Lo que no se dice de las expropiaciones en Venezuela

Desde hace un par de meses, se ha venido consolidando a lo interno del gobierno, y en algunos niveles de la dirigencia revolucionaria, la matriz de que las expropiaciones adelantadas por el Comandante Chávez, fueron un error.

Gracias a esta postura, conocemos que existe un plan de reversión y entrega de las empresas en manos del estado, a antiguos dueños, o nuevos empresarios, para convertirlas nuevamente en privadas, o unidades mixtas.

Detrás de esos números que indican que la mayoría de las empresas del estado, están por debajo del punto de equilibrio, existen algunas variables que se deben analizar, para llegar a una postura más objetiva, que no precisamente terminaría en concluir o tachar de error las expropiaciones desarrolladas por Chávez.

En primera instancia, las expropiaciones estaban dirigidas a proteger el trabajo y los derechos laborales; en casi todas los casos iníciales, predominaba las amenazas de los patronos, de dejar a los trabajadores en la calle.

Otra premisa de esa decisión histórica, se centro, en la posibilidad de ir concentrando medios de producción, en mano del estado con la aspiración de entregar la administración a los trabajadores conscientes y organizados para una producción y trabajo liberador.

Sin duda hemos cometido algunos errores:

1.- la centralización de las decisiones fundamentales  que afectan el ciclo productivo y administrativo de las unidades productivas.

2.- la ausencia de un plan sostenido de importaciones y desarrollo tecnológico, que permita transcender el modelo rentista y altamente dependiente, de las empresas del estado e incluso las privadas.

3.- la incipiente organización de los trabajadores, que si están apostando a la construcción del socialismo más allá de la lucha reivindicativa,

4.- la falta de compromiso para transformar, por parte de algunos presidentes o directivos nombrados por el estado en nuestras empresas, estos fortalecen y reproducen el metabolismo y la lógica del capital.

5.- desconocer la posibilidad que tiene la clase trabajadora de demostrar, que es el sujeto histórico transformador, garante de los intereses de todo el pueblo en su conjunto.

Decir que la política de expropiación es un error y más allá, plantear que se debe entregar a los antiguos patronos; es colocar al mundo del capital por encima del mundo del trabajo como única fuente capaz de generar valor y riqueza; es ceder espacio a los planteamientos que señalan que los postulados del socialismo es igual a atraso, es renunciar al plan de la Patria, y entregar los sueños reales de construir el socialismo.

Creo que las expropiaciones no han sido un error, las expropiaciones han tenido responsables que en lo material y lo concreto, han apostado a su fracaso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5720 veces.



Jhon Ortíz


Visite el perfil de Jhon Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a230427.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO