Jonathan tírate un paso

 El deber de todo revolucionario es mantener limpio su expediente de vida, que nadie pueda decirle que escurrió el bulto, o que le tuvo miedo al cuero después de matar al tigre. En otras palabras cuando surge alguna duda lo ideal es dar la cara, pero no con argumentos y efectos mediáticos, sino con hechos convincentes que el militante de a píe pueda exclamar ese camarada las tiene bien puestas y es honesto a toda prueba, nadie le puede arrastrar el cuero.

Y en esto tenemos que recordar la conducta plausible del camarada Jesse Chacón Escamillo, que estando en ejercicio de gobierno, la vida le puso una prueba, cuando su hermano se vio presuntamente implicado en el escándalo bancario, donde resultaron estafados miles de venezolanos que depositaron su confianza en nuevas instituciones financieras que habían salido al mercado.

A Chacón Escamillo nadie tuvo que señalarlo en absoluto y mucho menos aprovecharse de su nombre para enlodar la revolución bolivariana, porque como buen militante de convicción y corazón, al surgir el nombre de su hermano en la lista de los investigados, de inmediato renunció al cargo que tenía en el gobierno central para dar transparencia a la investigación contra su pariente y se puso a la orden de los organismos correspondientes para que lo investigaran si era necesario, para que de esta manera quedara claro, que no tenía nada que temer porque en absoluto había estado cerca del presunto delito financiero.

Esa conducta del ex Presidente de CORPOELEC, fue aplaudida por el Comandante Chávez, por la militancia honesta y consciente de la revolución y hasta por adversarios políticos, que vieron en la posición de Jesse, la extensión del ejemplo dado por el líder de la rebelión cívico militar del 27F, con aquel “Por ahora”, que cambió la historia política de Venezuela y cultivó un huerto de valores, cuando se convirtió en el primer ciudadano venezolano, que se responsabilizaba por una decisión tomada y con la cual había arrastrado a su suerte a numerosos compañeros de armas y civiles, que le acompañaron en aquel glorioso gesto de valentía y patriotismo al insurgir contra una casta de políticos vende patria y saqueadores que tenían al pueblo al borde de un precipicio.

Esa conducta hasta ahora es la que marca la diferencia entre ese preclaro militar que abrazó el campo de la política para entregar la vida por el bienestar de su pueblo y la patria grande sueño de Miranda y Bolívar; y las hordas opositoras cuyos “líderes”, son líderes pero de la cobardía, de la irresponsabilidad y el “Yo no fui”, Yo no estuve allí. Yo no firmé eso y tampoco declaré eso que el periodista publicó.

Además líderes del lloriqueo y la desvergüenza, ante las instancias multilaterales, que por lo general son piezas del imperio en el ajedrez de la geopolítica mundial. Son tan infames que representan la vergüenza de la República Bolivariana en el mundo y en quienes amamos y defendemos esta tierra donde afortunadamente nacimos, lo único que nos dejan son nauseas cuando los observamos ante las cámaras de la mediática lloriqueando y anunciando con “orgullo” que van a las instancias internacionales a presentar pruebas contra Venezuela y a darle espaldarazos a las sanciones y agresiones del presidente Donald Trump y sus secuaces de la Unión Europea, contra nuestra patria.

Hacemos esta reflexión para traer a la mesa la situación que se presente en Anzoátegui, con el Alcalde bolivariano de Guanta, cuyo nombre aparece en los medios, ligado al grupo Urbano – Fermin, a la constructora CUFERCA, que supuestamente habría pagado los carnavales de Guanta, donde la figura central fue el cantante colombiano Maluma, que cobró una suma millonaria.

Hay un documento ilustrado con fotos, denominado 18 claves: Poder, derroche y lujo del empresario Jhonnathan Marín, donde se narran hechos que son para enfrentar a los detractores, con decisión y valentía y para ello el compatriota a quien no conocemos personalmente, pero que estimamos debe tener un liderazgo en ese municipio para llegar al cargo de Burgomaestre, debe para su beneficio y de la revolución separarse temporalmente del cargo y exhortar a la Fiscalia y Contraloría General de la Nación a investigar su administración y dar a conocer al pueblo los resultados de ese trabajo, por aquello de que quien no la debe no la teme. Hoy más que nunca debe tomar esa decisión, cuando algunos personeros con los cuales se le relacionan están siendo imputados por actos de corrupción en la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez”. Siga el ejemplo de Jesse Chacón Escamillo, para que limpie su nombre y evite que el lodo caiga sobre el legado de nuestro Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías. De nuestra parte, solo nos queda invitarle muy afectuosamente a que tome la decisión antes que sea tarde y que no sea necesario que le digan como aquella pegajosa melodía de hace cuatro años: Jhonnathan: tírate un paso.  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1170 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: