores que lean este escrito, deben sentirse comprometidos con la grave problemática que les voy a describir.

A pesar de que a muchos no les afecta de manera personal, soy consiente también, que de manera indirecta son afectados por vivencias de algún familiar o compañero.

Como revolucionarios que somos, tenemos el deber de sentirlo como propio.

Este es el cuarto artículo que escribo al respecto y como no veo ni oigo ningún pronunciamiento de parte del gobierno nacional, me siento obligado moralmente a intentar distintas maneras, para atacar esta grave problemática que afecta de una manera u otra a nuestro pueblo.

He decidido emprender una cruzada nacional, para lograr una demanda colectiva contra la delincuencia organizada.

Nuestro compañero escritor Luís Brito García y mi persona, pareciese que somos los únicos verdaderamente preocupados, ante la presencia de este nuevo flagelo, que esta acabando con un sin fin de pobres incautos.

Nuestras denuncias llegan de distintas maneras, pero persiguen un mismo fin.

Él nos dice, que si no atacamos el problema con determinación, se permite que el narcotráfico y los paramilitares laven impunemente sus millardicas ganancias.

Yo digo que también estamos permitiendo la disolución familiar, y seremos cómplices de fabricar una generación de entupidos he invesiles por culpa de la “LUDOMANIA”

COMPAÑEROS, SI NO HACEMOS ALGO URGENTE, LOS BINGOS Y CASINOS ARROJARAN ESTA REVOLUCION PARA LA M......

Dichos centros de supuesta recreación, son un enjambre infinito de delincuencia.

Ante un sin fin de irregularidades que he observado y he investigado, me atormentan interrogantes que me llaman a la reflexión.

¿Porque razón nuestro Seniat, consiente que la mayoría de estos establecimientos, son infractores en varios rublos, sólo los cierra por 3 días?

¿Cual es la causa que no son cerrados definitivamente?

El Seniat sabe, que muchos bingos y casinos no pagan ni siquiera el seguro social.

Los empleados carecen de vacaciones “pagas” como exige la ley. Prestaciones y utilidades se pierden en un laberinto de documentos firmados falsamente.

A la hora de un supuesto retiro, les descuentan, los miserables rialitos que les dan para tal fin.

¿Porque razón el Ministerio del Trabajo no emprende una investigación responsable y protege como es su deber, a los empleados de los casinos?

A los incautos jugadores los despluman diariamente, con maquinas estafadas, valiéndose del vicio de dichas personas.

No acepto que me digan: “Nadie los obliga a ir”, esta revolución, como revolución, esta comprometida acabar con esta nueva calamidad y tiene la obligación y el deber moral de proteger a todos sus ciudadanos...

Es necesario hacer algo al respecto, ante esta nueva variante de ilícitos de todo tipo.

Tenemos la obligación revolucionaria de erradicar esta nueva modalidad de esclavitud modernizada.

Me siento comprometido como revolucionario, de iniciar una cruzada nacional contra esta nueva barbarie desatada.

Pretendo con toda responsabilidad, iniciar una demanda colectiva contra la delincuencia organizada, disfrazada de juegos de libre recreación.

Ayudar a un sin fin de empleados explotados y otro tanto de ilusos jugadores timados y estafados, los cuales han perdido todo y dejados en la ruina.

Seamos nuevamente ejemplos del mundo, como lo fuimos en el día del Caracazo, cuando cansados de tantas injusticias, arremetimos contra los culpables.

Demos el paso al frente, necesario, valiente y decidido, para ser los felices revolucionarios de crear un procedente a nivel mundial, para ser tomados como ejemplo gracias a nuestra revolución socialista.

Abracemos esta causa, para erradicar de América latina, este nuevo intento de conquista de nuestros pueblos, por parte de una de las banderas del consumismo vergonzoso y el despiadado capitalismo.

(...) Dejando de lado al Excelentísimo Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela, olvidando por un instante al comandante en jefe de esta revolución...intentando una reflexión con el ser humano, con el arañero:

¿Como es posible compañero, que nuestra hermosa revolución conviva diariamente con un sin fin de estafadores, que hoy día estafan a nuestro pueblo y lo dejan limpios de unas bien merecidas utilidades y prestaciones, ganadas con el sudor de su frente?......

Siento como que si guardo silencio y no hago nada al respecto, no puedo sentirme revolucionario...si callo, mejor me voy pal monte y me olvido de la revolución.

“La moderación es otra de las palabras que les gusta usar a los agentes de las colonias. Son moderados todos los que tienen miedo o los que piensan traicionar de alguna forma. El pueblo no es de ninguna forma moderado” Ernesto Che Guevara.

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

jovarela33@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1471 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N Y ab = '0' /contraloria/a47869.htmlCd0NV CAC = Y co = US