Suena muy tentador pero…

Desde hace rato el presidente de la República está invitando al pueblo a ahorrar en Petros y a comprar su lingotico de oro, creo que es hora de sacar a colación un dicho muy popular de mi amada abuela “Con que cola se sienta la cucaracha” Nosotros los quince y último, vemos pasar nuestro sueldo de manera fugaz, todavía recuerdo el 20 de agosto y la semana siguiente al aumento de sueldo, la gente estaba feliz, gritando por las calles la buena nueva del gran aumento hecho por el gobierno. La Sundde como escoba nueva, los comerciantes contra las cuerdas, el pueblo obedeciendo las ordenes de defender el sueldo y las redes sociales repletas de denuncias, porque esa fue la orden que nos dieron, denunciar con pruebas, que si lo hacíamos una comisión se haría cargo del negocio especulador.

Tres meses después… El medio Petro se convirtió en medio ovoide, y hoy somos nosotros los que estamos contra las cuerdas, los empresarios y comerciantes han destruido por completo el poder adquisitivo del ciudadano común, cuando comenzó la crisis de alimentos, todos cambiamos los hábitos alimenticios y comenzamos a comer, verduras, y vegetales, hoy estos productos están mucho más caros que una harina pan, comprada a los bachaqueros, ya que en los supermercados no la distribuyen con regularidad, cuando un kilo de cebollas cuesta mil soberanos, producto cosechado por nuestros campesinos, que además de todo se los compran a precio de gallina flaca, y un producto tan sencillo como el cilantro tiene un valor de dos mil soberanos, nos toca sentarnos a llorar y comernos la sopita sin aliños, porque no todos tenemos tierra ni espacio, para sembrarla en nuestras casas. Y ni hablar de carnes, pollo, huevos y queso, todos los precios justos se quedaron en gaceta, porque nadie los cumple y tampoco hay nadie que los haga cumplir.

Por ahí escuchamos a Elias Jaua que siempre nos dice que tenemos que luchar por defender está revolución que tenemos que resistir y yo le pregunto ¿Señor Jaua cree usted, que no estamos resistiendo? ¿O que no hemos resistido? Porque si está pela que nos están dando los comerciantes, y nosotros como pueblo la estamos librando solos, si esto no es resistencia y lealtad a Hugo Chávez y a Nicolás Maduro ¿Dígame usted, a que le llama resistir? Es insólito que nos manden a resistir y a luchar, cuando le hemos dado ANC, la mayoría en las alcaldías y gobernaciones ratificamos a Nicolás Maduro en la presidencia, aún en los momentos más álgidos de los ataques tanto internos como externos. Lo único que esperamos es reciprocidad, porque no se puede mandar un batallón a librar una batalla, con las manos vacías, sin armas para defenderse y sin escudos para protegerse y nosotros como pueblo estamos enfrentando solos a los empresarios inescrupulosos que pulverizaron nuestro salario.

¿Cómo podría un pensionado ahorrar? Sin dejar de mencionar que la situación de los pensionados en estos momentos, es muy superior a la que vivían en la IV, en aquella época que aguinaldos, y que aumento de sueldo acorde al sueldo mínimo nada de eso, ni siquiera les pagaban puntual y cuando salían a reclamar, Antonio Ledezma tiene una buena historia que contar al respecto. Sin embargo con todos esos beneficios que hoy poseen, se les hace imposible comprar el lingote porque los medicamentos le cuestan la mitad de la pensión, y si encima de eso, necesitan un medicamento especial, olvídense que ni para comer bien. No son cuentos ni ganas de criticar son realidades que vivimos.

Está la otra parte, está situación no es originada por el gobierno, es originada por la pérdida de valores, cuando los ciudadanos dejemos de aprovecharnos y abusar de los demás, tendremos una sociedad justa. ¿Cuándo? Tal vez nunca porque la ambición desmedida es un cáncer que hizo metástasis en la sociedad venezolana y no habrá gobierno que termine con está situación, pero al menos podrían poner en funcionamiento ese poco de gente que cobra por aplaudir, mientras con su ostracismo y complicidad ayudan a tumbar está revolución, o hacen limpieza en las instituciones y ponen en sus puestos a gente del pueblo, pero pueblo verdadero, que se ha curtido de los verdaderos problemas que tenemos como nación. No los que sueñan con una burguesía revolucionaria, o los que hablan de las colas sabrosas. Esos no, en los campos hay verdaderos líderes con ganas de poner a producir este país. En las calles hay gente que de verdad quiere vigilar la distribución de alimentos, y los precios justos, no tienen palto y corbata, pero tienen los zapatos rotos de tanto patear las calles, luchando por sobrevivir, esos son los verdaderos expertos.

Somos muchos los que tenemos ganas de dejar los ahorritos unos días en el banco, pero lamentablemente tenemos que decidir entre un medio cartón de huevo y medio kilo de queso, o el lingotico más pequeño. Por supuesto la razón termina enterrando la ilusión. Por ahora ni Petros ni oro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1117 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a271997.htmlCd0NV CAC = Y co = US