Entender un hospital significa entender que necesita un cambio de su planteamiento

¿Serán evaluados los hospitales bajo qué criterios?, ¿los de la cuarta república? La medición será mala si se evalúa con los parámetros establecidos. Aunque le inyecten todos los dólares del mundo y los bolívares de Venezuela a los hospitales de nuestro país, nunca funcionarán bien. El paradigma hospitalario está quebrado, el modelo de atención asistencial hospitalario está mal por ser individualista, asistémico o desintegrado hacia lo interno y hacia el total del sistema asistencial. Por ser una institución todo terreno. Por no existir verdaderamente una facilitación a la participación popular y promover el cogollismo parcelado y meritocrático. Todos los quienes lleguen a un hospital a gerenciar, a trabajar operativamente, a ayudar, a consultar, a hospitalizar u hospitalizarse, lo harán mal, estarán vulnerables y corren el peligro que lo acusen de mal gerente y hasta de otros epítetos.

Es el caso que compromete a nuestros hospitales bolivarianos del Zulia y de Venezuela, si no fuere así no hubiere que hacer operativos o jornadas de operaciones bajo cualquier nombre. Un paso se ha dado, es la atención primaria de salud y de enfermedad, lo llamamos Barrio Adentro, el mismísimo ministro antes de ejercer su actual función lo dijo que la solución del hospital está fuera de ella. Pero debemos descarnadamente evaluar cómo funciona un mamotreto llamado hospital, cómo se organiza internamente, si es un "sistema", si pertenece a un "sistema asistencial y de salud" de un estado o del país.

A quién se le ocurre decir que aquellos tiempos de la banca universal era buena, declinó en la quiebra total del sistema. Así también, a quién se le ocurre decir que un hospital es un sistema de atención universal. En un hospital hay consultas preventivas, curativas y de Emergencia, de primera vez y de evolución (sucesivas), de triaje (general) o especializada de medicina, de nutrición y dietética, de odontología. Hay hospitalización médica y quirúrgica, aguda y crónica, de pediatría y medicina interna, cardiología y cardiovascular, neumonología, neurología, gastroenterología, diabetología, hematología y banco de sangre, cuidados intensivos, cirugía y sus operaciones de emergencia, selectivas y ambulatorias, traumatología y sus tratamientos, neurocirugía, cardiocirugía, otorrinolaringología, oftalmología, urología, rehabilitación, ginecología, partos, cesáreas y curetajes, hasta radioterapia y quimioterapia.

Hay exámenes complementarios de laboratorio de emergencia, de control (rutina) y diagnóstico especializado. Hay exámenes de imágenes ecográficas, radiográficas, mamográficas, tomográficas, resonancia magnética, no sé si algunos tendrán de emisión nuclear. Hay exámenes cardiológicos no invasivos e invasivos, endoscópicas digestiva, respiratoria, urinaria, oftalmológicos.

Hay docencia (para que no se quiebre el modelo que todos opinan y hay evidencia que es malo) pregrado técnica básica, técnica superior universitaria y de postgrado (cuarto nivel: especialidad o maestría, quinto nivel: doctorado y en algunos hasta sexto nivel: phd) de medicina, enfermería, bioanálisis, nutrición y dietética, odontología, asistencia prehospitalaria (mal llamado paramédicos), laboratorio, radiología e imágenes, de otras carreras. También hay investigaciónde laboratorio y de campo, actividades de extensión, en algunos actividades de encuentros científicos y culturales.

No debemos olvidar que también están las actividades de soporte y logística, hasta comederos o restaurantes, ventorrillos, transporte (ambulancias y carros taxis).

Entender un hospital es entender su papel y nivel dentro de un sistema de atención integral, de su participación terciaria (hospitalización), su integración sistémica regional y nacional (por ejemplo quien está de guardia en un hospital, pues está de guardia en mi estado y en mi país, se debe orgánica y sistémica a ello), del objeto de sus atenciones ( a la familia al humano enfermo o enferma , quienes buscan reestablecer su salud), de la naturaleza del oferente y del pedidor de servicios, del proceso de la operatividad y de la atención, de la sistematización. Entender al hospital es entender que es un sistema comunista asistencial. Entender a un hospital es entender que cualquiera puede necesitar de éste, hasta en el caso de tener un sistema de asistencia prepagado socialista (IVSS, IPAS, FONPREPOL, salud militar, otros) o capitalista (medicina prepagada o seguros de hospitalización, cirugía y maternidad), porque en cualquier momento un episodio de emergencia nos trasladan a un hospital, no a una clínica. Famoso es el caso de un gobernador encargado que en un accidente de tránsito fue llevado al hospital más cercano y nadie lo identificó en los primeros minutos por lo cual fue tratado como a todos. Al percatarse funcionaron los sistemas prepagados y fue trasladado a una clínica que poseía lo que en el momento se exigía para el caso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6524 veces.



Elio Ríos Serrano


Visite el perfil de Elio Ríos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: