¿A qué precio ingresan los dólares que no son aquellos importados por concepto de precio de venta de exportaciones nacionales varias?

En principio, creemos que no hay legislación al respecto o se halla muy confusa. Este es el caso: supongamos que un fabricante, nacional o extranjero, domiciliado aquí,  opta por traer materias primas o maquinarias que él haya pagado con sus propios dólares, o sea, que estaríamos en presencia de una inversión extranjera en especie que obviamente sería en dólares en la cuantía del precio de esas importaciones que luego el importador cargaría a sus costes de operaciones fabriles o comerciales, sg. los objetivos empresariales del caso.

Estamos preguntando, pues, por la paridad del precio de esas importaciones de cara a cargarlo en libros de costes.

La respuesta a esa pregunta resultaría determinante a los efectos de que el BCV deje de estar financiando-por ahora-todas las nefastas o contraproducentes importaciones lucrativas a empresarios ya cargados de dólares o que dispongan de esa divisa como parte de sus patrimonios.

La experiencia cumplida hasta ahora y desde hace centenarias  décadas,  con o sin Control de Cambio por parte del BCV,  es que más que al desarrollo de la economía del país, la venta de dólares pertenecientes al Patrimonio Nacional, en particular los procedentes de recursos naturales que por definición son de  propiedad colectiva, la venta de dólares, decimos, a entes privados con miras a importaciones varias que supuestamente servirían para cubrir demandas nacionales,  básicas o no, ha servido, más bien,  para el unipersonal enriquecimiento de los compradores de dólares, desde el más pendejo o “raspacupos” hasta el más poderoso empresario importador.

Pero, actualmente y como si fuera poco, ante la imposibilidad de volver a Miraflores en condición de amos y señores de todo el país, como lo habían venido siendo desde tiempos coloniales, han optado por usar esos mismos dólares para golpear la economía, golpear este proceso de cambios que ya data de más de tres (3) lustros), ante lo cual el gobierno necesaria e irrefragablemente se ve obligado a energetizar sus estrategias de mando, sus tácticas en la presente batalla económica.

Por eso es importante saber qué vamos a hacer con la paridad monetaria de las  maquinarias y materias primas que importemos, como Estado o lo hagan los empresarios que sigan interesados en el mercado venezolano con fines lucrativos diferentes  al tradicional lucro fácil y expedito del robo y sustracción de la Renta  Petrolera.

Por ejemplo, dependiendo del tipo de materias primas y maquinarias correspondientes, el BCV reconocería los dólares del precio de compra al precio de los dólares preferenciales, si esa importación viene destinada, digamos,  a mercancías de la cesta básica. Y así quedaría reflejado en el precio de venta*.

De esa manera se corta de un sólo tajo la estafa practicada por quienes  fijan precios arbitrarios siempre referidos a  la paridad ilegal del llamado dólar paralelo que no por ello deja de ser un dólar inimportable por ilegal.

Por supuesto, estamos asumiendo que el Estado ya no seguirá vendiendo dólares baratos a unos compradores  que  no  sólo hambrean al pueblo, sino hasta practiquen actividades golpistas contra el propio pueblo al que le están robando sus dólares petroleros.
 
08/06/2015 06:25:07 p.m.
---
* La operación en concreto sería admitirle cargos en libros al precio del dólar preferencial-según el ejemplo manejado-, y  cargarle en paralelo la ganancia que por concepto de compraventa le asiste al BCV.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1271 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: