Al dólar lo que es del dólar y al Bolívar lo que es del Bolívar

Jesús nos dejó muchas enseñanzas y una de ellas fue la de deslindar los hechos de las teorías. Cuando le preguntaron si era justo pagar impuestos al César, él les pidió que le enseñaran una moneda y les repreguntó a los que intentaban acorralarlo para denunciarlo como enemigo del imperio, ¿De quién es la esfinge que aparece en la moneda? Y ellos le respondieron: “es del Cesar”. Entonces Jesús sentenció: “Dale al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Haciendo un intento de parodia en tiempo presente, podríamos hacernos las mismas preguntas: ¿En cuál tipo de monedas vendemos nuestra casi único producto de exportación? Responderíamos: en dólares. ¿En cuál moneda se hacen los cálculos para fijar los presupuestos de gastos e inversión del Estado venezolano?. Respuesta: en dólares. ¿En cuál moneda se fijan los precios para importar la mayoría de los productos que consume el pueblo venezolano?. Respuesta: en dólares. ¡¿Ven ustedes al bolívar por alguna parte en las grandes decisiones que afectan a la mayoría del pueblo venezolano?¡ Respuesta: Sí, a la hora de fijarles los salarios, las pensiones y los costos de los servicios que deben pagar para subsistir .

Pienso que si al Presidente Nicolás Maduro le preguntaran: “¿debemos pagar las mercancías y comprar los alimentos y medicinas a precios del “Dollar Today”?. La respuesta del Presidente podría ser exacta a la de Jesús: “muéstrame un “Dollar Today” y le repreguntaría a quien le interroga: “¿de quien es esa esfinge impresa en ese billete? Y al recibir la respuesta le contestaría: “dale al imperio, lo que es del imperio y al bolívar lo que es del bolívar”.

Me imagino a mis fieles lectores preguntándose: ¿Adónde nos quiere llevar Juan Veroes con su artículo No. 500 en Aporrea?. La respuesta es muy sencilla: Lograr que gobierno y pueblo adquieran la conciencia de que es insostenible, para los trabajadores y pensionados, recibir sus ingresos calculados a una tasa de dólar oficial de Bs. 6.30 y tener que comprar y adquirir los alimentos , medicinas y servicios básicos a un dólar cuya tasa está fijada por las casas de cambio de Cúcuta a Bs. 200.00 por dólar. Y que la única salida es emparejar los ingresos, de la población más vulnerable, a los precios de cotización del dólar que fija el valor de las mercancías en el mercado . Recibir ingresos de dólar a Bs. 6. 30 y tener que comprar a dólar de Bs. 200.00 es lo más empobrecedor que se pueda imaginar y por más que el gobierno intente implantar mecanismos de subsidios para que el pueblo no pase hambre, los dólares que en eso invierta se convierten en sal y agua pasa enriquecer a los más ricos.

$ 2.416,61 pesos tiene que pagar un colombiano, si quiere tener un dólar en sus manos y en Venezuela, quieren seguir los empresarios comprándole dólares al Banco Central a Bs. 6.30. ¿No es esto una locura? Y luego las mercancías que importan y producen las venden sobre cálculos de los dólares del mercado paralelo, o sea a Bs. 200.00 por dólar. Si hacemos la comparación del salario mínimo que gana un trabajador colombiano : (El salario mínimo mensual para 2014 quedó redondeado en $616.000) nos podemos dar cuenta que necesita trabajar: siete horas para poder comprar $1 dólar. En Venezuela considerando que el salario mínimo está fijado en unos Bs. 5.000.oo al mes y el valor oficial del dólar es Bs. 6.30, un trabajador podría comprar $26 dólares con sólo ocho horas de trabajo; pero calculado al valor del “Dóllar Today” estaría en la misma capacidad adquisitiva del trabajador colombiano.

Hecho los cálculos anteriores y considerando que es el poder adquisitivo, lo que decide la calidad de vida de la población, humildemente me atrevo a sugerir a nuestros economistas, que propongan al gobierno darle al dólar lo que es del dólar y dolarizar en bolívares los sueldos, salarios y pensiones, de acuerdo a la cotización del dólar paralelo, que es el que se usa para adquirir los productos de la cesta básica y darle al bolívar su verdadero valor adquisitivo en función de lograr “la máxima felicidad al pueblo”, como lo dejó escrito nuestro Libertador Simón Bolívar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3273 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: