Medidas que no mojan pero empapan

El pasado jueves 7, el camarada presidente Nicolás Maduro se vino al bullpen intraficable, sin duda, su lanzamiento estrella de la noche durante su alocución, la misma empleada por nuestro Comandante Chávez: la "rabo´e cochino". Curvero como estuvo ese día, el camarada Presidente y Jefe de Estado, se permitió exhortar a los demás poderes públicos, en especial, al Poder Moral, retomar los casos emblemas de la corrupción en esta Quinta República, relacionadas éstos con el manejo de las divisas del pueblo venezolano, valga decir: Cadivi y Cencoex. Casos, que fueron congelados con supina intención, según se desprende de las denuncias formuladas por el camarada Diosdado sobre la red de extorsión que funcionaba en el Ministerio Público, y que dirigían la propia Luisa Marbelia y su esposo, con funcionarios y funcionarias de la estricta confianza de ambos presuntos corruptos. Corresponderá ahora, al poeta Tarek, transformar ese Ministerio en un órgano decente, donde la inmundicia sea desalojada y siga reuniéndose con sus pares de Colombia, Brasil, Panamá y concluya en la meca de la corrupción internacional: Miami.

Después de observar, la alocución del camarada Presidente Maduro; estimamos, que en la actualidad, no existe algún otro líder con la capacidad intelectual y poder de convencimiento, que el camarada Presidente. Bien podemos concluir, que después de haber derrotado tantos huracanes de categoría 5, juntos; Nicolás, ha sido absuelto por la historia y se ha ganado el amor y el aprecio del pueblo venezolano que ahora, comienza a ver puerto seguro, después de tanto navegar en mar picado.

Estimamos, que las medidas no deben analizarse por separado pues no permitirían apreciar el objetivo estratégico de las mismas, que no es otro sino inducir la liberación económica de nuestro país de la hegemonía del dólar, que nos atenazó por cerca de siglo y medio, convirtiéndonos en un satélite más del imperialismo estadounidense. Para el logro de tal objetivo estratégico, el camarada Nicolás consideró iniciar esa ruta con la aprobación de ocho leyes que fueron presentadas para la consideración y aprobación de la soberanísima Asamblea Nacional Constituyente. Mientras que, en lo correspondiente a precios y salarios, ya arrancó el vicepresidente Tareck y los integrantes del Gabinete Económico a consolidar reuniones con el sector empresarial que integra el Consejo Nacional de Economía para avanzar en un Diálogo Productivo hacia la estabilización y fijación de los precios de 50 productos y servicios, definidos como esenciales para el pueblo venezolano. Ya, el ministro Lobo anunció que la semana próxima vendrán decisiones sobre Precios Acordados. Este Plan, proviene de una experiencia desarrollada a partir de 2014, en la hermana República Argentina, en tiempos de Cristina Kirchner, en que el sector empresarial inducía los aumentos de precios, la fuga de capitales y la especulación con el dólar con fines político-electorales, cualquier coincidencia no es casualidad. Programa de Precios Cuidados le llamaron en Argentina, y cubría inicialmente unos 80 productos que, al cabo de un año ya tenía en su haber, 507 productos nuevos incorporados. Tuvo, tal éxito el Programa, que a los pocos meses de haberse implementado, la camarada Presidenta Cristina anunciaba: "Precios Cuidados se ha convertido en una política de marketing". (…) "ha tenido tanto éxito que las empresas quieren ingresar" (…) "La gente quiere comprar dentro de Precios Cuidados y no por fuera" (…) "Aumentando los precios se gana más durante un tiempo, pero se pierde más durante mucho tiempo. Perdiendo mercado, perdiendo consumidores" (La Nación, 24-04-2014).

Los Precios Cuidados, no son otra cosa sino precios de referencia para una canasta de productos, que regirán para un determinado período de tiempo, 6 meses o un año. En el acuerdo, las partes establecían un compromiso para garantizar al pueblo una determinada cantidad de productos a un precio acordado entre las partes. Tanto éxito tuvo ese Programa en la hermana República Argentina, que en 2015, el Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional de Trabajadores (Pit-Cnt), la Central Obrera Única de Uruguay le presentó esa propuesta al presidente Tabaré Vásquez, para controlar la inflación que comenzaba a mostrarse al pueblo uruguayo. En su diagnóstico, los sindicatos fueron bien precisos: "en Uruguay, los mercados en especial los de alimentos, son altamente oligopólicos, en algunos casos con más concentración en la fase primaria, otros en la industrial y otros en la comercial. Es decir, que el problema central está en la formación de los precios, sobre los que inciden el tipo de cambio por un lado y el margen de ganancia que establecen diferentes empresas que forman parte de la cadena de valor". Positiva, esa actuación de las organizaciones sindicales uruguayas, presentándole propuestas al Ejecutivo para abordar los problemas que aquejan la calidad de vida de sus afiliados y afiliadas, contrasta esa actuación con la de los sindicatos venezolanos, unos (los bolivarianos) esperando que el Ejecutivo les marque la pauta a seguir y aplaudir, otros en cambio (los de derecha), quejándose todo el tiempo y rechazando todo aquello que provenga del Ejecutivo Nacional, sin aportar nada al país y mucho menos a los trabajadores y trabajadoras. El gobierno neoliberal de Mauricio Macri, mantuvo el Programa como un dique de contención a la inflación, combinándolo con el Plan de Ajustes del FMI que implementó. Pero, contradictorio como es el Programa con las políticas desreguladoras de precios del FMI, ya el gobierno Macri anunció su fin, para el próximo 6 de enero de 2018 y finaliza, con tan solo 325 artículos.

Importante revisar, algunas de las quejas del pueblo argentino en su labor de fiscalización del Programa: "Salvo algunas excepciones, son muy pocos los productos que integran la lista y que efectivamente existe un stock suficiente. Pero además en su gran mayoría no están claramente identificados, no hay reposición permanente o se encuentran ubicados de manera tal que resulta muy difícil para los consumidores encontrarlos en las góndolas (aquí le llamamos: anaqueles)", señala Henry Stegmayer presidente de la Asociación de Consumidores Responsables. Añadiendo: "En los controles que hicimos con la asociación pudimos determinar que en ningún comercio que forma parte del programa estaba publicitado el número 0800-6611518, en el cual los consumidores pueden realizar denuncias o consultas ante la falta de cumplimiento". Para el caso venezolano, así como ocurría en la Argentina, los productos con Precios Acordados desaparecerán de los anaqueles y no tendrán "reposición permanente" si previamente no se realizan operativos antibachaqueros. Estimamos, que ya se deben estar planificando acciones para extirpar de nuestra sociedad esa plaga delincuencial; ya que una vez inicie su instrumentación el Plan de Precios Acordados, acudirán como las mosca a dejar sin esos productos los respectivos anaqueles, para luego revenderlos en las calles a precios internacionales. Sin la aplicación de medidas de orden público, duras medidas, colocando tras las rejas y deportando a sus países de orígenes a los delincuentes bachaqueros, el destino que le espera a Precios Acordados no será otro sino su fracaso, por más fiscalizaciones y empeño que le ponga el pueblo para que el Programa funcione, seguiremos estando en el mismo punto. Por lo demás, importante precisar que las políticas de liberación de precios, como ésta que nos impuso -de facto- el imperialismo de EEUU, sus agentes políticos y económicos (la oposiMUD, Fedecámaras y Consecomercio), bajo el falso supuesto de que el responsable era el Gobierno Revolucionario y, por ende, acusaban de fracasado al Modelo Bolivariano, han evidenciado que son contrarias al Buen Vivir del pueblo y tan solo procuran, máximas ganancias para el delincuente comerciante que, como bien señala Cristina: "ganan más durante un tiempo, pero se pierde más durante mucho tiempo". Los hechos han demostrado, cuán fracasado es el modelo neoliberal y cuán repudiado es, por nuestros pueblos en todo el continente.

Por supuesto, era impensable para todo venezolano o venezolana en su sano juicio, que el camarada Presidente Maduro no asumiera medidas de protección del ingreso del pueblo trabajador, pensionados y pensionadas, Hogares de la Patria, añadiendo en esta oportunidad una bonificación especial de inicio de clases, para las familias con hijos e hijas de nuestras escuelas públicas, para que puedan garantizarse los bienes requeridos para el inicio de clases. También, era de esperar, que éste sería el punto por donde atacaría la godarria al conjunto de medidas económicas. Mal por ellos, pues se distraen en lo ambiguo y se olvidan del punto bisagra del Plan Constituyente por la Paz y la Prosperidad Económica, presentado por el Jefe del Estado para la consideración de la Asamblea Nacional Constituyente. Plan, que procurará traer paz económica al pueblo venezolano. Procurando transitar de un escenario de alta conflictividad económica, de intensa guerra económica y lucha de clases a otro, de convivencia e intenso Diálogo Económico, que nos conduzca a alcanzar escenarios de concertación: Pueblo-Gobierno-Empresarios, en procura de convertir a Venezuela en una potencia mediana en el ámbito económico, en esta parte de nuestro mapamundi. Y, nuestra liberación económica solo será posible, si nuestro país suelta las amarras que le aprisionan a la dependencia del imperialismo de EEUU, en específico, al patrón dólar. En tal sentido, el camarada Presidente Maduro se vino con tremenda curva que ponchó a más de un rentista parasitario oposiMudista: "Venezuela va a implementar un nuevo sistema de pago internacional y va crear una canasta de monedas para liberarnos del dólar y con las monedas de libre convertimiento como el yuan (moneda de China), el euro, el yen (moneda de Japón), la rupia (moneda de India) y las monedas internacionales para liberar de las garras del dólar como moneda opresora" (6); complementando luego su planteamiento con las siguientes palabras: "… tenemos que traer un nuevo sistema de pagos internacional, eso es inmediato, una orden, que ya se empiece a implementar a todo nivel. Estamos en otro mundo y estoy seguro que esta decisión que he tomado abrirá los caminos de un nuevo sistema monetario y financiero internacional que nos libere del chantaje del dólar". En esas pocas palabras, el camarada Nicolás resume lo que viene a ser la principal medida anunciada ese jueves 7 de septiembre, y que ha sonado como un clarín libertario para los pueblos del mundo, de este a oeste, al norte y sur del planeta. Nada casual que, a las pocas horas de haber culminado el camarada Presidente Maduro su alocución; la República Popular de China, el mayor importador de petróleo del planeta, anunció su decisión de contratar a futuro importaciones de petróleo a ser pagadas en yuanes convertibles en oro. Con lo cual, se introduce ya de lleno, una nueva divisa de referencia que desplazará al otrora petrodólar. Indicativo, de cuán acertada es la decisión anunciada por el camarada Maduro y que forma parte del Plan Económico anunciado, y puesto ya en ejecución.

Venezuela se coloca así, a la vanguardia de los países que liberándose de la dependencia imperialista se enrumban ahora y para siempre, en función de alcanzar sus propios fines de desarrollo económico con inclusión y Buen Vivir para sus pueblos. Como solía soñar nuestro Comandante Chávez: "Basta de la dictadura del dólar de las transnacionales…" Pues bien, le ha tocado a Venezuela convertirse en sepulturero de la economía del dólar como estructura dominante en la economía mundial y, con ello, empujar también en el derrumbe del sistema financiero construido después de la segunda guerra mundial de marcado carácter imperialista, liderado por EEUU. A. Gunder Frank, sostenía que el poder de EEUU descansa sobre dos pilares: el dólar (la hegemonía financiera) y el Pentágono (la hegemonía militar). Quien ríe de último, reirá mejor!! David se impone sobre Goliat…

Post Scriptum: El gran ausente de la noche fue el Banco Central de Venezuela, el camarada Presidente Maduro no escatimó una sola palabra para referirse a ese organismo vetusto y anquilosado, que se quedó en la cuarta república. A propósito del BCV, sería pertinente preguntarles a dónde fueron a parar las supuestas monedas de Bs 50 y 100 que saldría a circulación el año pasado y que serían troqueladas por la Casa de la Moneda, valga decir: Made in Venezuela. La pregunta viene al caso pues una manera muy idónea para quebrar el contrabando a Colombia del papel moneda en bolívares; bien podría ser, crear un nuevo cono monetario pero en metálico, el cual les complicaría en mucho las labores del traslado. Tan solo imagínense, los 200 millones de la Tintori en monedas en vez de papeles, cuán pesadas habrían sido esas cajas de cartón. Hora ya de que nuestra Casa de la Moneda saque a la luz monedas de 50, 100, 1000, 2000, 5000 y hasta de 10.000,00 bolívares, hechas en Venezuela.

Caracas, 14-09-2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 920 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /contraloria/a252354.htmlCd0NV CAC = , co = US