¿Acaso es pescado decir las verdades de esta Revolución?

Esto lo escribo como persona que defiende, parte de algo, que ofrecieron como un cambio político, en la campaña electoral del 98, que luego se llamo “ Revolución” proyecto de país, Socialismo del Siglo XXI, bueno quien sabe cuantos nombres mas, le van a poner, para promover un proceso, o para tener el pueblo lleno de esperanzas,

Pero existe una realidad que uno ha venido observando a lo largo de estos siete años de “ Proceso Revolucionario”

Primero: Porque algunas personas que hablan, tan claros ¿No duraron nada en las filas del gobierno? Estoy hablando de William Izarra y Rolad Denis, son dos personas que dicen las cosas tan claras, como el agua, por ejemplo vean es fragmento de un articulo escrito por Roland, publicado el 5-5-06 Escrito por Roland: Ni el chavismo ni la “revolución bolivariana” son fenómenos políticos nacidos desde un lugar de izquierda, ese es su pecado original. Nacen en la rebelión de las calles, en las insurrecciones de los cuarteles y no desde la decisión racional de una vanguardia o bloque político de izquierda que empuja un proceso revolucionario hacia su victoria. Estamos hablando entonces de un fenómeno cargado de un barroquismo originario tremendamente complejo que se fue alimentando afortunadamente de los insumos más libertarios y radicales que en una época de nuestra historia empezaron a regarse por múltiples rincones de la sociedad y del movimiento popular, hasta llegar actualmente a enarbolar las banderas del anticapitalismo y el socialismo.

Esta es una verdad, existe una minoría que no obtuvo su ideología en las filas de un partido de izquierda, tampoco este proceso dio sus primeros pasos, o llego al poder por tener un pueblo preparado ideológicamente, este simplemente, llego al poder porque el pueblo estaba desesperado y decepcionado, hasta tal grado que la obtención iba cada vez en aumento,
Y a pesar de ese cambio, de crear una nueva república, existe todavía un pueblo, cercano al 45 % que no a sido motivado y que lo mas seguro es que seguirán sumido en la obtención, por el simple hecho de que este proceso lo hace es un solo hombre con poder económico para hacerlo, CHAVEZ

Veamos otro fragmento Escrito, por Roland: Lo que si nos interesa, y es allí donde nos quedamos más pegados y atentos a su evolución, es a otra crítica muy de izquierda también pero que es quizás la más ingenua. Y decimos “ingenua” desde la posición de aquel que ha tenido la suerte de hacerse de un arsenal teórico-político mínimo que le permite evidenciar esta debilidad. Pero esto es un privilegio intelectual personal irrelevante en los hechos. Desde ese privilegio nos damos el derecho de llamarla quizás de manera impropia: la crítica “popular-moralista”. Como postura política y como crítica es muy sencilla. Se dice que Chávez es un hombre honesto, un verdadero revolucionario, un hombre del pueblo comprometido con sus ideales, pero rodeado de una cuerda de traidores, de gente falsa, de corruptos que se aprovechan de su liderazgo, organizados principalmente en los partidos oficialistas (básicamente MVR, Podemos y PPT) que a su vez los utilizan como instrumentos principales de apropiación de los puestos de gobierno y de los mandos en general tanto del estado como una buena parte del espacio popular organizado. Se dice entonces que el problema fundamental de la revolución bolivariana es la corrupción y el burocratismo, reiterando su apoyo total al presidente, pero alejándose cada vez más de las nuevas elites que monopolizan la representatividad política del proceso revolucionario.

Este fragmento escrito por Roland, es la pura realidad, lo que muchas personas comentan en las calles, es que la corrupción de ahora supera al de los gobiernos adecos y copeyanos, ahí donde surge la interrogante con un sistema político de elites partiditas, al mando o dirigiendo los sitios estratégicos que son los gobiernos municipales, ¿Creen Ustedes que lograremos consolidar este proceso? Aquí me toca recordarle un escrito por William Izarra, que dice No hay tiempo para que los revolucionarios lloren, esto es clarísimo, no tenemos mas tiempo para arrepentimiento, inventamos o erramos, pero se necesita un cambio estructural, la toma del poder por parte del pueblo,

En este fragmentó Roland: hace una propuesta Lo más importante de esta crítica no es su acertividad de análisis o profundidad teórica (debilidad evidente: la idealización de Chávez, la personalización del poder), lo más importante es que se trata de la única crítica que ha tomado un rango masivo, se ha hecho “popular” en todo el sentido de la palabra, y que poco a poco se va exigiendo a ella misma dar saltos cualitativos que la obligan a pasar del comentario al hecho político y la construcción de estrategias de acción colectiva que le permitan destruir el enemigo odiado de la corrupción y el burocratismo. Es la crítica posible y necesaria desde la fase actual de la lucha de clases para hablar en decente lenguaje marxista. Esto es lo que llamamos desde el Proyecto Nuestra América, la construcción de una “razón de todos”. No es la “razón” iluminada de la autoconciencia hegeliana, es simplemente un campo concreto del raciocinio colectivo donde se expresa el proceso revolucionario en su matriz social más productiva y transformadora. De hecho ya salen a partir de ella bellísimos procesos de movilización, de irreverencia social, de radicalización del espíritu libertario e igualitario, de auto organización, que es en definitiva el nudo esencial que en el campo ideológico ha construido la revolución bolivariana. Y a la vez el espacio donde se refugian todas nuestras esperanzas ya no como vanguardias arrogantes sino como luchadores revolucionarios que en su condición material y afectiva somos idénticos a ese pueblo.

Qué decir y qué hacer entonces desde la izquierda

Más allá de las interpretaciones dentro de las esferas de vanguardia o en el espacio popular, en nuestro juicio importante en estos momentos percibir lo que es el desarrollo de un movimiento social que aunque muchas veces fue estimulado a crearse desde las esferas burocráticas de las direcciones de gobierno (Comités de Tierra, Consejos Comunales, Comités de salud, de energía, de agua), sin embargo comienza a tomar distancia de estas formas de dirección y establecer sus propias políticas y estrategias, desarrollando una actitud crítica ante el estado en su conjunto que se radicaliza todos los días más. Junto a los movimientos sociales autónomos más importantes (campesinos, empresas recuperadas, populares, estudiantiles, indígenas) esta base organizada del movimiento popular es la matriz de clase imprescindible para la profundización de la revolución. Si ella no encuentra un teatro común de acción política y construcción societal, lo más probable es que la revolución bolivariana comience en los próximos años un declive de tal magnitud que desaparezca como fenómeno real de ejercicio de justicia, libertad y construcción de soberanía, independientemente de Chávez.

Hoy en día nos encontramos en un momento de “máxima confusión” ya que por un lado la ofensiva imperialista sobre Venezuela, la evolución del “Plan Balboa” junto al “Plan Colombia”, en tanto diseños militares de ataque a Venezuela, y la presión de la campaña electoral (la campaña por los diez millones de votos), ayudan a cohesionar las bases populares sobre la figura de Chávez y la posición de gobierno. Pero al mismo tiempo la descomposición institucional que se vive, siendo cada vez más patente dentro de los gobiernos municipales y estatales (alcaldías, gobernaciones, en una inmensa mayoría en manos del “bloque del cambio”) produce una impotencia colectiva que raya o en la desesperación o muchas veces en la desesperanza. Por otro lado, los mismos mandos institucionales se inquietan, generando por su lado una tendencia cada vez más agresiva de control tanto de los procesos sociales de organización, de autogobierno, como de experiencias productivas y obreras tanto en la esfera cooperativa como dentro de las empresas recuperadas. Una situación de “máxima confusión” ante la cual las dirigencias de base tienden a repetir el mismo esquema aprendido desde hace al menos 4 años: callar, esperar, seguir organizando, no confundir el enemigo, pero esto también ya empieza a hacerse corto. Se necesita dar un paso adelante conjunto. Hasta ahora los intentos han sido interesantes pero no suficientes (la movilización emprendida por sectores de los movimientos indígena, minero, campesino, obrero, sobretodo). Además tenemos el problema que el estado como “máquina de captación” y ordenamiento del conjunto rebelde. El aparato de estado al ver el surgimiento de estos fenómenos si no puede reprimirlos como es el caso a los mineros, los neutraliza convirtiéndolos en centros de administración de fondos que el estado les da para su desarrollo. Dicha “captación” resta en ellos toda beligerancia generado una tendencia a la “despolitización” de su accionar, incrementando la unidad corporativa –y no de clase- de sus bases (caso de una buena parte de los espacios de comunicación alternativa).

Esta situación nos obliga a dar un salto cualitativo conjunto que nos coloque al límite de una nueva situación donde la relación entre gobierno y movimiento popular “no administrado” cambie de manera radical. Hoy en día han surgido por toda la geografía nacional núcleos críticos y de lucha que prácticamente inundan todo el conjunto del espacio organizado de base. Son luchas dispersas que defienden la revolución bolivariana, pero al mismo tiempo constituyen un fiel testimonio del agotamiento del esquema institucional de estado como palanca central del proceso transformador. Hemos propuesto avanzar en una campaña que cabalgue sobre las venideras elecciones presidenciales (diciembre 2006) generando dentro de ella una dinámica alternativa centrada en la síntesis de todo estos programas mediante el diálogo, la movilización, el encuentro de muchos, levantando las banderas del antiburocratismo, la lucha contra la corrupción, el capitalismo y la agresión imperialista. “Diez millones de voluntades para profundizar la revolución”, proponemos como una de sus consignas.

Esta campaña la hemos denominado “Por todas nuestras luchas”. Una “otra” campaña dentro del territorio venezolano donde respiren las luchas reales, se encuentren las palabras, se organicen núcleos de base, nos acompañemos en la movilización necesaria, y podamos poner las bases de un “programa autónomo de transición” común a todas las comunidades de lucha. La idea no es agotar esta campaña con el acto electoral. Lo ideal sería trascenderlo pudiendo para el próximo 27 de Febrero (fecha del levantamiento popular del 89) tener entre manos las bases de un programa y un plan común que permita la profundización efectiva del proceso revolucionario. Se habla incluso de construir una tarjeta electoral común a todos los movimientos que se sumen a la campaña como marco de contrapeso frente a los partidos oficialistas. Una decisión importante pero que siempre estará en un segundo plano frente a los objetivos prioritarios de la movilización, el encuentro, el oírnos, el hacer juntos, el construir un programa “de los pobres”, con el fin de iniciar a partir del año que viene una nueva etapa del proceso revolucionario caracterizada por la autonomía y la radicalización unitaria de las luchas populares. Esta campaña debe comenzar en uno o dos meses, desde el momento en que logremos en una conferencia conjunta conformar el “comando por todas nuestras luchas”. Nuestra creatividad y voluntad política va a ser determinante para su desarrollo, esperando poder encontrarnos desde un terreno totalmente distinto donde la igualdad y la dignificación del otro sea lo prioritario y no la instrumentación política del colectivo.

Existe una interrogante, que me hago, es oído Adina Bastida lo que esta persona profesa de lo que debe ser este proceso, a William Izarra, Roland Denis y a otras personas y la pregunta es porque estas persona no duraron nadas dentro del gobierno, Será que fueron sacados porque a las cúpulas de M V R, P PT, PODEMOS, no le convenían que estas personas estuvieran dentro de las filas del gobierno, “ QUIEN MANDA AQUÍ”, Chávez o las cúpulas de los partido, esto no lo digo solo basado en la observación que hago sobre lo pasado a estas personas, si no por lo observado, en los movimientos que a hecho el presidente por construir un nuevo modelo de estructura social revolucionaria, por ejemplo Los CIRCULOS BOILIVARIANOS, prácticamente desaparecidos, cuando el presidente trato de reorganizarlo, nombrando al Dr Rodrigo Chávez, como coordinador nacional de los Círculos Bolivarianos y este a la vez nombro a varias personas como coordinadores nacionales, así conocí José Valera, cordinador de los Círculos Bolivarianos de los estados Yaracuy y del Estado Lara, pero que paso cuando el coordinador nacional de los círculos Bolivarianos quiso cumplir su labor, Los primeros en oponerse fue la cúpula partidita del estado Lara, comandada por Henry Falcón, Ismael García y el propio gobernador, los consejos locales de planificación, otro alboroto que hizo el presidente promocionándolos, en varios aló presidente, salía con el alcalde Carlos Andrés Pérez, el bueno como le decía Chávez, hasta juramento una comisión presidencial para que promulgaran los consejos locales y en que quedaron los consejos locales en un trates un supuesto poder del pueblo secuestrados por las cúpulas partiditas oficialista y ese es el camino que llevan los consejos comunales, porque aquí en palavecino por ejemplo se dieron a la tarea de montar una gran cantidad violando las normas y quieren seguir haciéndolo, porque sucede esto porque no existe ideología revolucionaria, aquí lo que existen son chupa medias y un gobierno a nivel de los estados y municipio que solo piensa en el poder y los intereses de las cúpulas partidista Y una interrogante CREEN USTEDES QUE CON PERSONAS ASI DERIGIENDO LOS DETINOS DE ESTE PROCESO REVOLUCIONARIO A NIVEL DE LAS BASES LOGRAREMOS SU CONSULIDADCION,
La verdadera realidad es que el líder de este proceso, lo están utilizando, para su propio beneficio una cúpula o un grupo que aparte de utilizar a Chávez, destruyen todo lo que sea poder para el pueblo, hasta lo que se dicen ser sus amigos, traicionan la ideología Bolivariana, si Chávez no abre los ojos esta revolución se la lleva el diablo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2906 veces.



Amado Rivero

Luchador social promotor de la constituyente municipal ex candidato de la constituyente 2017 , escritor. Administrador del blog las comunas de Venezuela. Vocero principal del corredor 4 de febrero

 amadorivero2000@hotmail.com

Visite el perfil de Amado Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: