¿Animalitos o pan?

Ante la grave situación económica que presenta nuestro país, producto de la deliberada caída de los precios del barril de petróleo (ahora experimentando una leve alza), diversas variables han favorecido el incremento desmedido que oscilan por encima del Mil por ciento (1.000%) por ciento del valor real, de los productos de consumo de primera necesidad en nuestro país. Ésta situación que afecta a millones de venezolanos(as) (incluyéndome), genera una intensa sensación de malestar en la población, que se convierte en el tema de conversación en cada esquina, en cada lugar y en todo momento; traduciéndose en un elemento pernicioso que pone en riesgo el normal desenvolivimiento de las relaciones sociales en nuestra sociedad.

Muchos factores han acrecentado esa brecha real que existe entre el nivel de ingreso y los costos abultados de productos de consumo diario, generado a su vez por la especulación, el boicot, la falta de producción nacional (aunque le duela reconocerlo a los grupos gubernamentales y sectores más radicales del Chavismo), así como a los agravantes indicios de corrupción dentro de la esfera gubernamental que se ha convertido en una nueva clase dominante económicamente emergente. Los denominados Boligurgueses o Enchufados, quienes a través de redes sociales, hacen demostración manifiesta de culto al consumismo, al derroche y a la Dolce Vita al mejor estilo Gringo y Europeo; mientras la población en general sufre las penurias de un modelo alternativo que políticamente representa la esperanza de cambio para emancipar a los pueblos sometidos por décadas al sistema capital, pero que en la práctica ha tenido muchas fallas en los programas y políticas económicas que tienen como máximo responsable al Erudito Jorge Giordani, quien ha querido deslastrarse mediante alguno escritos, pretendidos en su momento categorizar como controversiales, pero que nosotros consideramos como irresponsables por la sencilla razón de que es "El PADRE DE ESA CRIATURA", quien pretende desconocer las consecuencias de una mala administración en lo inherente a los procesos de producción que nos han llevado ante ésta situación que actualmente nos afecta.

Pero dentro de toda esta diversidad de acontecimientos sociopolíticos que se han venido desarrollando, como las protestas opositoras, los pronunciamientos de la OEA, las amenazas de Trump, el salto de talanquera de la Exfiscal de la República y ahora la Asamblea Constituyente (a la que apostamos como una alternativa para reorientar la Revolución Bolivariana en el verdadero sentido del empoderamiento del Pueblo y no de la clase gobernante), existe uno muy particular, al cual, los analistas más expertos no han prestado la menor atención, como EL FACTOR ANIMALITO, representado por éste conjunto de loterías, que transcurren periódicamente con diversas denominaciones (lotto activo, ruleta activa; entre otras), que representan en teoría una salida momentánea a los problemas del ciudadano común, pues brinda por una jugada mínima, una ganancia representativa que permite a los jugadores, en caso que ganen, accesar a una fuente capital que en condiciones normales resulta casí imposible recibir.

Pero precisamente ésta moda de LOS ANIMALITOS, han calado de tal manera en la psique colectiva, que se ha convertido en el tema de conversación, por encima de los problemas reales de la gente, al punto que existen, más colas en los lugares donde de manera "adictiva" las personas quieren jugar su figura animal, que en las propias panaderías, farmacias y otros lugares que anteriormente eran el motivo y la razón, para la cual, millones de personas pretendían accesar a los bienes de consumo. Ante lo cual, nos preguntamos

¿Representa "LOS ANIMALITOS" para el Gobierno Venezolano un problema de salud pública nacional?.

¿Representa "LOS ANIMALITOS" una estrategia gubernamental para desviar la atención de la población sobre los principales problemas del país a especie de Hipnotismo generalizado?

¿Quiénes se benefician de la red de loterías y cual es el verdadero propósito para el cual han sido creadas?

¿Existen estas loterias como mecanismos de lavado de dinero de la delincuencia organizada sobre las cuales pueda existir una relación directa con representantes gubernamentales?

¿Por qué no se han tomado medidas para regular estas loterias? Y ¿Cúal será el impacto social en caso de que el Gobierno decida cerrarlas?... ¿En éste último caso, saldrá la gente a protestar para que se restituyan?.

La complejidad de la dinámica social, nos hace pensar, que en éstos tiempos existe un descontrol y un bifurcación en la definición del verdadero sentido de las prioridades para nuestra población, en ello, los medios juegan un papel muy importante. Ante lo cual, consideramos que deben desarrollarse campañas informativas públicas de orientación de la conducta, para evitar consecuencias que lamentar a razón de la situación económica en nuestro país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4003 veces.



Germán Jesús Subero Marín

Analista de Sistemas. Vocero de Formación y Propaganda de la Sala de Batalla "Vencedores de Santa Inés" Productor Radial.

 german.subero@gmail.com

Visite el perfil de Germán Jesús Subero Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a250562.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO