La Especulación también es Corrupción

La corrupción tiene muchas formas de manifestarse pero, una de las peores y más dañinas es indudablemente "la especulación" y más grave aún cuando se ha generalizado de la manera como ha sucedido en los últimos tiempos en nuestro país y que por cierto, el gobierno ha desdeñado muy olímpicamente en medio de tantas denuncias sobre ese fenómeno. Ha sido tal el proceso especulativo que se ha desatado que hasta los propios especuladores son víctimas de la especulación. Es algo irónico pero real y muy grave.

La especulación ha causado verdaderos estragos en nuestra economía y son precisamente aquellos que hablan tanta pendejada acerca de que la "inflación" en Venezuela es una de las más altas del mundo, los que están detrás de la especulación y fíjense que casualidad, como estos individuos en sus discursos vacíos siempre mencionan el término "Inflación" con mucha pasión pero jamás mencionan el término "Especulación" ¿Por qué será?. En ese mismo orden de ideas, hemos visto como el gobierno, no ha sabido, no ha podido o no ha querido enfrentar el proceso especulativo en Venezuela con verdadera determinación y es que hasta el comerciante más modesto se ha convertido en especulador arrastrado por esa misma dinámica.

Se promulgó la Ley de Costos y Precios Justos, ley la cuál se suponía debía tener una incidencia directa en los precios de los productos para de alguna manera tratar de detener la especulación partiendo de las estructuras de costos de los mismos al establecer márgenes de ganancias razonables, más sin embargo eso no ocurrió, la especulación ha seguido su marcha indetenible y no ha habido una respuesta contundente ante tanto abuso. Y ya no se trata de detener el recurrente aumento de los precios, se hace necesario una revisión exhaustiva de las estructuras de costos para "rebajar los precios" de todos y cada uno de esos productos que ya están rayando en la locura. La especulación en Venezuela ya no es que tiene incidencia en la inflación, es que la "inflación" en Venezuela es la propia "especulación". La especulación tiene que ser tipificada como "Delito" y al especulador como "Delincuente" y como tal debe ser tratado y llevado a la cárcel, porque está más que demostrado que ni las multas ni los cierres temporales han servido para nada.

Se hace entonces imperativo, la creación de un organismo con dedicación a tiempo completo en la revisión de los precios y estructuras de costos de todos los productos tanto nacionales como importados para detener de una vez por todas la locura especulativa que solo ocurre aquí en Venezuela. Mientras eso no se haga, seguiremos tratando de apagar un incendio soplando.

Voy graficar con un pequeño ejemplo lo que es la especulación en Venezuela y que sucede con todos los productos:
Este envase de mostaza French's que pueden observar en la foto cuyo contenido es de 226 grs. tiene un precio en Panamá de 1,88 Balboas la cuál es su moneda nacional y que está a la par con el U$ Dólar, es decir que su precio es de 1,88 U$ dólares como lo pueden notar en el propio estante allá, lo que significa que en Panamá, al cambio en bolívares a 6,30 por dólar cuesta 11,84 bolívares. Ahora bien, ese mismo envasito de mostaza French's de 226 grs., su precio aquí en Venezuela es de 75,oo Bs. si es que no lo aumentaron ya. Es decir, si restamos a 75,oo Bs. la cantidad de 11,84 Bs., quiere decir que aquí, ese mismo potecito cuesta 63,16 Bs. más que lo que cuesta en Panamá, lo que representa un 533,44% más. Y nadie puede venir a decir que porque se trata de Panamá, que si la situación geográfica o el clima, que si el pato y la guacharaca, porque se trata exactamente del mismo producto, de la misma empresa, con el mismo contenido. Bueno, así como sucede con el bendito potecito de mostaza, igualito sucede con toditos los demás productos y no es que sean importados es que son todos, un plátano ya está costando 8,00 Bs., una mandarina, bendito sea Dios, 4 y 5 bolívares. Para comprar una herramienta en una ferretería, casí que hay que presentar referencias bancarias y personales con constancia de trabajo. Los bombillos ni se diga, los mal llamados ahorradores, los más baratos están costando más de 100,00 Bs. y lo peor es que no duran un carajo, yo no sé como es que son ahorradores.

Esa es la situación que estamos viviendo y podría pasar horas hablando de los precios elevadísimos de cualquier cantidad de productos, díganme ustedes los precios de los repuestos de los carros, es algo escandaloso. Y la pregunta que muchísima gente se hace al igual que yo: ¿Hasta cuando va a persistir esta situación?, porque vamos a estar claros, Indepabis no se da abasto ante tanto abuso, además de que se aplican sanciones y como si nada, los tipos reinciden y hasta se burlan tanto de consumidores como del gobierno. Y debo insistir con que ni con multas ni con cierres se soluciona el problema, es necesario cárcel para los especuladores, un sistema de evaluación de los precios y las respectivas rebajas donde haya que hacerlas.

Hace días el propio Eduardo Samán en el programa Dando y Dando de VTV puso un ejemplo de como Pablo Electronic especulaba con el precio de un televisor de 32 pulgadas que puesto en el puerto les costó 1.500,oo Bs. y con los gastos ocasionados por importación, impuestos, salarios, etc., alcanzaba un costo de 3.000,oo, pues, lo estaban vendiendo en poco más de 13.000,oo Bs. al público y como su filosofía es que ¡Mientras haya quién los pague!, algo así como aquello de que en todas partes hay un pendejo y quién se lo encuentre es de él. Así están funcionando las cosas en Venezuela camaradas y evidentemente es por falta de Autoridad. La especulación también es corrupción.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1938 veces.



Arnó Martínez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: