(Lo de Eduardo Samán es la punta del iceberg)

Los alcahuetes de la corrupción

MOVIMIENTOS SUBTERRÁNEOS DE LOS CORRUPTOS

Desde antes de que saliera la resolución del ministro Fleming, existía un movimiento subterráneo entre la banda de corruptos, para quienes un carnet de Indepabis es una oportunidad de negocios. Son tipos sórdidos, sin principios, sin corazón, pero eso sí, con cartera, una grande y desfondada cartera que nunca se llena. Estos bichitos nunca se conformaron con que sus negocios sucios estuvieran en riesgo con un Presidente honesto en Indepabis, y el inicio de sus actividades clandestinas se dio en cuanto supieron que Samán había sido nombrado.

Los mafiosos nunca reconocieron la autoridad de los nuevos coordinadores, nombrados por Eduardo Samán, y desde el primer momento se dedicaron a sabotear y a continuar realizando sus negocios. Tener un carnet de Indepabis implica que a diario los especuladores ofrecen sobornos a los funcionarios para que se hagan de la vista gorda, les vendan un acta donde todo está bien, y se lleven un puñado de bolívares o una cajita de mercancías, las treinta monedas de plata con que se hacen cómplices del robo continuado al pueblo.

El ministro Fleming, con la resolución esa que maniata a Eduardo Samán demuestra ser uno de los alcahuetes de los corruptos, sin los cuales no sería posible que éstos siguieran manteniendo la situación de inflación artificial programada, estimulada y realizada como una política de “ablandamiento” al pueblo, y descrédito para el gobierno, porque mientras ellos ¡Ellos mismos! Aumentan precios ilegalmente, sobornan a funcionarios sin escrúpulos y roban descaradamente, dicen con sorna:

”Pero tenemos patria”.

LOS NEGOCIOS SUCIOS DE LOS ALTOS FUNCIONARIOS

Es en esa realidad, que no es ningún secreto, que Fleming se baja los pantalones ante los corruptos. ¿Presiones? ¿intereses comunes? ¿solidaridad automática con sus congéneres? Sólo lo saben él mismo y sus compinches. Pero echar para atrás la autoridad de quien fue puesto por el Presidente de la República “para que proteja al pueblo”, no es ninguna actividad revolucionaria, es una escualidez más, parte de la política de la socialdemocracia en el poder, que está practicando aquella máxima de Sun Zu, asumida después por Maquiavelo: “Si no puedes con tu enemigo, únete a él PARA QUE LO DESTRUYAS DESDE DENTRO”. Las mayúsculas son para que nos demos cuenta de que el hecho de tener tantos escuálidos camisa roja dentro no es un descuido ni una negligencia: ¡Es un suicidio!

¿Será que Fleming no lo sabe? ¿será ingenuo? Y si fuera ingenuo, ¿sería ministro?

Para los corruptos es indispensable tener gente en los altos cargos que los apuntalen, que los atornillen, y defenestren a la gente honrada que realmente quiere que sigamos teniendo patria, que avancemos hacia el socialismo y que, cuando menos, tengamos un gobierno decente. Por sus frutos los conocerás, dijo Cristo, y esta patada a la protección del pueblo son los frutos del ministro Fleming, alcahuete de los corruptos, quienes estaban celebrando cuando aún no había sido publicada la gaceta oficial, porque sabían que su movimiento subterráneo sería exitoso porque tenían en sus filas al mismísimo ministro.

LA SONRISA DEL TIO SAM

Desde el Norte, el imperialismo, enemigo jurado de los pueblos del mundo, sonríe aviesamente, la alianza “funcional” está en marcha, tienen el sartén por el mango porque tienen ministros y otros altos funcionarios que hacen lo que a ellos les conviene. Sean o no sean agentes directos y formales del imperialismo, le están haciendo el juego.

LEGALIZANDO LA ESPECULACIÓN

Después de este movimiento contrarrevolucionario, viene la legalización de la especulación: otro “ajuste” de precios según los cuales los precios subirán aún más, para que los especuladores sean felices y el pueblo se joda, sobre todo aquella mayoría que no tenemos sueldo, ni cesta tickets, ni somos corruptos que se aprovechan de la ocasión, de un carnet, de un alto cargo. Definitivamente, EL QUE LLENA LA BARRIGA SE OLVIDA DEL QUE NO COME.

La legalización de los precios especulativos es una política que tiene mucho tiempo en el gobierno, tanto tiempo como tienen con altos cargos, ciertos personeros que piensan en dólares, que fueron adoctrinados por el capitalismo y a la burguesía sirven, cada día con más descaro.

Doloroso fue oír a Merentes decir por televisión que de qué servía tener precios regulados, si no se encontraban los productos. ¡Lo mismo que dijo Capriles Ratonski en plena campaña electoral!

Conózcanlo por sus frutos.

AHORA LA RESPONSABILIDAD ES NUESTRA

Coincido con los camaradas que dicen que debemos hacer algo efectivamente, una movilización contra la corrupción y la especulación, y por la destitución del ministro Fleming, cómplice de los corruptos, demostrado con la atadura de pies y manos a Eduardo Samán. ¿Por qué no me sorprende? Siempre la socialdemocracia ha hecho eso con este camarada. No iban a quedarse con las manos cruzadas, iban a mover sus contactos, sus compinches, sus padrinos.

Y estos hechos se producen en todo el gobierno y en todas partes. Es tiempo de que comprendamos que ahora la responsabilidad es nuestra, que como dijo el Presidente Maduro, “Chávez somos todos si estamos juntos”, si juntos combatimos la especulación, que es la principal arma de la guerra económica, si combatimos la corrupción, su comején que puede acabar con nosotros. Pero con acciones de calle.

¿Cómo es que los escuálidos sabían de antemano que estaban robando con el fondo chino? ¿Cómo es que saben todo lo cochino que está ocurriendo en el gobierno? ¡Porque lo están haciendo ellos mismos! a quienes les abrieron las puertas los padrinos, los enemigos disfrazados que han logrado posicionarse en el alto gobierno. Esto ya no es una lucha interna, es una guerra cuerpo a cuerpo con los enemigos históricos del pueblo, con la ideología del capitalismo, utilizada para adormecer a los tristes buhoneros que especulan con los precios, sirviendo a las roscas de mayoristas, a sus propios enemigos históricos, como los que gritaron que se crucificara a Cristo. Así crucifican al pueblo todos los días quienes roban, y quienes apuntalan a los que roban.

Es indispensable que el pueblo se movilice a la calle a protestar contra el robo continuado apoyado desde el gobierno, en apoyo a Eduardo Samán para que pueda cumplir con la protección al pueblo que le encargó el Presidente Nicolás Maduro, contra el capitalismo y sus agentes abiertos y encubiertos.

Díganme dónde y cuándo. Ahí estaré.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4160 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: