Los límites de la especulación actual. La especulación era una desviación del mercado; hoy son sus precios normales

Los precios siguen subiendo casi a diario. Las sanciones y penas al acaparador, al especulador puntual y los controles en el Contrabando de Extracción se nos presentan insuficientes, y de allí que los límites de la especulación luzcan infinitos: Bs.F 100/kg de maíz en concha; Bs.F 250 un rollo de papel de cocina, casi Bs.F 1.000/kg de carne roja. Estos precios fijan los demás productos de la cesta básica, precios que se devuelven hacia los productos que les han servido de marcadores para la especulación, y así ilimitadamente.

Seguimos preguntándonos: ¿para qué están sirviendo las tres paridades cambiarias oficiales, si toda la contabilidad nacional de las empresas privadas-su mayor parte-practica asientos donde la paridad es otra fijada caprichosamente por agentes externos ni siquiera registrados en nuestro país?, ¿por qué no se decreta una congelación de precios máximos?, ¿para qué seguir atajando especuladores sin ir al fondo del asunto? La empresa honesta no compite con las especuladoras y se limita a seguir la corriente.

¿Para qué están sirviendo los informes policiales y de la Superintendencia de precios que relacionan la especulación con connotados enemigos de la derecha nacional y extranjera? Ya en los tiempos del Ministro Rodríguez Torres se hizo una amplia demostración por prensa y TV acerca de la participación de algunos políticos de la derecha en actividades reñidas con la Constitución, ahora el Ministro de Interior hace otro tanto, pero todo parece seguir igual en cuanto a la especulación y a las actividades anticonstitucionales como crímenes y la especulación que sin lugar a dudas parte de la misma derecha.

A la oposición le ha resultado fácil atribuir la especulación, las muertes y la violencia callejera con las políticas del gobierno. Así despacha la derecha la causa misma de la especulación, mientras el gobierno se dedica a combatir los autores agarrados in fragante, pero hasta allí, mientras los precios siguen subiendo.

Una cosa es clara: la renta como ahorros y salarios de los consumidores tiene límites muy precisos; de seguir subiendo los precios, sobrevendría el hambre pareja porque los Pdvales no pueden-con su actual modus operandi-cubrir la demanda a precios razonables ya que está comprobado que el bachaquero se aprovecha de sus bajos precios para realizarse como especulador, y como se cuentan por millares, sólo acciones verdaderamente contundentes podrían detener pues esas dos opciones: especulación ilimitada y hambre.

Otras cosas claras son: el bachaquero tiene fuentes de abastecimiento que perfectamente pueden detenerse masivamente. En cuanto a fugas de dinero y mercancías para países vecinos, alcahuetas y desconsiderados con nosotros, bastaría con cerrarles las relaciones comerciales. Es notorio que la supuesta hermandad histórica que nos une a esos países sólo nos está perjudicando.

18/08/2015 05:47:29 p.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1035 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: