Mi palabra

Corrupción y delincuencia

"La corrupción lleva infinitos disfraces"

Thu-zen tleilaxu

El pasado jueves al mediodía, me conseguí una abogada, mujer ampliamente conocida en las ciudades gemelas. Esta profesional del derecho, polémica, llena de sensibilidad, no esconde en ninguna parte, su admiración hacia el Presidente de la República; se encontraba almorzando algo rápido en una panadería, como para mantener su alta y delgada contextura. Es una de las tantas personas, que depositaron el voto para llevar al Comandante Chávez a tomar las riendas del país, con la esperanza de frenar la corrupción e inseguridad en los gobiernos de AD y COPEI. Está abogada nunca ha sido militante de partido alguno de izquierda, pero esa motivación le movió las fibras, igual que a muchas personas impresionadas al ver al país, caer por un verdadero precipicio en manos de personas sin interés y visión para frenar la cantidad de problemas de los venezolanos.

Esta profesional con varios años de experiencia, en la corta conversación que sostuvimos no escondió su frustración, porque no ve por ninguna parte, la mínima señal de disminuir la corrupción y la delincuencia, agobiantes problemas de la sociedad Venezolana, imposibles de esconder, muy discutidos en todas partes; algo parecido a la obsesión de hablar de Nicolás Maduro, en toda reunión; solo falta saber, cuál de estos temas ocupa más tiempo en la mente de los venezolanos. El rato de diálogo con esta Jurista, me sirvió para comprobar, como los ciudadanos empiezan a encontrarse en una verdadera encrucijada; como preguntándose para dónde agarro, por una razón muy sencilla, el recuerdo del pasado los espanta, fue ahí donde se engendraron estas "bombas" de la sociedad, explotando en este gobierno y ahora a pesar de todo el empeño, parecen imposibles de erradicar; son unos monstruos de mil cabezas, inmune a cualquier método para exterminarlos.

La pregunta, e inquietud de la amiga, la repitió en varias oportunidades: ¿Qué vamos hacer con tanta inseguridad y corrupción? A los corruptos todo el mundo los conoce, sencillamente porque el dinero no se puede "esconder– dijera un jodedor– es más fácil pasar un contrabando de gallos de madrugada. El cambio de una persona corrupta es notorio, más en nuestra sociedad, donde la competencia o lo que algunos llaman la envidia y la vanidad es el pan de cada día y para muchos el dinero lo es todo, de ahí, que muchas personas repiten: ¡tú vales lo que tienes!, expresión muy triste, porque aleja al ser humano de algo tan valioso, como es la dignidad, dejándolo a un paso de caer en la corrupción y la delincuencia. ¿Cuántas personas hasta ayer eran unos limpios y ahora forman parte de un "selecto" grupo de ricos sin importarles la manera de conseguir el dinero?

Este problema de la corrupción, igual al de la delincuencia, tienes diferentes motivos que lo estimula, pero en definitiva, el principal es el dinero a manos llenas, ya que en la vida todo parece un problema económico y la riqueza no llega por arte de magia. Gastar en farras y en bienes de consumo, se ha convertido en una "necesidad" urgente para poder vivir. Esta triste realidad está presente cada momento; es provocación muy difícil de rechazar, porque el capitalismo con su manera de seducir a los consumidores los sumerge en un mundo ficticio. ¿Cuántos dirigentes se desprenden del gobierno, al ser descubiertos por corruptos?

Para terminar les cuento algo relacionado con todo esto, el cual sirve para meditar. Hace cierto tiempo, una mañana se me ocurrió aconsejar a un amigo; gastaba dinero a manos llenas, nadie sabía la procedencia, de repente se paró de una vieja silla, casi gritando con los ojos llenos de rabia; me dejó callado sin poder pronunciar otra palabra: "No te metas en lo que no te importa, necesito dinero ya; no cuando este viejo, no sirve para comer, beber y tampoco tener mujeres". La historia de este compañero, terminó de varios balazos en una céntrica calle de la ciudad de Valencia, cuando cometía un atraco. Como dicen en el argot popular; no se le dio la "pará", La corrupción y delincuencia tienen un mismo objetivo. La diferencia está en el procedimiento. Los corruptos siguen dañando al país disfrazados de distintas maneras. Los delincuentes se juegan la vida y muchos mueren en su primer intento. ¿Cuántos corruptos se asocian con la delincuencia para seguir en el mundo de las fechorías, para terminar huyendo, y después se convierten en unos férreos opositores?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 454 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a275114.htmlCd0NV CAC = Y co = US