La producción bolivariana debe estar en los anaqueles bolivarianos

Siempre ha sido para mi una interrogante, y hoy día mas frente a esta guerra económica, porque los grandes del eterno golpe al proceso bolivariano, entiéndase Polar, Procter, etc. son los primeros en recibirnos cuando uno entra a cualquiera de los establecimientos del sistema de distribución bolivariano: Mercal, PDVAL, etc. y prácticamente no están a la venta los productos de las empresas recuperadas de café, leche, etc. Por supuesto, esto sin contar los productos de los pequeños y medianos productores, esos que a escala humana, podrían estar surtiendo esos anaqueles, si la producción fuera de verdad producción y no sólo importación, es decir, no seguir comprando todo afuera.

Y esto lo digo por las grandes empresas productoras de paso golpistas que todo lo importan, o casi todo, su materia prima local es poca o casi nada, para eso piden dolares, y el gobierno se los da. ¡Que malo!

El asunto es como poner esas ricas mermeladas de plátano de Barlovento en la red bolivariana, o esos chocolates o esos pescados del oriente, que se quedan en el camino en manos de cavas refrigeradas especuladoras, que le dan cuatro lochas al pescador y lo venden a miles.

Creo que el asunto está en poner en esos organismos verdaderos/as gerentes y administradores/as revolucionarios/as, es decir, que no pasen el día con el celular en la mano, pensando como van hacer para el viaje de Margarita de carnavales, y la semana santa en Orlando si puede, o simplemente tuiteando y pajeando en internet. Ese o esa no lo/a necesitamos, se trata de un/a gerente o encargado/a, o jefe, o coordinador/a, o como quiera llamarsele que le guste principalmente crear, inventar y planificar, y se siente todos los días:

1°. A revisar como va la distribución, que tenga medida de la cantidad de usuarios, como es el movimiento por día, etc, es decir, que valore las matemáticas y las estadísticas pues son básicas para planificar,

2°. Que este mosca a diario como están los inventarios, pues sabemos que hay mucha mano amiga que se lleva 32 perniles como el que agarraron en el Bicentenario de Macaracuay,

3°. Que busque y esté permanentemente monitoreando quienes pueden ser o no nuevos proveedores desde el poder popular más cercano al territorio del local, la cooperativa que hace alimentos en conserva, la señora que produce tomates envasados, la que puede fabricar jabones con aceite reciclado, etc. la que en el jardín tiene tanto toronjil que lo puede envasar y vender, sacando del mercado a la transnacional MacCormick que nos pico adelante en eso de envasar nuestras ricas hierbas para infusiones,

4°. Que le guste articular con otras empresas bolivarianas para mejorar procesos y contribuir a la desburocratización y de ser posible derrumbe el Estado burgués, y tenga una conciencia plena y clara como la luna llena (parafraseando al comandante) de la necesidad de cuidar la naturaleza y aprovechar mejor los recursos que ella nos da para la vida, y entonces esas cajas de cartón no se boten, sino que vayan a las empresas del estado que reciclan cartón y papel, que creo que no hay, y buena falta que hacen, y envíen los desechos orgánicos a centros de aprovechamiento del mismo, que bien deberíamos tener desde hace tiempo en cada municipio, y así por el estilo, piense como reutilizar y reciclar lo que se pueda, para disminuir además la producción de desechos que ya no se aguanta en las ciudades, y que sólo contribuyen a generar nuevos problemas, entre otros de salud,

5°. Que en esa misma onda ambiental promueva la utilización de la bolsa de tela y el carrito de mercado, para disminuir la peligrosa bolsa plástica, que aunque digan que es ecológica, termina siempre en el lecho marino ocasionando grandes problemas a la fauna marina, entre otras asfixia, y que promueva el consumo de una alimentación sana, basada en vegetales y frutas, y menos alimentos envasados, llenos de conservantes,

6°. Que como está planificando permanentemente, sabe que debe prepararse para las efemérides gastronómicas locales y nacionales, e inclusive promoverlas: el pescado salado de río y de mar para la semana santa, aunque este podría venderse todo el año para ir promoviendo un sin fin de platos, y abaratar el precio que se le pone en semana santa, estimular a las y los productores locales al suministro de estos rubros regularmente y no solo para esas fechas,

7°. Que abra el abanico de opciones vegetales y animales que se pueden incorporar en la dieta diaria, porque si en algo triunfo el imperio ha sido en reducir las opciones naturales de nuestra dieta para ir metiéndonos los envases que ellos producen, y a la prueba que en el país solo conocemos dos tipos de tomate: Tomate perita y tomate manzano, cuando hay un sin fin de variedades, pues el es autóctono del continente, conocemos muy poco de la pira o amaranto para usarla en la sopa, las arepas o el perico de la mañana, pues es un gran oxigenante del cerebro y además a demostrado que es mas fuerte que los transgénicos (cultivos manipulados genéticamente), Juan Barreto cuando fue alcalde hizo un esfuerzo de promover la pira, pero quedo allí,

En fin, aquí solo algunos apuntes que a escala humana pueden ir permitiendo cambiar, que para eso se supone que se hace una revolución, no es para mejorar, hacer lo mismo de antes pero mejor, no señor, es hacerlo distinto, por eso se hizo una revolución. Y a escala humana, porque la gran industrialización está acabando con el planeta, y está demostrado que la producción agrícola e industrial a gran escala, lo que genera son excedentes que se convierten en basura, porque no todos se venden, porque no todo el mundo tiene dinero para comprar, así que vamos a cambiar esa producción a escala humana, cuya dimensión y medida sea el radio de la comunidad o comuna, y se estimule el trabajo en redes, que a su vez estimule el intercambio, el apoyo mutuo y nuevos valores revolucionarios de verdad.

En estas colas de ahorita puede una darse cuenta de los antivalores tan feos que ha formado el sistema capitalista, gente que hace la cola y no sabe que va a comprar, o compra mas de lo que necesita.

Por eso hay que cambiar, revolucionarlo todo, mejorar el pasado es maquillarlo, por eso es peligroso, porque cuando se caiga el maquillaje se verán todos los defectos que tapaba el maquillaje. Vamos pues a ponerse en la producción, pero también en la distribución, porque si se queda la cosa en el camino, no estamos haciendo nada. A la prueba las toneladas de aguacate y piña, que se le pierden cada año a nuestros hermanos yukpa, allá en la Sierra de Perijá, y aquí en Caracas comprándolos tan caros. Vaya solo un ejemplo...


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1483 veces.



Tibisay Maldonado Lira


Visite el perfil de Tibisay Maldonado Lira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas