A DolarToday se le cayó la máscara y se le rompió el saco

Desde hace varios años la página web DolarToday ha servido como referencia para fijar precios de bienes y servicios. Dos circunstancias favorecieron que esa página se convirtiera en referencia: la primera fue la necesaria implementación del control de cambio, ya que ante el ataque feroz contra nuestras reservas; diseñado y perpetrado por las familias más ricas de este país, junto a la clase política opositora apátrida y fratricida, el gobierno de Chávez de vio obligado a establecer el control de cambio para evitar la ruina de nuestras reservas en dólares, ya que cada dólar que le compramos al gobierno, es un dólar menos de nuestras reservas en dólares. Eso lo sabe la oposición perversa y no le importó hacerlo aunque con esa acción perjudicaban a todo el país.

La otra circunstancia que favoreció a DolarToday fue las fallas en los mecanismos implementados para asignar los dólares. Eso ocasionó retardos y desviaciones en el otorgamiento de divisas, que colocaron a muchos compradores en las manos de vendedores privados. Aquí nace el mercado paralelo y poco tiempo después, aparece DolarToday. Hoy sabemos que detrás de DolarToday está Eligio Cedeño; Nelson Mezerhane y otros banqueros corruptos (valga la redundancia), quienes tuvieron acceso a los dólares por haber sido operadores cambiarios, y falsificaron solicitudes para apoderarse de enormes cantidades de dólares, con los que alimentaban el mercado negro. Fíjense como funcionaba eso: la banca privada, aprovechándose que eran operadores cambiarios, se apoderaban de grandes cantidades de dólares, que, por supuesto, reducía de manera importante la posibilidad de asignarle divisas a quienes legalmente las solicitaban, con lo cual, lanzaban más personas (naturales o jurídicas) a las fauces de esos mismos banqueros. Hasta aquí, el negocio era redondito, pero tenía una falla: el precio del dólar paralelo dependería de cuan codicioso era el oferente, y eso los ponía a competir. Además, había que buscar un mecanismo referencial para que el comprador no regateara o buscara una mejor oferta; y después de algunos ensayos (lechuga verde; Dólar Paralelo, etc.), apareció DolarToday. Con esta página unificaban la codicia de los oferentes y arrinconaban a los compradores, ya que esa terminó siendo la “referencia” del precio de la divisa paralela.

Para secuestrar aún más la confianza de los incautos compradores de divisas, los bandidos de DolarToday se inventaron un mecanismo de cálculo muy sencillo, que aunque las variables que utilizan, no tienen nada que ver con la oferta y demanda de divisas en Venezuela, le daba mayor credibilidad a esa enorme mentira del valor de la divisa paralela.

El Gobierno del Presidente Chávez, le colocó el cascabel al gato y comenzó a poner en cintura a esos banqueros corruptos; quienes huyeron al santuario de los ladrones: Miami; y desde allí; aprovechando la confianza que los incautos tenían en su página, comenzaron a utilizarla para destruir la economía nacional inventando un valor de la divisa paralela cada vez más alto. Aunque el gobierno satisfizo en varias oportunidades, la demanda nacional de divisas, los comerciantes incautos seguían marcando los precios a tasa de mercado paralelo, puesto que ya tenían grabado en su imaginario, el temor a no recibir divisas a futuro.

El altísimo poder adquisitivo que logró el venezolano durante esta revolución, ha podido resistir los embates de esa inflación inducida. Pero el apuro de la gente de DolarToday por acabar con la economía del país para quebrar la moral del venezolano, es tal, que acaban de hacer una locura propia del desespero: llevaron el valor de su divisa paralela a más de cuatrocientos bolívares. Su locura se evidencia por dos razones económicamente probables y probadas: en primer lugar, al precio que está la divisa paralela, no vale la pena comprarla, ya que puedes comprar en bolívares, y en nuestro país, cualquier bien o servicio, a un precio equivalente a lo que te costaría comprar la divisa paralela. De manera que no vale la pena comprar divisas, si puedes pagar el bien o servicio en bolívares. Si la razón de por la que compras la divisa paralela, es con la esperanza que siga aumentando el precio de la divisa, te equivocas también, porque la capacidad de los compradores tiene un límite; lo que significa, que todo precio tiene un límite, ya que no puedes elevar los precios a límites fuera del alcance de los compradores; y la divisa paralela, hace rato llegó a su techo de compra. De manera que el que compre la divisa al precio que lo colocó DolarToday, es un tonto por donde lo mires. Pero también dice el pueblo que todos los días sale un pendejo a la calle, el que lo consiga es de él. Así que debe haber quienes compren la divisa a ese precio, y los aún más tontos que colocan el precio de lo que venden, utilizando como marcador a la divisa paralela. El que haga eso, le diremos como decía el loquito aquel frente a la embajada de Cuba en Venezuela: Se irán a comer las alfombras, las mesas y todo lo que vendan, si utilizan como referencia la divisa paralela, porque nadie les va a poder comprar nada.

Esa acción desquiciada de la gente de DolarToday, les tumbó la careta y les rompió el saco. No creo que la gente se siga guiando por esos locos; a menos que quieran ir derechito al matadero para que los beneficien como a los pollos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 12382 veces.



Juan Carlos Valdez


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas