Los "Ricaurte" de la contrarrevolución

Grandes esfuerzos, una y otra y otra y otra madrugada mas sin dormir para estudiar las estrategias, cuidar los detalles, desatar los nudos y posibles inconvenientes en la batalla diaria.Una importación aquí otra allá, una expropiación aquí y otra allá, una empresa recuperada, unos silos, unas fabricas, una diversificación transparente de los expendedores, una sinceracion de precios hacia el consumidor final, una comercialización constante y abundante para evitar rezagos o retrasos en los stocks, un asumir costos, salarios, contrataciones, prestaciones, jubilaciones, etc.La lista es larga en esta lucha por darle al pueblo la alimentación necesaria para que crezca sano y pleno de bienestar, que es en definitiva la razón de ser de tanto esfuerzo infructuoso en estos duros años de revolución.

Pero, como en toda revolución y más aun socialista, cae sobre nuestras espaldas el látigo inmisericorde de la contrarrevolución, que no nos perdona enfrentar a sus amos, y nos castiga donde más duele, por el estómago.Asi como hubo un digno prócer llamado Antonio Ricaurte que en 1814 en San mateo pasó a la inmortalidad con un acto de increíble heroísmo, al frenar las tropas realistas que estaban bajo el mando del sanguinario Boves, cuando Bolívar le confió la defensa del parque de municiones, en el cual se inmoló, volando aquel fortín y asegurando la victoria del Libertador, así mismo tenemos en nuestras filas muchos Ricaurtes traidores que al confiárselas un arsenal tan importante como son los alimentos, vuelan todas las municiones con que pretendíamos golpear a los acaparadores y especuladores de siempre, en mala comparación con el mártir independentista. Es así como 32 mil toneladas de alimentos se esfumaron en Puerto Cabello y 22 mil toneladas mas en Cojedes parecen correr la misma suerte.

¿ Hasta cuando la ineficiencia, la corrupción, la desidia en cuanto funcionario se coloca en los fortines de vida de la revolución?

¿Será posible que nuestra inteligencia popular, las cooperativas instaladas en áreas tan sensibles y la contraloría socialista de cada uno de los dolientes corresponsables de los flancos del proceso bolivariano sigan minados de contrarrevolucionarios?

Si seguimos proclamando que todos somos soldados de la misma causa: La revolución bolivariana y socialista, entonces debe haber mas de un combatiente cobarde o traidor en nuestras filas que nos apuñala en cada movimiento estratégico.

¿Es necesario entonces hacer de cada fase del proceso de la línea controladora de alimentos, el mismo tratamiento dado a los camiones cargados de combustible en el 2002 y monitorear cada uno de los contenedores que se desplazan por el territorio nacional, pintarlos de rojo rojito, tatuarles la bandera nacional, cantarles el himno,etc. para que emerja la eficiencia ? El que tenga oídos que oiga……

patria, Socialista o Muerte……Venceremos

eliasmar@cantv.net

eliasmartinez02@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1509 veces.



Elias Martinez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor