Golpe a la Cripto-Banda de PDVSA, deben darnos rotundas lecciones. Hasta cuándo nos joden!…

  1. No ha habido una empresa en el mundo que haya producido más ladrones que PDVSA. En realidad, PDVSA no procesa petróleo sino gerentes que terminan montando mafias, grandes grupos de estafadores, horribles delincuentes, y a estos bandidos que los cogen por centenares en Europa y Estados Unidos no nos los entregan y además no le devuelven a Venezuela ni medio de los miles de millones de dólares que nos han robado. El jeque mayor de esta banda vive a cuerpo de rey en Italia: Rafael Ramírez.

  2. Hubo un tiempo, en que en toda Venezuela, había que pasar días y noches enteras para poder echar sólo 40 litros en las estaciones gasolinas. En ocasiones, sólo 20 ponían litros. En ciertos lugares del estado del Estado Mérida, por ejemplo, se podía pasar meses enteros sin que se viera una gota de gasolina como, por ejemplo, en los Pueblos del Sur. Muchos compatriotas murieron haciendo estas agobiantes colas, y esta tortura se venía dando desde el año 2017, pero se intensificaron a partir de 2019 hasta el 2023, cuando cogen a la Cripto-Banda de PDVSA.

  3. Ayer, a las 5 de la tarde, eché gasolina en la estación de Buganvilla y no había un solo carro, y se podía poner todo lo que uno quisiera. Pero antes, aquí en esta bomba, el negocio era bien oscuro, de hecho, esta estación acabó siendo sancionada durante un tiempo por meter carros VIP que nunca hacían colas.

  4. Lo que me parece horrendo y criminal es que no se permitiera pagar en bolívares en las estaciones de servicio de combustible. Aún no permiten pagar con puntos, hay que llevar los bolívares en efectivo. Siempre se alega que no hay puntos o que éstos están dañados. Esto sin duda, tenía que ver con un acuerdo desde "arriba", establecido con los dueños de las bombas.

  5. Desde un principio, cuando se implementó el pago en dólares del fulano combustible, me pareció una aberración, prestándose a la vez para una robadera imparable, muy factible con estos métodos. Aquello eran cajas de dólares que retiraban de cada estación a altas horas de la noche, en carros totalmente camuflados como de los más corrientes, que luego cogían hacia destinos desconocidos (ni tan desconocidos: a las oficinas del coronel Antonio Pérez Suárez). Eso se iba a convertir, pues, en toda la crónica de una robadera perfectamente anunciada.

  6. Las declaraciones del que recientemente se suicidó (de la trama Pdvsa-Cripto), el coronel Marino José Lugo Aguilar, da luces sobre toda esta locura sobre los pagos que tenía que hacer la gente en divisas, durante el tiempo en que esta distribución de combustible estuvo bajo las órdenes de Tarek El Aissami. En ese tiempo, el coronel Marino Lugo se desempeñaba como director de Mercado Nacional.

  7. Cómo sería el despelote cuando este coronel llega a decir que le había entregado 300 millones de dólares a Joselit Ramírez, para entonces jefe de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip). Divisas que luego convertían en monedas digitales, y acababan, pues robándoselas.

  8. La trama era realmente surrealista, inconcebible de imaginar, pues funcionaban como una especie de administración paralela al gobierno. No había nadie quien los fiscalizaba porque quien podía hacerlo era por orden de Tareck a través de militares que acaban corrompidos por la inmensa bola de billetes que caían en sus manos. Desviaban mediante operaciones ejecutadas por privados y funcionarios públicos. Es decir que, si se investiga en profundidad esta red de ladrones (con militares, dueños de estaciones, funcionarios públicos, intermediarios, etc.), dos estadios de futbol no serían suficientes.

  9. El plan todo a la final apuntaba, por parte de la referida banda, era procurar derrocar al gobierno y ellos salir librados como elementos comprometidos con Estados Unidos. Todos comenzaron a buscar la manera de conectarse con los agentes gringos, a ofrecer sus servicios como lo hizo, por ejemplo, Simón Zerpa quien delató la ruta que tomaría Alex Saab, al imperio.

  10. Al coronel Marino José Lugo Aguilar le entregaron parte del negocio de las gasolineras, precisamente por ser militar. Desde el 1º de junio de 2020, el ministro de Petróleo, Tarek El Aissami, comenzó con el nuevo esquema para la comercialización del combustible, que comprendía las modalidades de gasolina subsidiada y dolarizada. La subsidiada a través del Sistema Patria donde están afiliados unos 19 millones de venezolanos a quienes le cargarían 120 litros al mes a razón de 0,11 centavos de dólar, y el combustible a precio internacional cobrándose a 0,50 centavos de dólar.

  11. Imagínense el deliro de descontrol de este método siendo que el combustible subsidiado se expendería en 1.368 estaciones de servicio mientras que en 200 sería para la dolarizada. De esas 200, el coronel Antonio Pérez Suárez, vicepresidente de Pdvsa, seleccionó 150 que las controlaba de manera personalizada y que se llamaron de "de confianza". Aquí en Mérida algunas de esas estaciones llevaban nombres específicos de "fulano de tal". Rezan los informes de investigación que el "grupo de gasolineras, manejadas por empresarios privados, debían entregar el pago en efectivo (billetes verdes) ante la Dirección de Mercadeo Interno de Pdvsa a cargo del coronel Marino Lugo y éste a su vez los llevaba a la oficina de Pérez Suárez". ¿Quién fiscalizaba a esta banda? De hecho, cuando realizan el allanamiento a ese despacho en marzo de 2023, los funcionarios de la Policía Nacional contra la Corrupción, localizaron fajos de dólares en distintos sitios de la oficina.

  12. Vean las dimensiones de la trama: A las 150 estaciones de confianza les despachaban diariamente dos gandolas que cargaban entre 23 mil y 33 mil litros. Pdvsa se los vendía a 0.49 centavos de dólar para que lo vendieran a 50 centavos, según el informe donde se especifica que el precio podía variar en beneficio del empresario privado. Cada semana las 150 estaciones de confianza arrojaban un aproximado de 109 mil 760 dólares. Lo cual en 32 meses produjo $2.041.583.000 que no ingresaron al Estado venezolano, sino que fueron convertidos en monedas digitales a través de esa especie de "banca paralela" manejada desde la Sunacrip, según la investigación.

  13. El coronel Marino José Lugo Aguilar le entregó los 300 millones de dólares al entonces jefe de la Sunacrip, Joselip Ramírez. A Lugo Aguilar le habían imputado los delitos de apropiación o distracción del patrimonio público, concierto para la celebración de contratos, evasión de procedimientos, controles o restricciones en licitaciones, legitimación de capitales y traición a la patria, informó el Ministerio Público.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: