El funcionario público

EL FUNCIONARIO PUBLICO

Si algún esfuerzo ha hecho el gobierno revolucionario del Presidente Chávez, es reivindicar al trabajador del sector público, con ello, no quiero decir que se halla excluido el privado, solo quiero resaltar, los logros y resultados a nivel de la administración pública. Como todo no es perfecto, hay excepciones, y desde luego, los detractores y críticos del proceso de cambio. La democracia en Venezuela, más allá de una libertad, estuvo durante muchos años arraigada al libertinaje, cualquier institución del estado en materia de servicios, significaba un caos y pérdida de tiempo total para el ciudadano común, el trato y nivel profesional era en realidad, de baja calidad, funcionaba más aquello del carnet del partido, que una hoja de servicio profesional que hablara por sí sola. Aquellos, que lograban insertarse como trabajadores del sector público, con el tiempo se contaminaban de diferentes formas...y no quiero decir, que son todos los que han pasado por el sector público, al menos quiero dejar claro, que era lo que se reflejaba para el ciudadano común, ávido de alguna atención del estado.

Entre otras cosas, la apatía, el descontento, el irrespeto al horario de trabajo y atención al público, “la mojada de mano” para cualquier trámite oficial, la desinformación y la mala orientación del servicio al cual se acudía, y así, una larga lista...La vocación de servicio era mínima, y es que, entre los múltiples factores que impulsaban a todo esto, estaban los malos salarios y beneficios, pésimas gerencias y supervisiones, falta de estímulo al mejoramiento profesional, ambientes de trabajos con pesadas cargas de estrés, falta de actualizaciones tecnológicas y herramientas de trabajo, excesivo burocratismo, ausencia de compromiso nacionalista (influía más el color de partido), implicando todo lo anteriormente mencionado como factores contaminantes y de corrupción. Si alguien del sector público, estaba muy distante de todo este antecedente negativo, profesional con criterio, orientado al avance, buen servicio, y quería pasarse a laborar en el sector privado, aún con un título profesional y actualizado, corría el riesgo de ser etiquetado de flojo, mediocre, y por supuesto, no obtenía el empleo.

Ahora, llega el gobierno revolucionario, con un propósito humanista, que va más allá de cualquier tendencia o color, y se consigue con un mundo al revés. El comentario de muchos trabajadores del sector privado, respecto al sector público, es altamente positivo...hoy día, cualquier trabajador del sector privado quisiera tener el privilegio de trabajar en la administración pública, y ni se diga de un desempleado...solo que, vuelve a ser al revés la situación. La explicación, ha sido la acción emprendida por parte del gobierno hacia sus trabajadores, la excelencia en sueldos, salarios y beneficios, mejoramiento profesional, el estímulo en al ambiento laboral, la actualización tecnológica aplicada a las funciones inherentes al servicio público, entre otros aspectos positivos. Lo sorprendente, y aquí me pregunto: ¿cómo se ha podido colar tanto conspirador como funcionario público?. El compromiso, no es solo con un pensamiento político, es además hacia el ciudadano común y a una nación entera. En libertad y democracia está permitido disentir, estar opuesto a una forma de pensar distante, eso, es razonable permitirlo, pero, donde hay un estado que hace esfuerzo por mejorar la calidad de servicio, en lo interno y externo, donde exista un grupo humano comprometido en seguir el camino de la calidad, tocados de algunas manzanas podridas en el entorno, debe haber el alerta y proceso de depuración de aquellos funcionarios públicos que en actitud, falta ética y moral , obstruyen el camino hacia el éxito y arrastran comentarios negativos hacia el Presidente y el proyecto nuevo de país. De estos casos, hay ejemplos diversos, algunos como los tantos cajeros antichavistas que laboran en los mercales y que redondean el vuelto efectivo a su favor, que cobran las bolsas, manipulan algunos productos a su criterio y propio beneficio, funcionarios que dan mal trato al pueblo en algunos ministerios (para dar la impresión de que todo funciona igual que antes), en escuelas y liceos públicos, instituciones del estado, Alcaldías, etc...todo esto hay que revisarlo y prestarle atención, es una forma silenciosa de sabotaje al gobierno, enemigos endógenos, apátridas que se benefician del estado, y que, disienten a la vez de él. Tienen derecho a discrepar en sus pensamientos, eso es legal, lo que me parece peligroso es que, en actitud y laborando dentro del estado, hagan ver una situación que precisamente se busca exterminar, de modo pues, que no creo que sea un atropello, comenzar con una depuración institucional y necesaria, antes de que sigan contaminando el mejoramiento laboral que se ha ido arraigando en el sector público...ni el sector privado se los calarían.

El compromiso debe ir además, en las misiones y beneficios que otorga el estado, a todos los venezolanos, porque además es notorio, que muchos miembros de la oposición que sabotean y desprecian al gobierno bolivariano, se benefician de créditos, becas, vivienda, empleos, financiamientos de vehículos, cooperativas, etc...mientras muchos camaradas comprometidos con el proceso, de corazón, cuerpo y alma, andan perdidos a la buena de Dios sobreviviendo, así que, es urgente detectar todo esto que vive el proceso, de allí que el llamado a un partido unido, imprime al menos un primer paso...queda de los camaradas que se encuentran cerca de estas situaciones, detectar cuanto saboteador ronde el proyecto, en busca de un beneficio individual y bajo la premisa de despotricar del proceso de cambio revolucionario que vive nuestra querida patria. En mi caso, y a muchos camaradas les consta, escribo de corazón, sin ningún aporte de nadie, lo hago, como ciudadano de calle, que ha laborado siempre en el sector privado y que sobrevive a diario sin haber obtenido beneficio económico del gobierno, que solo desea el progreso y bienestar del colectivo, camina y patea las calles del día a día con el ojo “pelao”...y que no callará cualquier desvió en beneficio de un pequeño grupo apátrida, en perjuicio del pueblo y el Gobierno Revolucionario.


larryubv2004@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12678 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Larry Márquez Peralta

Larry Márquez Peralta

Más artículos de este autor